Cambio de plan: solo Sánchez y los ministros Calvo, Ábalos y Montero retendrán su acta
  1. España
LOS SECRETARIOS DE ESTADO, TAMBIÉN FUERA

Cambio de plan: solo Sánchez y los ministros Calvo, Ábalos y Montero retendrán su acta

La cúpula decide que solo los miembros del Gobierno con asiento en la permanente del PSOE se queden en el Congreso. La medida se acerca a lo que ocurrió en el primer mandato del socialista

Foto: Cambio de plan: solo Sánchez y los ministros Calvo, Ábalos y Montero retendrán su acta
Cambio de plan: solo Sánchez y los ministros Calvo, Ábalos y Montero retendrán su acta

Al final, la mayor parte de los ministros socialistas con escaño tendrán que abandonar el Congreso de los Diputados. Solo se quedarán con su acta el propio presidente, Pedro Sánchez, y los ministros que se sientan en la comisión permanente del partido. Es decir, que podrán continuar en la Cámara Baja la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y los titulares de Transportes y Hacienda, José Luis Ábalos y María Jesús Montero. Otros miembros del Gobierno que están presentes en el núcleo duro de dirección del PSOE —Salvador Illa (Sanidad), José Manuel Rodríguez Uribes (Cultura y Deporte) y Carolina Darias (Política Territorial y Función Pública)— no eran diputados, por lo que la decisión no les afecta. Los concernidos por la decisión deberán formalizar su salida del Parlamento o bien este jueves o a finales de mes.

La cúpula socialista ha mudado de opinión en estas semanas. En un primer momento, antes incluso de la investidura, sí barajó actuar como en el primer mandato de Sánchez, cuando obligó a sus únicos tres ministros con escaño —José Luis Ábalos (Fomento), Margarita Robles (Defensa) y Meritxell Batet (Política Territorial)— a marcharse del Congreso para no poner en peligro votaciones muy ajustadas, en un tiempo en el que el grupo solo contaba con 84 diputados. Pero después, a la vista además de que los ministros y secretarios de Estado de la cuota de Unidas Podemos decidían quedarse con sus actas, la dirección estimó que, solo por el momento, era mejor que no se fueran de la Cámara Baja.

Pero con el Gobierno en marcha y la actividad legislativa ya rodando, Sánchez y su equipo de confianza han optado por jugar sobre seguro. Así, como informaba 'El País', se ha decidido finalmente que los ministros abandonen sus escaños con escasas excepciones. Fuentes de Ferraz y también del Ejecutivo confirmaron a El Confidencial que el corte es la presencia en la permanente del PSOE. Es decir, que solo aquellos titulares con cartera con asiento en ese órgano del partido podrán retener sus actas. El presidente reestructuró su cúpula hace unos pocos días y el pasado lunes se vieron esos cambios. Calvo y Ábalos ya formaban parte de la ejecutiva socialista desde el 39º Congreso Federal, de 2017 —ella, como secretaria de Igualdad; él, como responsable de Organización—, pero el líder incluyó, como invitados, a cuatro ministros: Montero, Illa, Rodríguez Uribes y Darias. Su pretensión era reforzar el puente de mando del partido, ya que no habrá un nuevo cónclave federal hasta avanzado 2021.

También entraron en la permanente Uribes, Darias e Illa, pero ellos no eran diputados. Calviño había renunciado a estar en las listas del 28-A y del 10-N


Montero es diputada por Sevilla. Fue, de hecho, su cabeza de cartel en las elecciones del 28 de abril y en las del 10 de noviembre. Ábalos también encabezó la de Valencia. El titular de Sanidad, secretario de Organización del PSC, no tenía siquiera escaño en el Parlament. El responsable de Cultura ya abandonó su acta en la Asamblea de Madrid —concurrió como número tres en la lista autonómica capitaneada por Ángel Gabilondo—, y Darias era consejera en el Gobierno de Canarias. El secretario de Organización y titular de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana era el principal defensor de que los miembros del Gobierno mantuvieran su sitio en el Congreso, al tratarse esta vez de una legislatura completa.

Foto: Sánchez y sus ministros con escaño no se van por ahora del Congreso: retendrán su acta

El recuerdo del 167-165

De los 17 ministros elegidos por Sánchez (los otros cinco son de Unidas Podemos), 11 concurrieron en las listas de las generales. Calvo, como dos por Madrid, candidatura en la que se integraron asimismo la vicepresidenta cuarta, Teresa Ribera (de cuatro), y la titular de Industria, Reyes Maroto (de seis). Fernando Grande-Marlaska (Interior) y Juan Carlos Campo (Justicia) se integraron en la lista por Cádiz. Margarita Robles (Defensa) lideró la plancha por Ávila, Isabel Celaá (Educación) la de Álava, Luis Planas (Agricultura) la de Córdoba y Pedro Duque (Ciencia e Innovación) la de Alicante. Del Gabinete saliente, solo Nadia Calviño, actual vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, renunció a integrarse en una candidatura.

Sánchez tenía en mente que sus ministros no estuvieran en el Congreso para no comprometer votaciones. Los plenos van de martes a jueves

Los otros seis ministros que no tenían ya de entrada acta de diputado eran Arancha González Laya (Exteriores) —era directora del Centro de Comercio Internacional—, Carolina Darias (Política Territorial y Función Pública) —era consejera canaria—, Salvador Illa (Sanidad), José Manuel Rodríguez Uribes (Cultura) —era portavoz adjunto del Grupo Socialista en la Asamblea de Madrid y dejó el 20 de enero su escaño autonómico— y José Luis Escrivá (Inclusión, Seguridad Social y Migraciones), que presidía la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). Tampoco compitió en las generales Manuel Castells (Universidades), cuota de Unidas Podemos.

La decisión sorprende solo a medias porque era la idea original de Sánchez cuando compuso las listas de abril. Entonces ya se avisó a las federaciones de que confeccionaran sus candidaturas pensando que los ministros acabarían dejando sus escaños. Y es que pese a que ahora son 120 los diputados socialistas, y no 84, son muchas las votaciones que se suceden en el Congreso todas las semanas, y en muchas los números pueden estar apretados, ya que la coalición solo suma 155 parlamentarios. La investidura de Sánchez, de hecho, salió por los pelos, por un margen escasísimo, 167 votos a favor por 165 en contra. En la dirección explican que mantenerse como diputados habría supuesto a los ministros tener que asistir a los plenos martes, miércoles y jueves, lo que limitaría su agenda. Además, los miembros del Gobierno tienen a veces compromisos fuera de España que les impide estar en la Cámara.

Los ministros María Jesús Montero, Fernando Grande-Marlaska y José Luis Ábalos, el pasado 11 de febrero en la sesión de control al Gobierno en el Senado. (EFE)
Los ministros María Jesús Montero, Fernando Grande-Marlaska y José Luis Ábalos, el pasado 11 de febrero en la sesión de control al Gobierno en el Senado. (EFE)

Más bajas en el PSOE

Fuentes de Ferraz señalaron que los ministros deberán abandonar sus actas de manera inmediata, pero siempre sin comprometer votaciones. Es decir, que pueden salir del Congreso este mismo jueves o bien esperar a la últimos de febrero, ya que la primera semana de cada mes no hay pleno. Y es que cuando se produce una baja hay que activar los trámites para que corra la lista, a través de la Junta Electoral, y el nuevo diputado pueda tomar posesión de su escaño en el pleno.

Los afectados habrán de renunciar a sus actas de manera inmediata o a finales de mes, para que no se comprometan las votaciones en el Congreso

Los secretarios de Estado, por su parte, también deberán ceder su sitio. Esta sí que es una regla más habitual, porque son los segundos escalones los que están más en contacto con el día a día de sus departamentos. Por lo tanto, Pedro Saura, secretario de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (o sea, dos de Ábalos) y diputado por Murcia, y Fernando Martínez (Memoria Democrática), senador por Almería, habrán de salir del Congreso. Hay más dudas respecto al diputado por Granada José Antonio Montilla, precisamente por su cargo, ya que él es secretario de Estado de Relaciones con las Cortes y Asuntos Constitucionales. Él y Martínez dependen del Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática que dirige la vicepresidenta Calvo.

El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y los ministros Salvador Illa y Alberto Garzón. (EFE)
El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y los ministros Salvador Illa y Alberto Garzón. (EFE)

Sí seguirán en sus escaños los ministros de Unidas Podemos (Pablo Iglesias, Irene Montero, Yolanda Díaz y Alberto Garzón) y sus secretarias de Estado (Noelia Vera y Ione Belarra). Quienes sí han dejado ya sus actas son los socialistas José Manuel Franco, Javier Izquierdo y María Marrodán —nuevos delegados del Gobierno en Madrid, Castilla y León y La Rioja—, la exministra de Justicia Dolores Delgado —próxima fiscal general del Estado—, Elena Máñez (nueva consejera canaria, en sustitución de Darias), Paco Polo (alto comisionado para España Nación Emprendedora) y Paco Salazar, director adjunto del Gabinete de la Presidencia del Gobierno. También se marcharon del Congreso la exministra Beatriz Corredor y el último titular de Cultura, José Guirao, por razones personales. Victoria Rosell y Héctor Illueca, de Unidas Podemos, dejaron sus actas de diputados para ocupar sus cargos de delegada del Gobierno contra la Violencia de Género y director del organismo Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Pedro Sánchez Teresa Ribera Manuel Castells Isabel Celaá Reyes Maroto Meritxell Batet José Manuel Rodríguez Uribes Pedro Duque María Jesús Montero Margarita Robles Salvador Illa Carolina Darias Fernando Grande-Marlaska Senado PSOE José Luis Escrivá PSC Juan Carlos Campo Luis Planas Congreso de los Diputados José Luis Ábalos Carmen Calvo Unidas Podemos Pedro Saura Arancha González Laya Pablo Iglesias Ángel Gabilondo Nadia Calviño
El redactor recomienda