DEBATE A DOS DÍAS DE LAS PRIMARIAS DE CS

Arrimadas e Igea, cara a cara descafeinado entre pullas de baronías y coalición con el PP

Como era previsible, los candidatos centraron sus críticas en los asuntos mollares: Igea insistió en que Cs se equivocó tras el 28-A y Arrimadas dejó claro que el modelo de baronías fracasará

Foto: Inés Arrimadas y Francisco Igea, durante su debate en la sede de Ciudadanos. (Eugenia Morago)
Inés Arrimadas y Francisco Igea, durante su debate en la sede de Ciudadanos. (Eugenia Morago)

No hubo sorpresa la noche del miércoles en la sede nacional de Ciudadanos. Inés Arrimadas y Francisco Igea debatieron en el primer cara a cara que el partido ha celebrado en toda su historia antes de unas primarias, sin atacar en exceso al rival y coincidiendo en muchas de las cuestiones planteadas, como la crítica al Gobierno de PSOE y Unidas Podemos que salió adelante gracias a los independentistas de ERC o la necesidad de que haya un partido liberal en España. Al fin y al cabo, pertenecen al mismo partido. Los candidatos ya protagonizaron un momento de máxima tensión hace días en Valladolid y, conscientes de la mala imagen que aquello proyectó, acudieron al cuartel general naranja con la filosofía de huir de la bronca.

Eso sí, también quedó constatado que los proyectos parecen irreconciliables. “Si tú ganas, yo te apoyaré aunque no esté en tu ejecutiva y no iré a los medios de comunicación a criticarte”, le espetó la portavoz parlamentaria al vicepresidente de Castilla y León desde el primer momento, en un reproche evidente de las declaraciones de Igea en las últimas semanas. El exdiputado por Valladolid, sin embargo, anunció que los puestos libres que ha dejado en su candidatura estarán disponibles para los principales portavoces del partido (como Arrimadas) si es que resulta vencedor.

Vista de la sede nacional del partido durante el debate. (Eugenia Morago)
Vista de la sede nacional del partido durante el debate. (Eugenia Morago)

El primer punto de la discordia llegó en el bloque sobre los retos que afronta España. Igea no dudó en hacer autocrítica, asegurando que Ciudadanos se equivocó tras las generales del 28-A (cuando obtuvo 57 escaños) por no intentar alcanzar un acuerdo con el PSOE. “Perdimos una oportunidad histórica y es lo que piensan muchos españoles” dijo, reconociendo después que probablemente “Sánchez no lo hubiera aceptado”. El vicepresidente castellanoleonés también se refirió a la reciente coalición que Ciudadanos ha firmado con el PP para ir juntos a las elecciones vascas del 5 de abril.

“Las matemáticas a veces no funcionan y las coaliciones no suman. Desdibujan, además, el proyecto de Ciudadanos. ¿Quién sabe cuál es el programa liberal de Ciudadanos?”, se preguntó en más de una ocasión. Arrimadas dejó claro que el partido mantendrá su autonomía y defendió el programa liberal que prevalecerá en los comicios de Euskadi, reprochando a Igea “hacerle un gran favor a Sánchez” si evitaban recordar la propuesta que el partido naranja lanzó en el último momento para llegar a un acuerdo con PP y PSOE. La misma bautizada como 'vía 221' semanas después, que ella defendió en el Congreso para evitar el Gobierno de coalición entre Sánchez e Iglesias.

Más allá de la estrategia política, las principales pullas llegaron después, en el turno del debate interno y de organización. El vicepresidente de la Junta de Castilla y León sacó la artillería pesada para reprochar a Arrimadas “el continuismo” de su proyecto: “No hacemos autocrítica ni en la estrategia ni en la organización, y mantenemos los mismos errores y los mismos equipos”.

Una afirmación que encendió a la portavoz parlamentaria, recordando a Igea que una cosa era “la autocrítica y otra muy distinta la autodestrucción”, asegurando que habrá cambio por un motivo muy evidente: “Este partido ha pagado como nadie lo que ocurrió. No siguen el presidente ni el secretario general, ni tampoco el de Organización, ni el de Comunicación”, dijo, señalando el desmantelamiento de la cúpula naranja con la marcha de Albert Rivera, José Manuel Villegas, Fran Hervías y Fernando de Páramo.

Arrimadas cogió carrerilla y enlazó ese argumento con una crítica cerrada al modelo organizativo que proponen Igea y la corriente crítica en su enmienda a la totalidad de unos estatutos que llegaron a calificar de “leninistas”. “Me ha sorprendido que en tu propuesta el líder territorial está blindado, a pesar de que el presidente del partido puede someterse a una moción de censura por la militancia en cualquier momento. También me sorprende las veces que mencionas la palabra territorial”, continuó Arrimadas, para dejar claro que la propuesta de Igea se basa solo en dar peso a las comunidades autónomas. “Ríete tú de Iceta”, ironizó la portavoz, insistiendo en que “la joya que siempre ha mantenido Ciudadanos es poder decir lo mismo en todos los rincones de España”.

El dirigente vallisoletano, que también ironizó en distintas ocasiones hablando de “barones y baronesas” y dejando claro que eso “es solo un título nobiliario”, insistió en que un partido liberal permite a la militancia elegir a su líder territorial. Reprochó también los órganos diseñados por el partido para “conseguir mayorías del 95%” —como el caso del Consejo General, máximo órgano entre congresos, dijo— y aseguró que no están a favor de sistemas mayoritarios, sacando a colación la reciente elección de compromisarios.

Un argumento que no bastó a Arrimadas, que se afanó en recordar que esa votación se produjo “con listas abiertas” y sin imposiciones de ningún tipo, llegando a calcular, le dijo a Igea, que si se hubiera tratado de listas cerradas, “en vez de 21 compromisarios, tendrías 10”. La portavoz parlamentaria y candidata del aparato, por su parte, logró 277 delegados de los 355 que se elegían.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios