BEATRIZ PINO SERÍA LA APUESTA NARANJA

Ciudadanos mantiene el órdago con el PP y lanza primarias en Euskadi y Galicia

En la semana que empieza, se iniciará el proceso para designar a los candidatos, con dos objetivos: dejar claro que si no hay coalición se presentarán igual y tener lista su propia candidatura

Foto: La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas. (EFE)
La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas. (EFE)

Ciudadanos se pone en marcha abriendo el proceso interno de primarias para Galicia y el País Vasco esta semana. El partido naranja insiste en que si no sale la coalición preelectoral con el PP para concurrir juntos a ambas citas electorales, se presentará por su cuenta. De ahí que inicie ya el proceso para elegir a sus propios candidatos. El objetivo es doble: estar listos en caso de acudir a las urnas en solitario y, por otra parte, mantener la presión sobre el Partido Popular, insistiendo en que en ningún caso se plantea no presentarse a los comicios.

La pretensión del PP gallego es que Ciudadanos se integre en la candidatura de Alberto Núñez Feijóo... pero rechazando la idea de la coalición: quiere una candidatura con las siglas populares como única opción. La encuesta de Metroscopia que publicó este diario avala la posición del presidente de la Xunta: hoy por hoy, revalidaría su cuarta mayoría absoluta a pesar de perder dos escaños (mantendría 39 diputados y el 46,6% del voto), mientras que Ciudadanos volvería a quedarse fuera del Parlamento gallego, con solo el 1,1% de los sufragios. La cuestión es que la única línea roja que plantea el partido de Inés Arrimadas es precisamente esa: que sus siglas, las de Ciudadanos, no desaparezcan.

Por eso, el partido naranja afirma que llegará hasta el final. O hay coalición o se presentará por separado. Fuentes de la formación explican que no tienen nada que perder. Ciudadanos no tiene representación en la Cámara autonómica. No obtuvieron un solo escaño en 2016. En cambio, consideran que los populares se podrían arriesgar a perder el Gobierno (la mayoría absoluta está fijada en 38 escaños) en favor de un tripartito de PSOE-Podemos y los nacionalistas del BNG si hay una división del voto del centro derecha, a lo que hay que sumar también la candidatura de Vox.

La encuesta de Metroscopia también señala que el partido de ultraderecha no conseguiría entrar en el Parlamento. Feijóo aglutina sin fisuras a la mayoría de los electores del bloque de la derecha y, como demostró en su primer gran baño de masas este sábado, no tiene intención de recular en su estrategia: "No seré rehén de ningún partido, ni tan siquiera del mío, porque soy servidor de todos los gallegos", aseguró.

A la derecha, la dirigente de Ciudadanos Beatriz Pino. (EFE)
A la derecha, la dirigente de Ciudadanos Beatriz Pino. (EFE)

Aunque las negociaciones entre populares y naranjas siguen por dos víasla nacional, que mantienen el popular Teodoro García Egea y José María Espejo por la parte naranja; y la autonómica, que abrió el jueves José Manuel Villegas contactando directamente con los populares de Galicia—, Ciudadanos elegirá en las próximas semanas a sus candidatos en las dos comunidades.

La semana que entra darán paso al proceso de primarias y los interesados deberán registrar sus candidaturas. La dirección naranja interina apuesta en el caso gallego por Beatriz Pino, exdiputada nacional por Pontevedra y actual responsable adjunta a la Secretaría de Comunicación del partido que dirige Guillermo Díaz.

Pino logró el escaño pontevedrés el pasado 28 de abril, cuando Ciudadanos se hizo con el mejor resultado de su historia, con 57 escaños. En la nueva etapa del partido, actualmente en manos de una gestora, ha ganado peso. El aparato apostó por incluirla en la dirección interina y, con toda seguridad, estará presente en la candidatura de Inés Arrimadas para liderar el partido a partir del congreso de marzo.

Además, Pino se ha convertido en la principal referencia en Galicia dentro del partido. También lo es Marta Rivera de la Cruz, que consiguió el escaño por A Coruña el 28-A, aunque después renunciaría a él para ponerse al frente de la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid. La segunda en la lista era María Vilas, que también pertenece al Consejo General del partido, y que si finalmente hay una lista en solitario de Ciudadanos, tiene papeletas para formar parte de ella.

El caso del País Vasco es algo distinto, porque todavía no hay un candidato de consenso. El portavoz actual en Euskadi es Luis Gordillo, fichaje del partido tras la marcha de Nicolás de Miguel, el candidato naranja en las elecciones de 2016. Cuando los primeros rumores sobre un posible acercamiento entre populares y naranjas comenzaron el pasado septiembre, Gordillo —en línea con la dirección nacional— negó que existiera la posibilidad de concurrir juntos a las próximas elecciones. El escenario ahora es diferente. Por otro lado, también se encuentra el coordinador territorial, Borja González, que pertenecía al equipo de Nicolás de Miguel y que finalmente no fue su sustituto.

En todo caso, los estatutos del partido vigentes (aprobados en 2017) estipulan que los candidatos a presidentes de los gobiernos autonómicos deberán ser elegidos en primarias. El resto de miembros de las listas serán propuestos por los comités autonómicos, elevando un informe al Comité Ejecutivo del partido (en este momento, la gestora), que será quien decida definitivamente los componentes. Las candidaturas no exigen avales, aunque sí una antigüedad mínima como militante de nueve meses, con la excepción de fichajes independientes que el Consejo General debe ratificar por mayoría absoluta de sus miembros.

Fuentes del partido insisten en que el proceso de primarias no significa una renuncia a la coalición, que debe registrarse como máximo el próximo jueves para Galicia y el viernes para Euskadi. Simplemente mantienen su decisión de tenerlo todo listo por si concurren en solitario: si finalmente hay un acuerdo de alianza preelectoral, el cabeza de lista naranja se debería integrar en la lista resultante. En ninguna de las dos comunidades el partido de Arrimadas ha lanzado exigencias de este tipo al PP. Más bien lo contrario: entienden que la batuta la llevarán Feijóo y Alfonso Alonso respectivamente y no han puesto encima de la mesa líneas rojas sobre la integración de sus miembros en las listas. Sí cuentan con tener presencia, pero la única prioridad, insisten, es que se confirme la coalición.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios