UN CENTRO DE DATOS DE LA SS IRÁ A SORIA

El Gobierno da cariño a la España vaciada tras la mesa de diálogo con Cataluña

Sánchez lanza un plan de choque con 30 medidas para luchar contra la despoblación desde La Rioja, tras firmar un acuerdo con el Gobierno regional. El presidente busca compensar la atención al Govern

Foto: Pedro Sánchez y la presidenta de La Rioja, Concha Andreu, con 12 ministros del Gobierno, este 28 de febrero en la bodega de La Grajera. (EFE)
Pedro Sánchez y la presidenta de La Rioja, Concha Andreu, con 12 ministros del Gobierno, este 28 de febrero en la bodega de La Grajera. (EFE)

Equilibrios. Pedro Sánchez se ve obligado a hacerlos para contrarrestar los gestos hacia Cataluña. La legislatura se desenvuelve en una complicada coreografía en la que el presidente del Gobierno tiene que milimetrar cada uno de sus gestos y acciones para intentar evitar la sensación de agravio en otros territorios. Distinto es que lo consiga, porque el PP y las comunidades en su poder denuncian la "mesa de despiece" y la "humillación" del Estado ante el independentismo y algunos barones socialistas —singularmente el castellanomanchego Emiliano García-Page y el aragonés Javier Lambán— apenas pueden disimular su incomodidad respecto a ciertas decisiones del Ejecutivo para con la Generalitat.

Este viernes, dos días después de recibir con honores —un "protocolo inédito", según lo denominan en el entorno del presidente— a Quim Torra y a la delegación del Govern, Sánchez se desplazó a La Rioja para reunirse, primero, con la jefa del Ejecutivo regional, la socialista Concha Andreu, y para dirigir, después, la Comisión Delegada para el Reto Demográfico, órgano de nueva creación en esta legislatura, con 12 de sus ministros, encabezados por la vicepresidenta cuarta, Teresa Ribera. Tras su entrevista con Andreu, Sánchez anunció un plan de choque de 30 medidas para luchar contra la despoblación, como una prueba de que su Gobierno considera esta cuestión como una prioridad. Un plan, no obstante, genérico y sin presupuesto aún.

Era ese el anzuelo, porque luego Ribera dio algunas primeras pinceladas, como la descentralización de organismos públicos y su traslado a provincias despobladas para ayudar a estos territorios a que sus habitantes se asienten. Pero lo que no adelantó es la primera decisión: la instalación de un nuevo Centro de Proceso de Datos de la Seguridad Social en Soria. La Moncloa avanzó la medida en un comunicado por error y mandó una segunda nota para anularla, pero el empuje de la noticia en Castilla y León hizo que al final tuviera que reconocer que sí, que Soria acogerá esa nueva sede, dependiente del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones de José Luis Escrivá.

La visita a La Rioja estaba justificada por esa ronda que Sánchez anunció en TVE y que arrancó en Barcelona el pasado 6 de febrero, cuando despachó con Torra en el Palau de la Generalitat. El presidente recordó que en su primer mandato recibió en la Moncloa a todos los presidentes autonómicos, y para esta legislatura quería ser él el que se desplazase a todas las comunidades para entrevistarse con ellos. Ya no respetó el protocolo —esto es, seguir el orden de creación de los estatutos, empezando el vasco, de 1979—, para priorizar su cita con Torra, paso previo a la constitución de la mesa de diálogo comprometida con ERC. El presidente eligió una comunidad pequeña, en la que gobierna su partido desde hace solo seis meses (y también en coalición con Podemos), para lanzar sus primeros guiños hacia la España vaciada. Otro de los compromisos de su investidura, relevante por cuanto también firmó un pacto, imprescindible para que salieran los números, con Teruel Existe.

Sánchez se reúne primero con Andreu y después preside en la bodega de La Grajera la primera Comisión Delegada para el Reto Demográfico


Sánchez comenzó la jornada con su reunión con Andreu, miembro por cierto de su ejecutiva federal. Después, ambos firmaron el acuerdo bilateral de colaboración entre los dos gobiernos [aquí en PDF], con tres objetivos: convertir La Rioja en la capital digital del español, posicionar la comunidad como 'enorregión' por excelencia a nivel mundial, y crear la Ciudad del Envase y el Embalaje. Tras suscribir el texto, y en una declaración sin preguntas, el presidente anunció ese plan de choque de 30 medidas para el reto demográfico. Sánchez resaltó que comparte con Andreu el compromiso de la "cohesión", del apostar por la igualdad entre los territorios y crear oportunidades "donde no existen". La lucha contra la despoblación ha de ser transversal, recordó, analizada por distintos ministerios, y abordar desde una manera integral un desafío que afecta, sobre todo, a nueve CCAA que llevan años perdiendo población. En el caso de La Rioja, el problema es que el 80% de sus municipios tiene menos de 500 habitantes, y en otros territorios afecta el vaciamiento, el envejecimiento o la dispersión geográfica.

Diálogo con "todas" las CCAA

El presidente hizo hincapié en que su Ejecutivo está comprometido "con el progreso de todos los territorios". Una forma indirecta de decir que no solo se preocupa y ocupa de Cataluña. De hecho, en toda su breve intervención subyacía ese mensaje. Si decidió ser él quien viajase a las CCAA (en encuentros, como con Torra, bilaterales) es para llevar a los mandatarios autonómicos que lidera un Gobierno "dispuesto a la acción, resolutivo, que escucha y dialoga y actúa en base a los acuerdos alcanzados", alegó. Y cuando las relaciones entre las administraciones propician ese diálogo "sincero, tranquilo, moderado", al final los beneficiados son "todos los ciudadanos". Sánchez recordó que uno de los cinco grandes ejes de la legislatura es, precisamente, el "diálogo territorial" y "con todas las comunidades".

