El búnker de la Cañada Real en el que tres toxicómanos perpetraban secuestros exprés
  1. España
NO SE DESCARTA QUE HAYA MÁS VÍCTIMAS

El búnker de la Cañada Real en el que tres toxicómanos perpetraban secuestros exprés

Los tres se encuentran en prisión provisional por detención ilegal y robo con violencia, a lo que se suma un intento de fuga de la Policía en Getafe

Foto: El poblado madrileño de la Cañada Real es el mayor supermercado de heroína de España. (EFE)
El poblado madrileño de la Cañada Real es el mayor supermercado de heroína de España. (EFE)

Medianoche del 10 de diciembre. Un hombre sale conduciendo del Centro de Transportes de Madrid (CTM) y le cortan el paso. Antes de entender qué ocurre, otros dos sujetos se suben a su vehículo y le ponen una navaja delante. No tiene capacidad de reacción: los tres toxicómanos se muestran agresivos y le atan con bridas de pies y manos. Cualquier atisbo de enfrentamiento acaba en golpes. Cualquier intento de negociar acaba con amenazas de muerte.

Sus raptores le llevan hasta la Cañada Real, le quitan sus pertenencias y lo encierran en una chabola durante unas cinco horas. Transcurrido ese tiempo, le meten otra vez en su coche y ponen rumbo a cajeros de Villalba y Getafe, donde le obligan a sacar alrededor de 3.000 euros. La ruta termina 24 horas después del asalto en el CTM. Le abandonan con su vehículo en Torrejón de Ardoz, le recuerdan que tienen sus datos personales y se despiden con una promesa: si habla, volverán a por él.

Foto: Imagen de archivo de varios agentes de la Policía Nacional.

Este es uno de los secuestros exprés que investiga el grupo de Robos con Violencia de la Comisaría de la Policía Nacional de la Villa de Vallecas. Los agentes cuentan con fotografías en las que se ve a la víctima con un ojo amoratado sacando dinero de los cajeros de Villalba y Getafe, grabaciones en las que también aparece uno de los toxicómanos a cara descubierta. Pero la pista definitiva llegó a los pocos días: mientras investigaban los hechos, los agentes se encontraron entonces con un suceso similar.

El segundo asalto se remonta al 13 de diciembre, cuando un hombre cruzaba andando la Cañada Real y dos toxicómanos se lanzaron a por él. Conforme le fueron robando todo lo que llevaba encima, se dieron cuenta de que tenía un coche aparcado en un lugar cercano y descartaron soltarle. La segunda víctima acabó así en el mismo lugar que la primera: la chabola de la Cañada Real que sus raptores utilizaban como fumadero y que se encuentra junto a una casa destartalada. Antes de encerrarle, también le desnudaron.

Foto: Imagen de una familia del Polígono Sur.

Los primeros indicios apuntan a que pasó 36 horas en esa especie de búnker. En esta ocasión, los toxicómanos no fueron a buscarle, sino que se llevaron su coche y comenzaron a conducir por la Comunidad de Madrid, recorrido que llegó a su fin después de que la Policía les diese el alto en Getafe. En lugar de detenerse, trataron de darse a la fuga y acabaron detenidos. Mientras tanto, su segunda víctima encontraba una pala en la chabola y cavaba un túnel para escapar.

Tras salir del zulo, el hombre se dirigió hasta una gasolinera cercana y pidió ayuda. Los agentes de la Comisaría de Villa de Vallecas no tardaron en relacionar la declaración de este hombre con el primer secuestro exprés, así como con el intento de fuga de Getafe. Aunque para entonces ya les habían soltado por este último suceso, la Policía Nacional desplegó a sus agentes por la zona de la Cañada Real y vigilaron de cerca la chabola. En cuestión de horas, los tres sospechosos tenían las esposas puestas.

Fuentes de la investigación explican a El Confidencial que se trata de dos hombres y una mujer, todos de nacionalidad española y toxicómanos. En el caso de la segunda víctima, solo dos de ellos se abalanzaron sobre ella en un primer momento, pero antes de que le encerraran en la chabola, el hombre asegura que vio a otro. Sobre por qué le dejaron 36 horas encerrados, la Policía sospecha que lo ocurrido en Getafe les impidió seguir el mismo plan que con el primero.

Los tres se encuentran ahora en prisión provisional por detención ilegal y robo con violencia, a lo que se suma el intento de fuga de la Policía en Getafe. Pese a ello, la investigación sigue en marcha: los agentes no descartan que haya más víctimas que hayan decidido no hablar por temor a represalias, sospecha que se ve reforzada por la posibilidad de que en otras ocasiones hayan atacado a toxicómanos de la Cañada Real. "Entre ellos suele ser habitual que busquen ajustar las cuentas sin acudir a la Policía", resumen fuentes de la investigación.

Secuestros Policía Nacional
El redactor recomienda