3.000 INCIDENCIAS EN CINCO AÑOS

El coste de los retrasos del AVE (Renfe): 30 millones de euros en cinco años

Desde 2017, AVE ha duplicado el número de indemnizaciones a sus viajeros por retraso, hasta llegar en su último ejercicio a los cinco millones con 1.447 trenes afectados

Foto: En cinco años ha tenido averías en 6.600 trenes. (EFE)
En cinco años ha tenido averías en 6.600 trenes. (EFE)

Casi 30 millones de euros en cinco años. Esta es la factura que ha tenido que pagar Renfe en indemnizaciones a los pasajeros que han sufrido retrasos en viajes de AVE. Concretamente, 29,8 millones desde 2014, casi lo mismo que va a invertir el Gobierno este año en la atención de los menores no acompañados o que el presupuesto para toda la isla de Formentera.

En total, se han registrado en ese tiempo 3.000 incidencias susceptibles de indemnización (aquellos retrasos superiores a los 15 minutos). La línea con más problemas —y por tanto la más cara— es la de Madrid - Barcelona (directa o con paradas en Zaragoza y Figueres). Hasta un tercio del total se va a compensar a los viajeros de esta línea, que sufrió en este tiempo 705 retrasos. Solo en 2019, hubo que indemnizar con 1,7 millones de euros a usuarios afectados por 48 retrasos en este trayecto, aunque fue menos que en 2018, cuando se gastó 2,2 millones a causa de 95 incidencias.

Los viajes de Madrid a Barcelona y Sevilla son los que más incidencias registran

La siguiente línea más cara es la de Madrid-Sevilla, que en un lustro ha provocado 4,2 millones de coste en compensación por 480 incidencias relacionadas con las operaciones o con el material. Ambas son las líneas con más frecuencia y viajeros al año, así como los billetes más caros, por lo que la compensación es mayor.

Además, se han visto afectados por retrasos 6.636 trenes en cinco años en toda la infraestructura de Renfe: entre tres y cuatro al día.

Estos datos han sido facilitados por el Gobierno como respuesta a una pregunta planteada el diputado de EH Bildu Jon Iñarritu, a la que ha tenido acceso este periódico. Es la primera vez que el organismo público facilita esta información, que otras veces han negado cuando se ha solicitado por el portal de Transparencia. Alegaban que podían ocasionar un perjuicio a los "intereses económicos de comerciales" de la empresa por ser “susceptible de utilización para dañar la imagen de un operador en beneficio de otro”, a pesar de que hasta este año no ha tenido competencia en este tipo de transporte.

El doble de indemnizaciones en 2017

En líneas generales, el año que más ha pagado el Estado a afectados por la impuntualidad de la operadora de trenes fue 2017, cuando gastó 7,4 millones de euros, un 145% más que el año anterior. También ese año se duplicaron los minutos de espera por parte de los viajeros —pasaron de esperar un total de 9.500 minutos durante todo el año en las distintas estaciones de AVE a 18.025 minutos— y el número de incidencias (de 304 a 555), aunque el número de viajes apenas aumentó.

Renfe no había hecho públicos antes los datos porque podía "dañar la imagen" de la operadora respecto a posibles competidores

Según explicó Renfe entonces, este aumento de más del doble respecto a 2016 se debió a que ese año adoptaron un "compromiso voluntario de puntualidad" que suponía ampliar las indemnizaciones por impuntualidad a más supuestos que no estaban incluídos.

De los datos se deprende también que la línea con más problemas es la que une Madrid y Castellón pasando por Valencia, que llega a los 40 minutos de espera media, frente a los 17 de Madrid-Toledo o los 23 de Madrid – Valladolid.

Renfe considera ‘incidencias’ las que superan los 15 minutos de retraso respecto a la hora de llegada prevista, en cuyo caso devuelve el 50% del importe del billete; o por encima de los 30 minutos, cuando devuelve la totalidad. El coste de cada tren impuntual es distinto de una línea a otra. Por ejemplo, cada minuto indemnizable de la línea Barcelona – Málaga/Sevilla ha supuesto de media 2.435 euros de compensación, mientras que los del trayecto Zaragoza-Sevilla se pagaron a 10,29 euros por minuto de retraso, al tener una afluencia de público menor o menos número de reclamaciones. Es decir, cada minuto dee retraso de la primera línea afecta a mucha más gente que en la segunda, por lo que las compensaciones por viaje son mayores.

Además, como señala Facua, sólo un reducido número de viajeros acaba reclamando por las dificultades que pone Renfe al proceso: únicamente puede exigirse una indemnización pasadas 24 horas desde que el tren llega a su destino, y no en la misma estación, lo que hace que muchos desistan de exigir la compensación.

Fin del monopolio

2019 ha sido para Renfe el último año sin rivales sobre las vías. Y no ha sido un buen año: obtuvo un beneficio de 86 millones, un 30% menos que en 2018, aunque tuvo más ingresos: 4.000 millones en total (un 1,1% más).

Hace unos días, Renfe lanzaba Avlo, su marca Low Cost de alta velocidad con la que espera mantenerse como líder del sector el año en el que pierde el monopolio. A partir de ahora, Adif podrá decidir qué trenes elige para hacer uso de su infraestructura, en función de la rentabilidad y el servicio a los usuarios.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios