RESPONDE CON EVASIVAS ANTE EL JUEZ

El exdirector de Seguridad de Iberdrola trata de tumbar a un testigo clave del caso Villarejo

Antonio Asenjo ha dejado de "colaborar" con la Fiscalía por su acercamiento a Del Olmo, el exdirectivo de la eléctrica que redactó un informe sobre Villarejo que salpicaba a Sánchez Galán

Foto: (EC)
(EC)

El exdirector de Seguridad de Iberdrola Antonio Asenjo compareció este miércoles por tercera vez ante la Audiencia Nacional por el caso Villarejo. En las dos primeras ocasiones, el imputado respondió a las preguntas de la Fiscalía y aseguró que quería colaborar con las pesquisas, pero esta mañana cambió de táctica: cuando le pusieron los audios del comisario jubilado, contestó con evasivas y dijo no reconocer su voz en los mismos. Fuentes de la defensa de Asenjo apuntan que este giro se debe al acercamiento de la Fiscalía a José Antonio del Olmo, el exdirectivo que redactó un informe sobre Villarejo que salpica al presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.

La postura del exdirector de Seguridad es clara: la Fiscalía está con él o con Del Olmo. Su defensa considera que los representantes del Ministerio Público están jugando a dos bandas y, mientras no frenen su relación con uno de los testigos clave del caso, dejarán de "colaborar" con ellos. Por el momento, el abogado de Asenjo ya ha solicitado que se incorporen a la causa todas las denuncias de Iberdrola contra Del Olmo, entre ellas, la querella que presentó en Bilbao por un presunto delito de falsedad. El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Manuel García Castellón, todavía no ha respondido a esta solicitud.

El informe elaborado por Del Olmo describe una supuesta trama de facturas falsas para espiar a políticos que habría sido ordenada por Sánchez Galán, tesis que el propio autor del documento ratificó en su declaración ante la Audiencia Nacional. Desde que se conoció su contenido, la compañía ha requerido en repetidas ocasiones a Del Olmo que se retracte, pero este se ha negado. "Ante esta situación, Iberdrola SA quiere manifestar que ejercerá todas aquellas acciones legales que de dicha declaración se desprendan en orden a salvaguardar su reputación y buen nombre", aseguró entonces la compañía en un comunicado emitido el 20 de enero.

El informe de Del Olmo no solo molestó a Iberdrola. Tras tener conocimiento de la declaración del exdirectivo ante García Castellón, la defensa de Asenjo pidió que se anulase la misma a través de un escrito en el que acusaba a los fiscales y al propio juez de prevaricar al perseguir una "verdad procesal" frente a una "verdad material", que es "la que se corresponde con la realidad de los hechos". Estas maniobras de Iberdrola y Asenjo provocaron un profundo malestar en la Fiscalía y en el titular del Juzgado Central número 6, percepción que se agravó cuando el abogado del exjefe de Seguridad se presentó en la Audiencia Nacional con la intención de asistir a la declaración de Del Olmo, explican fuentes próximas al procedimiento.

Este choque entre Asenjo y los fiscales terminó por confirmarse este miércoles, cuando el exdirector de Seguridad volvió a comparecer y optó por las evasivas. Fuentes jurídicas explican que durante la vista se reprodujeron alrededor de cuatro audios, entre los que destacaban dos en los que se menciona al expresidente de Endesa Manuel Pizarro. Como adelantó El Confidencial, Iberdrola quiso conseguir información comprometedora sobre él en 2004, pero Asenjo ni lo confirmó ni lo desmintió este miércoles. En otro de los cuatro audios se escuchaba a Villarejo hablando de los "jefes" de Iberdrola sin dar nombres concretos, duda que el exdirector de Seguridad tampoco quiso aclarar durante el interrogatorio. Mientras los fiscales se acercan a Del Olmo, Asenjo se aleja de ellos.

Las dos primeras declaraciones de Asenjo

El 3 de febrero, Asenjo reconoció ante el juez que llegó a tratar con Sánchez Galán el contenido de los informes encargados a Villarejo, pero en todo momento trató de dejar al presidente al margen: dice que él no sabía que el comisario jubilado se encontraba tras los mismos. Entre los encargos de Iberdrola al policía, se encuentran las presuntas operaciones de espionaje a jueces, organizaciones ecologistas, líderes sindicales, políticos y rivales empresariales, relación que se habría mantenido entre 2004 y 2017 y por la que la propia compañía ya ha admitido que se realizaron 17 pagos a las empresas del comisario por un importe total de 1,1 millones de euros.

El 4 de febrero, el exdirector de Seguridad volvió a comparecer ante el juez y abordó la contratación del comisario para un trabajo que comenzó en 2012 y se alargó hasta 2017: la investigación del socio de Iberdrola en un proyecto en Rumanía. Asenjo aseguró que el primer encargo se produjo después de que un directivo de Renovables se interesara por la situación de dicha empresa, tras lo que Villarejo presentó un informe de cuatro folios en el que advertía de la mala situación que atravesaba, explican fuentes jurídicas. Una vez visto su análisis, el directivo de Renovables supuestamente le dejó caer a Asenjo una frase en referencia a Sánchez Galán: "A ver quién se lo dice al patrón".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios