La oposición contraataca ante Delgado y saca a relucir los audios del comisario Villarejo
  1. España
en el congreso de los diputados

La oposición contraataca ante Delgado y saca a relucir los audios del comisario Villarejo

Para cuando llegó el turno de Vox, el gesto de Delgado era serio. Le recordó "su relación con las cloacas del Estado". Hasta la acusó de prevaricación por la postura de la Abogacía en el 'procés'

placeholder Foto: Edmundo Bal en una imagen de archivo. (EFE)
Edmundo Bal en una imagen de archivo. (EFE)

Tardó casi dos horas pero, como era inevitable, el nombre del comisario Villarejo llegó a la comparecencia de la fiscal general del Estado, Dolores Delgado. El encargado de nombrarlo, por primera vez, fue el diputado de Ciudadanos, Edmundo Bal. Sería el primero pero no el último. Su formación abrió el contraataque de la oposición contra la designación de la exministra de Justicia para dirigir el Ministerio Público.

Dijo Bal que su elección es "una anomalía democrática inaceptable". "Los socialistas amplían el umbral del dolor democrático", añadió. "Da un poco de miedo pensar en qué vendrá después", indicó también. Hasta explicó que cuando se enteró de que ella era la elegida, pensó que se trataba de una broma. En el intercambio entre ambos nadie olvidaba que fue Delgado quien le descabalgó de su puesto en la Abogacía del Estado. "Usted no es imparcial, es absolutamente imposible que lo sea. Ha sido reprobada tres veces, una de ellas por las conversaciones con Villarejo", indicó.

Foto: La exministra de Justicia, Dolores Delgado. (EFE)

Para cuando llegó el turno de Vox, el gesto de Delgado era serio. Ortega Smith le recordó "su relación con las cloacas del Estado". Hasta la acusó de prevaricación por la postura de la Abogacía del Estado en el juicio del 'procés', en defensa del delito de sedición. "A usted lo que de verdad le gusta es la dependencia de la Fiscalía". "Viene a garantizar el pago de la deuda contraída por el presidente con sus socios comunistas, separatistas y proetarras". A ayudar a los golpistas.

El PP, en último lugar repasó estas misma cuestiones. Luis Santamaría fue el único que se sorprendió por su afirmación sobre la "fortaleza" que será para la institución. "Han venido a asaltar a la Fiscalía, a ocuparla", dijo y le recordó las causas de abstención que la apartarán del 'procés' y otros procedimientos.

El PSOE patalea

Al término de la intervención de la derecha, el PSOE salió al quite. "La avalan décadas de carrera profesional", dijo Pablo Aranguena que señaló que las alusiones al comisario retirado son solo palabras que no han tenido ningún recorrido en el terreno judicial. Arrancó su primera intervención cuando aún sonaban en la sala los golpes en la mesa que despidieron a su grupo. Y entró, en un tono más agresivo que sus antecesores, al 'y tu más'. Frente a Villarejo colocó a la "policía política que se uso para espiar al señor Bárcenas".

ERC le pidió que se mojara con la condena a los políticos catalanes. Carolina Telechea sacó el mantra de que la Justicia europea ha venido a enmendarle la plana a la española y la consideró apta. El resto de grupos también evidenció su apoyo. El abogado de Carles Puigdemont ahora diputado, Jaume Alonso Cuevillas, le deseó suerte y dijo que trabajar en El Prat y en Madrid es garantía de éxito. Bildu, de la mano de Isabel Pozueta -madre de uno de los condenados por la agresión de Alsasua- levantó un pequeño terremoto y la ira de Ortega Smith por su alusión a las torturas continuadas a las que se ha sometido a los presos. "Resulta muy doloroso compartir las instituciones con grupos poretarras pero más que desde el PSOE se ampare", acabó diciendo el de Vox. El PNV respaldó su idoneidad. Podemos, lo mismo. Jaume Asens incluso recordó que han coincidido en sala en alguna ocasión.

Fiscalía General del Estado Congreso de los Diputados Dolores Delgado
El redactor recomienda