La Moncloa adelantó por error que habrá un nuevo Centro de Datos en Soria. Anuló ese anuncio pero era ya tarde. Tudanca lo confirmó después

Sánchez marchó después con 12 ministros a la bodega institucional de La Grajera, a seis kilómetros de Logroño. Allí presidió la Comisión Delegada para el Reto Demográfico, que se reunirá cada mes y medio en Madrid o en otras provincias. Al término, compareció Ribera ante los periodistas, y entonces explicó que el Ejecutivo descentralizará "centros de referencia" de la Administración del Estado o impulsará un estatuto básico de los pequeños municipios para que estas localidades accedan a mejores servicios.

El Gobierno da cariño a la España vaciada tras la mesa de diálogo con Cataluña

La primera nota de la Moncloa, de las 15:14, informaba de que en la Comisión Delegada se acordaron "diversas iniciativas concretas, entre ellas instalar un nuevo Centro de Proceso de Datos de la Seguridad Social en Soria". A las 15:50, un nuevo comunicado anulaba el anterior y suprimía esa precisión. Se había colado "un error". Pero lo que había ocurrido es que el Gobierno había adelantado un anuncio que tenía previsto dar más tarde. Posteriormente, fuentes del Gobierno confirmaron que el centro irá a Soria. Algo que también ratificó el secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, quien celebró que "por fin" la España vaciada "tenga protagonismo en los asuntos importantes del país".

Ribera sí manifestó la intención del Gobierno de trasladar centros de datos o de mantenimiento de infraestructuras viarias, así como la necesidad de "actualizar" las escuelas rurales o fomentar los centros territoriales de la UNED. Además, el Ejecutivo impulsará la universalización de la cobertura de banda ancha de alta velocidad (30 Mbps) —uno de los problemas de la España interior es el acceso a una Internet rápida—, la puesta en marcha de proyectos piloto de servicios de 5G en áreas rurales, la creación de incentivos y medidas de discriminación positiva en las ayudas a la rehabilitación para la mejora de la eficiencia energética y el fomento de las instalaciones de autoconsumo y otras renovables en el entorno rural o el incremento de los efectivos de la Guardia Civil y la mejora de sus infraestructuras y de su parque automovilístico en las zonas rurales.

También en Castilla-La Mancha

Tanto Sánchez como Ribera detallaron que ya fue en la última Conferencia de Presidentes, en la de 2017, con Mariano Rajoy en la Moncloa, cuando se adquirió el compromiso del abordaje del reto demográfico, pero ha sido el Ejecutivo socialista (y ahora el de coalición), dijeron, el que se ha ocupado de este asunto. La retahíla de medidas será expuesta por el líder socialista a los mandatarios autonómicos en su próxima cita, aún sin fecha.

"Trabajamos para evitar un país que avance a diferentes velocidades y para no dejar a nadie atrás", sostiene la vicepresidenta Ribera

Sin embargo, no hay todavía un reflejo presupuestario. La vicepresidenta cuarta explicó que habrá algunas partidas específicas o de distintos ministerios, porque esta es una política transversal y que, no obstante, solo dará frutos con el tiempo, no de manera inmediata. "Trabajamos para evitar un país que avance a diferentes velocidades y para no dejar a nadie atrás", sostuvo la también ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

El Gobierno da cariño a la España vaciada tras la mesa de diálogo con Cataluña

El Ejecutivo aún no ha adelantado cuál será la siguiente visita a una comunidad que haga Sánchez. Esta es la segunda de esta legislatura, y en la anterior celebró un Consejo de Ministros en Barcelona —al día siguiente de la reunión con Torra en Pedralbes— y otro en Sevilla, antes de que Susana Díaz perdiera la Junta. Aún no ha viajado con sus ministros, a encuentros del Gobierno, en CCAA gobernadas por el PP.

Casualmente este viernes, García-Page firmó en Brihuega (Guadalajara) el pacto contra la despoblación con CEOE, CCOO, UGT, la Federación de Municipios y Provincias y todos los grupos de desarrollo rural de Castilla-La Mancha. Desde la localidad alcarreña, el presidente regional pidió claridad en la financiación autonómica para frenar la despoblación. Una manera de decir también al Gobierno que no solo bastan palabras, sino que tiene que haber recursos para paliar un problema creciente de la España interior.

La mesa seguirá por ahora con Jové

Este viernes, el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) procesó al diputado de ERC en el Parlament Josep Maria Jové, ex secretario general de Vicepresidencia y Economía de la Generalitat y mano derecha, por tanto, de Oriol Junqueras en el Govern.

Jové formó parte de la mesa de diálogo entre gobiernos que se constituyó el miércoles, y antes integró la comisión negociadora con el PSOE en nombre de su partido. El parlamentario catalán está procesado por los delitos de desobediencia, prevaricación, malversación y revelación de secretos por su participación en la organización del 1-O. 

Desde el Gobierno central no se emitió ningún pronunciamiento oficial sobre el procesamiento de Jové. Pero fuentes del Ejecutivo señalaban a este periódico que la mesa de diálogo seguirá su camino, tal y como se pactó el miércoles en la Moncloa, y en principio Jové continuará sentado, puesto que Pedro Sánchez no pone objeciones a la delegación elegida por el Govern. Pero "de aquí a un mes es una eternidad", convenían cargos del entorno del presidente. Y es que la siguiente reunión del foro no llegará hasta marzo, y el contexto quizá haya cambiado o no. Será, además, una cita ordinaria, a la que no acudirán ni los presidentes ni los vicepresidentes. Estos se reservan para los encuentros semestrales o para cerrar acuerdos. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios