AHORA LOS OBJETIVOS VAN AL SENADO

El Gobierno ve allanado el camino para los PGE, pero no da por hecho el apoyo de ERC

El Congreso aprueba la senda de déficit hasta 2023. Los socialistas se muestran muy cautos, "escarmentados" por la experiencia con los de Junqueras, aunque creen que las cuentas pueden salir

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, tras la aprobación de la senda de déficit, este 27 de febrero. (EFE)
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, tras la aprobación de la senda de déficit, este 27 de febrero. (EFE)

"Un buen síntoma". "Un buen comienzo". "Un salto muy importante". "La segunda victoria de la legislatura". Gobierno y PSOE ven algo más de luz en una legislatura que Pedro Sánchez siempre asegura que será de cuatro años pero que navegará forzosamente por aguas inciertas. Este jueves, el Congreso aprobó la senda de estabilidad presupuestaria hasta 2023, el paso previo a la tramitación de las cuentas, gracias a la abstención de ERC y EH Bildu. Los socialistas consideran que, superado el primer gran obstáculo de este mandato, el camino está más allanado para los Presupuestos Generales del Estado de 2020. Su aprobación, que podría acelerarse, daría oxígeno al Ejecutivo de coalición al menos por dos años. Un cheque de tranquilidad —solo teórico— para un Gabinete en minoría parlamentaria.

Pero nadie en la cúpula del PSOE ni del Gobierno lanza las campanas al vuelo. Como reconocían en Ferraz, el partido ya está suficientemente "escarmentado" de la experiencia pasada con los republicanos. A finales de 2018, logró que la Cámara Baja validara la senda de déficit para 2019 —que luego tumbó el Senado—, con el apoyo de los independentistas, y luego estos rechazaron el proyecto de ley de PGE dos meses más tarde, contra las expectativas del Ejecutivo, y abocaron al adelanto electoral del 28 de abril. Entonces se reforzó un enfriamiento de las relaciones con el separatismo que, a la fuerza, Sánchez tuvo que enmendar tras las generales del 10-N, de las que salió más debilitado y necesitado de la abstención de ERC. La durísima y larga negociación con los republicanos enseñó a la dirección, convienen diversas fuentes, a no fiarse, a no dar nada por sentado. También a no proyectar optimismo, porque esa reacción genera un repliegue casi defensivo de la formación de Oriol Junqueras. Y aunque la relación entre los dos partidos se puede ir afianzando tras la constitución, el miércoles, de la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat, hay elementos ambientales que pueden frustrar la tramitación de los Presupuestos, como la pronta convocatoria de unas autonómicas anticipadas en Cataluña.

El Gobierno, en cualquier caso, ya tiene el primer trecho recorrido. El Congreso aprobó el acuerdo del Consejo de Ministros por el que se adecuan los objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública para el año 2020 y para el periodo 2021-2023 y por el que se fija el techo de gasto (límite de gasto no financiero) para este año y el próximo. Lo hizo por 168 votos a favor (PSOE, Unidas Podemos, PNV, Más País-Compromís, Coalición Canaria-Nueva Canarias, Partido Regionalista de Cantabria y Teruel Existe), 150 en contra (PP, Vox, Ciudadanos, JxCAT, UPN, Foro Asturias y CUP) y 19 abstenciones (ERC, Bildu y BNG). Así, el Ejecutivo logra cerrar un objetivo de déficit para 2020 del 1,8% —muy por encima del 1,1% de la senda anterior— y del 1,5% en 2021, del 1,2% en 2022 y del 0,9% en 2023.

El techo de gasto habría salido incluso con el voto en contra de ERC porque faltaron 12 diputados de PP y Vox. El PSOE suma de apoyos a PRC y CC


No fue, por tanto, una votación ajustada en el Congreso. En absoluto. Aunque los 13 diputados de ERC hubieran rechazado la senda de estabilidad, el acuerdo del Ejecutivo habría salido adelante porque faltaron 12 diputados de la derecha (tres del PP y nueve de Vox, entre ellos su presidente, Santiago Abascal, y el portavoz, Iván Espinosa de los Monteros) y uno de la CUP. "Las derechas nos han dejado ganar con holgura", apostillaban fuentes de la Moncloa. Además, los socialistas lograron ampliar ligeramente los apoyos de Sánchez en la investidura, pues en esta ocasión sí dieron su respaldo los dos diputados de PRC y Coalición Canaria. La semana que viene, la senda y el techo de gasto (este no se vota) serán discutidos por el Senado, pero al PSOE y UP les basta con el apoyo del PNV y la abstención de ERC. En la Cámara Alta, a diferencia de lo que ocurrió en el primer mandato de Sánchez, no habrá problema.

Pugna de ERC y JxCAT

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, celebró la votación de este jueves como un "paso importante" para la aprobación de los Presupuestos de 2020, que espera que estén listos "a lo largo del verano" para poner fin a las últimas cuentas validadas por las Cortes, las de Cristóbal Montoro de 2018. En su departamento insisten en la prudencia máxima, precisamente porque ERC no es un socio estable.

ERC da un "margen de confianza" porque cree que el Gobierno está "cumpliendo" sus compromisos de avanzar hacia la salida al "conflicto político"

Los republicanos, de hecho, no confirmaron su abstención hasta prácticamente el último minuto (igual que Bildu). Se trata de dar un "margen de confianza" al Gobierno para que "el diálogo y la negociación" sobre Cataluña puedan avanzar, porque hasta ahora el Gobierno "está cumpliendo" sus compromisos, según verbalizó el diputado de ERC Joan Margall. Sin embargo, JxCAT, entre visibles tensiones internas en el seno del grupo —entre los más pragmáticos como Ferran Bel y el sector más puigdemontista, encarnado por la portavoz, Laura Borràs, y la diputada Míriam Nogueras—, decidió votar en contra. Un gesto que los republicanos, que contaban con concertar su posición con sus socios en la Generalitat, tacharon de "deslealtad".

El Gobierno ve allanado el camino para los PGE, pero no da por hecho el apoyo de ERC

La mesa entre gobiernos, reunida no por casualidad la víspera en la Moncloa, contribuyó por tanto a engrasar las relaciones de los de Junqueras con el Ejecutivo. ERC necesitaba esa imagen para mostrar a su parroquia electoral que su presión surte efecto y sienta a Sánchez y sus ministros. Y aunque en público el soberanismo intenta separar el foro de diálogo de otras cuestiones como los PGE, en el fondo todo va ligado, como ya había advertido Montero apenas horas antes: algunos acuerdos que puedan alcanzarse con el Govern pueden requerir de una consignación económica que ha de quedar reflejada en los Presupuestos.

El Gobierno ve allanado el camino para los PGE, pero no da por hecho el apoyo de ERC

Altos cargos de la Moncloa y también en Ferraz, y de manera más clara en el Grupo Socialista, se declaraban moderadamente "optimistas" de cara a la aprobación de las cuentas del Estado. Con todas las cautelas del mundo, eso sí. "El camino se ha allanado. ERC está ahora remando bastante a favor y está ganando, porque apostó por la mesa de diálogo que JxCAT rechazaba y se ha acabado sentando a ella", indicaban a este diario fuentes del entorno del presidente. Que el foro siga vivo —habrá reuniones mensuales y semestrales con los presidentes y vicepresidentes— y se lanzara incluso un comunicado conjunto fue clave, analizaba esta fuente, para que los republicanos vayan estrechando lazos con los socialistas. "Es la segunda victoria del Gobierno, y la primera fue el gol que metimos a la derecha en la composición de la Mesa del Congreso. Lo que hemos aprobado es la senda hasta 2023, para los próximos cuatro años, y eso no es poco", añadía este cargo.

El aviso de ERC

El cálculo que hacen los socialistas es que, según se avance en la mesa de diálogo, más complicado será para ERC, e incluso para JxCAT, levantarse y romper de repente. El Gobierno usará un argumento que ya reiteraba este jueves la vicepresidenta primera, Carmen Calvo: para que se pueda continuar la búsqueda de una salida "imaginativa" para Cataluña hace falta estabilidad, y esta solo la pueden proporcionar, recordó, unos nuevos PGE que profundizarán en los servicios públicos y perseguirán recuperar los derechos de los ciudadanos laminados, a juicio del PSOE, por los años del PP.

Aragonès advierte de que si la tramitación de los PGE coincide con la campaña todo es "más difícil" porque se pueden "mezclar" ambos asuntos

Toda esta combinación de factores hace albergar en algunos dirigentes la convicción íntima de que esta vez las cuentas sí saldrán aprobadas. Pero nadie quiere proyectar euforia ni dar nada por sentado. Impera la prudencia. Desde Ferraz y desde la Moncloa se insiste en que el camino será "largo", en que queda mucho trabajo por hacer y muchas etapas por cubrir.

El Gobierno ve allanado el camino para los PGE, pero no da por hecho el apoyo de ERC

La trayectoria, además, se puede torcer en cualquier momento. El propio 'vicepresident' de la Generalitat, el republicano Pere Aragonès, lanzaba esta advertencia en la SER este jueves: "Entendemos que si hay una voluntad del Gobierno de acometer la aprobación de los Presupuestos y coincide con la campaña electoral, es más difícil porque puede mezclarse y no es el mejor momento para sentarse a negociar". Es decir, que si en el camino se cruza la convocatoria de unas autonómicas decidida por el 'president', Quim Torra, los PGE podrían peligrar.

El cálculo del cuándo

Sin embargo, fuentes de Ferraz y de la Moncloa señalaban a este periódico que cada vez se está afianzando más la idea de que quizá convenga agilizar la presentación de los PGE, a fin de que su tramitación culmine antes del verano. La razón es que se percibe que Torra puede estar pensando más en el otoño como fecha para las catalanas. Y si los comicios no son inminentes, a los socialistas les convendría registrar su proyecto de ley a finales de marzo —esa era la fecha en la que siempre se pensó, antes de que el 'president' anunciara el anticipo electoral—, a fin de que el debate de totalidad, la primera prueba de fuego, llegue a finales de abril o principios de mayo.

En el partido y en el Gobierno hay quienes apuntan que se afianza la idea de que es mejor presentar los PGE cuanto antes para evitar eventuales problemas

"Cuanto antes presentemos los Presupuestos, mejor, porque menos posibilidades tienes de que JxCAT entorpezca el camino. Se va imponiendo esa idea", señala un cargo de la sede federal del partido. Opinión que comparten algunos cuadros en la Moncloa. Sin embargo, la decisión, enormemente estratégica y sujeta a multitud de variables, no estaría tomada aún. También en el PSC ya eran partidarios hace semanas de una tramitación ágil de los PGE justo para sortear eventuales obstáculos futuros. Este viernes, Montero subrayó en la SER que quiere tener los Presupuestos aprobados "lo antes posible" pero reiteró que solo se presentarán cuando tengan los apoyos garantizados.

Pedro Sánchez, flanqueado por sus cuatro vicepresidentes y con sus ministros, el pasado 8 de febrero en la finca toledana de Quintos de Mora. (EFE)
Pedro Sánchez, flanqueado por sus cuatro vicepresidentes y con sus ministros, el pasado 8 de febrero en la finca toledana de Quintos de Mora. (EFE)

El Gobierno, pues, camina con pies de plomo. Pero también cree que ha saltado una valla importante. Ahora le falta llegar a la siguiente meta volante, la que le puede proporcionar una cierta estabilidad durante al menos dos años.

Sánchez se reúne con Andreu en La Rioja y preside allí la primera Comisión de Reto Demográfico

Pedro Sánchez desplaza este viernes su agenda a La Rioja. Prosigue su ronda de contactos con los presidentes de las comunidades autónomas en sus territorios. Así, este 28 de febrero se verá con la jefa del Ejecutivo riojano, la socialista Concha Andreu, miembro también de su dirección federal. Será a las 10:30 en el Palacio del Gobierno de La Rioja, en Logroño. Después de su encuentro, ambos harán una declaración institucional. 

A las 12:00, el jefe del Ejecutivo presidirá la primera reunión de la Comisión Delegada para el Reto Demográfico en la bodega institucional de La Grajera, a seis kilómetros de la capital riojana. A la cita están convocados 13 miembros del Gabinete: las vicepresidentas tercera y cuarta, Nadia Calviño y Teresa Ribera, y los ministros de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya; Interior, Fernando Grande-Marlaska; Transportes, José Luis Ábalos; Educación, Isabel Celaá; Trabajo, Yolanda Díaz; Industria, Reyes Maroto; Agricultura, Luis Planas; Política Territorial, Carolina Darias; Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes; Igualdad, Irene Montero, e Inclusión, José Luis Escrivá

Tras la reunión de la Comisión Delegada, comparecerá ante los medios la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. El presidente quiere subrayar que "la atención a la España rural y la necesidad de revertir los efectos de la despoblación son un eje de actuación prioritario" para el Gobierno.

La creación de la Comisión Delegada para el Reto Demográfico, por acuerdo del pasado Consejo de Ministros del pasado martes, y el hecho de que su primera cita se celebre en una comunidad en la que la despoblación tiene un "notable impacto", son una "muestra del compromiso" del Ejecutivo con La Rioja "y con la necesidad de impulsar el desarrollo y ofrecer nuevas oportunidades en el ámbito rural". La Comisión Delegada será presidida de manera ordinaria por Ribera y tendrá como vicepresidente a Planas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios