DEFIENDE QUE SE SIGUIÓ EL CRITERIO DE LA OMS

El Gobierno intenta mantener el Mobile en Barcelona en futuras ediciones tras el fiasco

La Moncloa lanza un comunicado para redoblar su mensaje de que la cancelación de la feria "no obedece a razones de salud pública" porque España ofrece "garantías sanitarias" sobradas

Foto: Publicidad del Mobile en las calles de Barcelona, el pasado 12 de febrero. (Reuters)
Publicidad del Mobile en las calles de Barcelona, el pasado 12 de febrero. (Reuters)

El Gobierno intenta evitar a toda costa que se achaque la cancelación del Mobile World Congress, decidida ayer miércoles por los organizadores, a falta de garantías sanitarias. El mensaje que traslada la Moncloa es que la anulación "no obedece a razones de salud pública" porque es un país fiable y con una respuesta del sistema "muy cualificado y solvente". No obstante, dice entender las razones de las empresas y reitera su "compromiso" para conseguir que la feria siga siendo "la más importante del sector a escala internacional" y se quede en Barcelona para los siguientes años. La asociación organizadora, GSMA, sí ha manifestado su voluntad de que de cara a 2021 y años posteriores el congreso se mantenga en la capital catalana.

El Ejecutivo ya lanzó, en la noche del miércoles, y por boca de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, una primera respuesta, que ella misma reprodujo este jueves antes de un desayuno informativo en Madrid en el que presentaba a la presidenta de La Rioja, Concha Andreu. Posteriormente, a las 12:08, la Secretaría de Estado de Comunicación (SEC) envió un comunicado [aquí en PDF] con el que remachaba sus argumentos: no ha habido nunca, es la tesis del Gobierno, riesgo sanitario, por lo que la cancelación del MWC no tiene nada que ver con ello.

Tras mostrar su "apoyo y solidaridad" con todos aquellos afectados por el coronavirus, especialmente en China, la Moncloa remarca que "no son razones de salud pública en España las que han motivado la cancelación del Mobile World Congress". El Gobierno "lamenta la decisión", comunicada de manera oficial en la mañana de este jueves a través del consejero delegado y el director general de GSMA, John Hoffman y Mats Granryd, en una rueda de prensa conjunta en Barcelona con los representantes de las administraciones públicas y de la Fira de Barcelona.

También el Ejecutivo se "felicita" por el anuncio de GSMA de "mantener su compromiso" de"seguir celebrando esta importante cita en Barcelona en las siguientes ediciones". Es una inmejorable noticia para la Ciudad Condal, para Cataluña y para España". E insiste: "Con la información disponible hoy y de acuerdo con los expertos, el Gobierno entiende que no hay razones de salud pública para no celebrar eventos de este tipo en nuestro país. España cuenta con un Sistema Nacional de Salud de atención universal, reconocido a nivel internacional, que ofrece plenas garantías sanitarias en situaciones como la actual".

Alta de los repatriados

En estos últimos días, y mientras se sucedían las bajas de empresas ante el brote de coronavirus, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha venido lanzando ese mismo mensaje: que España estaba y está preparada para afrontar esta epidemia mundial, por la que no hay ningún muerto en nuestro país.

El Ejecutivo defiende en su comunicado, como hiciera en estas horas Calvo, que "ha seguido en todo momento las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que a día de hoy no ha establecido restricciones en el movimiento de personas y mercancías". Además, añade que "así se lo ha transmitido a los organizadores de este evento", que no había pues problema para que el congreso se celebrara. Un evento mundial cuya anulación tiene un fuerte impacto económico: 500 millones de euros y unos 15.000 empleos perdidos.

El Ejecutivo recalca que había trasladado a los organizadores que no había alerta nacional, así que la cancelación se debe a "otras razones"

La Moncloa recuerda que se han confirmado solo dos casos positivos de coronavirus en pacientes que permanecen asintomáticos y que se contagiaron fuera de España. Uno, un turista alemán que contrajo la enfermedad en su país y que está en La Gomera, y otro, un británico residente en Mallorca que se infectó en Francia. "Hoy mismo una veintena de ciudadanos españoles procedentes de Wuhan han recibido el alta médica en el hospital Gómez Ulla, de Madrid, donde han permanecido en cuarentena. No hay ninguna otra incidencia y el nivel de alerta en España se considera bajo", precisa la nota. El subrayado de la Moncloa no es baladí. Si se hubiera declarado una alerta nacional, GSMA podría haberse escudado en ella para no pagar las indemnizaciones correspondientes por la anulación del cónclave. No en vano, este jueves Hoffman advirtió de que no habrá compensaciones porque la cancelación se debe a una causa de "fuerza mayor". Este mismo jueves, Calvo descartaba que el adiós del MWC se deba a una alerta nacional, sino a "otras razones" que no quiso especificar.

El Gobierno intenta mantener el Mobile en Barcelona en futuras ediciones tras el fiasco

Finalmente, el Gobierno proclama que los responsables sanitarios seguirán "trabajando para ofrecer todas las garantías necesarias en materia de salud pública". También agradece a los organizadores y a todas las autoridades implicadas en la celebración del Mobile su "tarea y empeño" para que el evento continúe siendo el más importante del sector a escala mundial "y reitera su propio compromiso para conseguir que así sea durante los próximos años".

El Ejecutivo de coalición, y Pedro Sánchez en particular, ha manifestado su apoyo al Mobile, para que siga acogiéndolo la capital catalana y no otra ciudad española. La presidenta de la Comunidad de Madrid, la popular Isabel Díaz Ayuso, de hecho, intentó arrebatárselo a Barcelona, pero la organización se dijo satisfecha con el trato dispensado por la Ciudad Condal y, antes del brote de coronavirus, manifestó su apuesta por ella. La semana pasada, en la 'Agenda para el reencuentro' que Sánchez entregó al 'president', Quim Torra, en su reunión en el Palau de la Generalitat, figura un "apoyo decidido" del Gobierno al Mobile World Congress. Es el punto 24 de los 44 de los que se compone el texto.

El Gobierno intenta mantener el Mobile en Barcelona en futuras ediciones tras el fiasco

En la misma línea que la Moncloa y Calvo se pronunció el vicepresidente segundo y líder de Podemos, Pablo Iglesias, a su llegada a la Comisión de Derechos Sociales del Congreso: "El Gobierno ya ha dejado claro que no había ninguna situación de alarma sanitaria que justificara la cancelación y ha trabajado en coordinación permanente con el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat", subrayó Iglesias, que manifestó que en el Ejecutivo, no obstante, están "contentos" de que Barcelona siga siendo la sede de la feria en 2021, informa EFE. Misma argumentación empleó esta mañana en la COPE la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. El sistema sanitario es "excelente", dijo, por lo que no había riesgos que aconsejaran la caída del MWC. "Respetamos las decisiones, pero son las empresas las que lo tiene que explicar, no el Gobierno", alegó por su parte la titular de Industria, Reyes Maroto. Para la ministra, el Gobierno ha actuado de manera "excepcional" y con "total transparencia".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios