Es noticia
Menú
Vodevil político en Valdeiglesias: alcaldesa del PP, asesor de Podemos, Gobierno roto
  1. España
LA ALCALDESA LES ACUSA DE INDISCIPLINADOS

Vodevil político en Valdeiglesias: alcaldesa del PP, asesor de Podemos, Gobierno roto

Dos concejales abandonan el PP porque denuncian que un exmiembro del partido de Pablo Iglesias se ha hecho con el control del ayuntamiento y amenazan con apoyar al PSOE

Foto: Ayuntamiento de San Martín de Valdeiglesias.
Ayuntamiento de San Martín de Valdeiglesias.

La alcaldesa de San Martín de Valdeiglesias, Mercedes Zarzalejo, del PP, tiene un gallinero descontrolado en su ayuntamiento. El pasado 29 de diciembre, dos de sus seis concejales se pasaron al grupo de no adscritos. Eran José Luis Sánchez y Julio Hernández. Lo hicieron justo dos meses después de renunciar a sus competencias. Ambos tomaron la decisión de alejarse de sus cargos, según explican, después de aguantar durante meses las presiones que ejercía sobre ellos el responsable de Protocolo y Redes Sociales del consistorio, José Castro. Los críticos señalan que el hombre está ahí por decisión de la alcaldesa, que le metió a dedo, a pesar de que es simpatizante de Podemos en este pueblo madrileño de 8.000 habitantes.

Oficialmente, Castro es el único asesor contratado por el ayuntamiento del PP, que solo tiene derecho por su tamaño a contratar a una persona de confianza. El cargo, responsable del protocolo del consistorio, efectivamente fue uno de los fundadores de Podemos en el pueblo el 30 de julio de 2014, según consta en el acta a que ha tenido acceso El Confidencial, extremo que no impidió que se encargara de dirigir la campaña electoral que llevó a Zarzalejo hasta su actual puesto. Los ediles díscolos critican además que Castro es la actual pareja de la alcaldesa, extremo que la primera edil se niega a confirmar. "Nunca hablo de mi vida privada", responde la presidenta de la corporación. Tanto Sánchez como Hernández han acusado a Castro de ejercer funciones que están fuera de su competencia, de tener en la práctica un poder que está muy por encima del reservado a su puesto de asesor e incluso de grabar a los ediles con su móvil.

La alcaldesa acusa a Hernández de tapar una escatológica infracción cometida por un familiar en la piscina municipal. El edil niega la acusación

"Si alguien entra al consistorio y no están los concejales, pues le pregunta a quien primero ve, que a veces es Castro", justifica la alcaldesa, que defiende que la designación del cargo de confianza fue avalada en votación por todos los miembros del Gobierno municipal. "La comunicación en las redes sociales durante la campaña fue clave para nuestra victoria electoral y por eso todos los concejales votaron que Castro fuera el único asesor que puede contratar el ayuntamiento", argumenta Zarzalejo, que achaca la "animadversión" de Sánchez y Hernández a episodios anteriores.

En concreto, la alcaldesa acusa a Hernández de tapar una escatológica infracción cometida por un familiar en la piscina municipal, a pesar de ostentar la jefatura de Seguridad del ayuntamiento. El edil niega tajantemente la acusación. "Él era el concejal del ramo y lo tapó; yo eso no lo consentía", insiste la presidenta de la corporación municipal, que también acusa a la esposa del mismo concejal de airear en las redes un desorbitado gasto que el Gobierno local detectó nada más llegar, extremo que también niega Hernández. "Descubrimos un gasto de 178.000 euros en el servicio de recogida de perros abandonados que estamos investigando y que implicaría a un familiar de un exconcejal socialista, pero nosotros entendíamos que sacar eso a la luz pública no era lo que había que hacer", afirma.

Un clima de crispación

Las discrepancias entre ambas partes han llegado hasta Génova, el cuartel general del PP. Los dos concejales díscolos y su compañera Esther Blázquez —que aún se mantiene como edil adscrita al PP— remitieron el pasado octubre una carta a la sede central del partido en la que denunciaban que el asesor de la alcaldesa estaba generando un "clima de crispación y desconfianza" en el equipo de gobierno, que ellos estaban dispuestos a "ser leales" y seguir apoyando a la presidenta de la corporación solo si Castro salía del ayuntamiento y era sustituido por otra persona que no se entrometiera en las competencias de los ediles y que para ello reclamaban la intervención de la ejecutiva.

placeholder Mercedes Zarzalejo, alcaldesa de San Martín de Valdeiglesias.
Mercedes Zarzalejo, alcaldesa de San Martín de Valdeiglesias.

Zarzalejo se negó en redondo frente a sus superiores a relevar a Castro, recordó que lo votaron todos los concejales y que la victoria electoral fue gracias a su actuación como responsable de campaña y redes sociales. La misiva que llegó a Génova provocó la intervención de Belén Barbero, coordinadora de la zona y alcaldesa de Colmenar de Arroyo, otra localidad madrileña. Barbero, sin embargo, según explican los ediles Hernández y Sánchez, se limitó a recordarles que lo principal era que el PSOE no gobierne la localidad, pero no se mojó sobre el problema que distanciaba al equipo de gobierno.

La decisión de los dos ediles populares de irse del partido ha provocado que el Grupo Socialista pase a tener la mayoría del pleno: 6 concejales frente a 4

La decisión de los dos ediles populares de irse del partido ha provocado que el Grupo Socialista pase a tener la mayoría del pleno: seis concejales frente a los cuatro en los que se quedó el PP tras la salida de Sánchez y Hernández. El empate a seis escaños que salió de las pasadas elecciones municipales se decantó a favor del PP tras los comicios gracias al voto del único edil independiente, Javier Romero, que decidió dar el Gobierno local a los populares. A pesar de la actual situación de mayoría socialista, los dos concejales no adscritos entienden que no pueden votar a favor de una moción de censura contra la alcaldesa porque no se lo permite la ley antitransfuguismo, una situación que aboca al PP a seguir gobernando en minoría este ayuntamiento situado a 80 kilómetros al oeste de Madrid.

Los dos ediles no adscritos han decidido ahora dar un ultimátum a la alcaldesa y mantener con ella una última reunión con el fin de encauzar las aguas. Si Zarzalejo cede y expulsa a su asesor y pareja, ellos aseguran que volverían a apoyar al partido. De lo contrario, prevén hacer una oposición encubierta dentro de los plenos del consistorio que les llevaría a decantar todas las votaciones a favor del PSOE, que se encontraría con una mayoría no lograda en las urnas pero sin en la alcaldía. Los concejales díscolos no descartan tampoco emprender acciones judiciales. La alcaldesa ya inició algunas contra ellos.

La alcaldesa de San Martín de Valdeiglesias, Mercedes Zarzalejo, del PP, tiene un gallinero descontrolado en su ayuntamiento. El pasado 29 de diciembre, dos de sus seis concejales se pasaron al grupo de no adscritos. Eran José Luis Sánchez y Julio Hernández. Lo hicieron justo dos meses después de renunciar a sus competencias. Ambos tomaron la decisión de alejarse de sus cargos, según explican, después de aguantar durante meses las presiones que ejercía sobre ellos el responsable de Protocolo y Redes Sociales del consistorio, José Castro. Los críticos señalan que el hombre está ahí por decisión de la alcaldesa, que le metió a dedo, a pesar de que es simpatizante de Podemos en este pueblo madrileño de 8.000 habitantes.

Campañas electorales
El redactor recomienda