REPRUEBA EL ENCUENTRO CON QUIM TORRA

Casado pide al PP armarse para gobernar: "Sánchez es rehén del independentismo"

El líder de los populares traslada a los suyos el mensaje de que deben estar listos como alternativa a un Gobierno "que ya no engaña a nadie" y que funciona "con respiración asistida"

Foto: Pablo Casado presidente la reunión del grupo parlamentario del PP en el Congreso. (EFE)
Pablo Casado presidente la reunión del grupo parlamentario del PP en el Congreso. (EFE)

El presidente del PP reunió a su grupo parlamentario este jueves al mediodía, mientras Pedro Sánchez se reunía con Quim Torra en el Palau de la Generalitat para mandar un mensaje claro a sus filas: el partido está “dispuesto y preparado” para ser la alternativa, y debe estar listo para tomar el relevo al frente del Gobierno cuanto antes. Pablo Casado no dudó en reiterar que Sánchez es “un presidente en busca de su supervivencia” y que el Gobierno de coalición “no engaña ya a nadie”: “Es incompatible ser rehén del independentismo y al mismo tiempo defender los intereses generales de España”, zanjó.

El líder de los populares aseguró ante sus filas que el Ejecutivo funciona “con respiración asistida” e insistió en que Sánchez “va poco a poco derribando líneas rojas que nadie había traspasado hasta el momento”. Casado dejó claro que su partido es el “más preparado y experimentado” para mejorar la vida de los españoles y pidió a sus diputados “trabajar muy duro” para dar la tranquilidad a la ciudadanía de que “cuando los socios decidan dejar de sostener a Sánchez”, el PP estará ahí.

El presidente del PP, Pablo Casado. (EFE)
El presidente del PP, Pablo Casado. (EFE)

Reprobó en varias ocasiones el encuentro mantenido entre el presidente y Torra, “va a rendir peitesía a una persona inhabilitada y es recibido como un visitante extranjero en el Palau”, aseguró, tras recordar la querella que su formación interpuso ayer mismo contra Torra por usurpación de funciones públicas, entendiendo que en el momento en el que el president quedó inhabilitado y sin escaño, perdió de inmediato su condición institucional al frente de la Generalitat.

“Esta reunión es una estación más en la escapada que el PSOE ha emprendido desde el bloque constitucionalista en el que estamos nosotros a las tesis independentistas”, continuó el presidente del PP, insistiendo en que la única pretensión de Sánchez hoy por hoy es “complacer a sus socios”. Puso como ejemplo el anuncio de Lola Delgado como nueva fiscal general del Estado, las posibles cesiones que se podrían hacer a los independentistas condenados a través de la reforma del código penal anunciada por el jefe del Ejecutivo, o la pretensión del nuevo Gobierno de “desjudicializar” la política, en lo que el PP considera un ataque de lleno a la independencia de poderes.

Más allá del ausnto catalán, Casado dibujó el panorama ante el inicio de la XIV legislatura —inaugurada por el Rey este mismo lunes— pidiendo a los suyos “combatir la pretensión de Sánchez de hacer pasar por progresista la insolidaridad del independentismo”, e impedir “que arrebaten al PP las grandes banderas” que atesoran desde hace años.

Aseguró que las siglas populares representan la “igualdad” entre españoles por ser el partido “que da empleo”, aprovechando para alertar de la desaceleración económica que está por llegar y que, a su juicio, aumentará con medidas del nuevo Gobierno como la derogación de la reforma laboral.

Dejó claro que sus diputados se emplearán a fondo en la Cámara legislativa para frenar cualquier subida de impuestos o acción intervencionista en los sistemas productivos, “que puedan actuar como parón en la rueda económica y afectar a los de siempre, a los más desfavorecidos”.

Se refirió a la situación de los agricultores españoles —que ayer mismo volvieron a las calles y a manifestarse ante el Ministerio— dejando claro que no protestan “por capricho”, sino que “su indignación ha estropeado el cuento de la lechera de la izquierda”, criticando que el Gobierno “se llene la boca hablando de despoblación” y que no tengan recetas para dar soluciones: “No saben negociar la política agraria común ni la imposición de aranceles. Ofenden a los países que luego pasan la factura a los más débiles”, criticó.

Sobre lo que no se pronunció Casado, a pesar de la expectación que existe, fue del posible adelanto electoral en el País Vasco y tal vez también en Galicia. Y, especialmente, acerca del acuerdo con Ciudadanos para ambos procesos electorales en una lista conjunta.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios