PABLO LUCAS, el favorito

La renovación del CGPJ se aplaza a verano: el PP ve "inaceptables los trágalas" del Gobierno

Pedro Sánchez ha decidido imponer "unas condiciones" —Delgado, reforma de la sedición— por las que el PP no está dispuesto a pasar. "Al menos por ahora", aseguran desde Génova

Foto: El CGPJ deberá esperar para ser renovado. (EFE)
El CGPJ deberá esperar para ser renovado. (EFE)

La renovación del Consejo General del Poder Judicial tendrá que esperar. Por lo menos "hasta el verano", según fuentes autorizadas del PP que deben protagonizar los contactos. En Génova, se ven todos los movimientos del Gobierno en el campo de la Justicia —el nombramiento de Dolores Delgado, la reforma del Código Penal o la derogación de leyes de la época marianista— como un "trágala inaceptable" en estos momentos. El bloqueo, por tanto, seguirá por lo menos hasta el verano. Las mismas fuentes del PP insisten en que el partido "no se cierra a la negociación" para renovar el CGPJ, pero "en estos momentos es imposible" y no han comenzado aún los contactos formales.

Entienden desde Génova que no solo no ha habido un "mínimo" gesto —más allá del perfil elegido como ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, cuyo talante y aptitudes sí son reconocidos por los populares— sino que Pedro Sánchez ha decidido imponerles "unas condiciones" por las que el PP no está dispuesto a pasar. "Al menos por ahora", aseguran.

El PSOE acusa a los populares de no querer renovar el máximo órgano de los jueces y en Génova responden que "Sánchez ni siquiera ha llamado aún a Pablo Casado, ni para negociar esto ni para ningún otro tema. No se puede decir esto mientras nos desayunamos un lunes con el nombramiento como fiscal general de una ministra reprobada por el Parlamento o se anuncia el desmontaje de todas las leyes de nuestra responsabilidad de los últimos años".

Para el PP, al nombramiento de Dolores Delgado hay que sumar el anuncio de la reforma del Código Penal para rebajar el delito de sedición "como pago al apoyo de ERC". Pero, además, se ve como una afrenta que en esa reforma se incluya también la posible derogación de la prisión permanente revisable, uno de los estandartes del PP en materia penal durante el mandato de Rajoy, o la reforma del artículo 324 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que hace referencia a la instrucción, su plazo y sus posibles prórrogas, que permitiría prolongar la instrucción de las causas. Esto afectaría, por ejemplo, a la Púnica, que permitiría tener varios años bajo la lupa de los jueces y de los medios a antiguos dirigentes populares como Esperanza Aguirre, Cristina Cifuentes o Ignacio González.

El "error" de Vox al anunciar que negociará

Desde las fuentes de Génova consultadas se insiste en que, pese a "los trágalas del Gobierno", habrá que negociar en el medio plazo y por primera vez se reconoce que se tendrá que contar con un nuevo actor, Vox. Para el PP, la formación de Santiago Abascal ha cometido un error estratégico al admitir que está dispuesta a entrar en el juego de reparto de cuotas. Pese a que en su programa llevaba lo contrario, Vox ha abierto la puerta a negociar con el PSOE el reparto si este estuviera dispuesto a levantar el 'cordón sanitario' y sentarse a hablar con ellos.

"Aún no ha habido ni un solo contacto con Vox" desde el PP, que considera "un error estratégico anunciar que está dispuesto a negociar las cuotas"

Iván Espinosa de los Monteros aseguraba que el partido no renuncia a proponer a sus propios candidatos "mientras se mantenga el actual sistema", tanto para el CGPJ como para el resto de instituciones aún pendientes de renovar. "Tendremos que negociar con el sistema que existe. Es un sistema que no nos gusta e impulsaremos una reforma, pero mientras el sistema esté en vigor, tendremos que participar en él y naturalmente que negociaremos".

El PP asegura que "aún no ha habido ni un solo contacto con Vox" sobre este tema, pero "es un error estratégico haber anunciado que está dispuesto a negociar las cuotas: en el futuro, cuando haya que sentarse, nos habría puesto en una situación más comprometida si se hubiera mantenido fuera de la ecuación, como hizo en el pasado Ciudadanos".

Lo cierto es que tanto populares como socialistas ya cuentan con los mimbres necesarios para impulsar, a nivel técnico, la renovación de los dos órganos, tanto el Consejo como el Tribunal Constitucional. La experiencia frustrada hace meses ha servido de cimiento y la intuición por ambas partes es que no habrá grandes enfrentamientos con la composición.

El favorito, Pablo Lucas

En el caso del CGPJ, la mayor dificultad está en encontrar una persona de consenso para la presidencia. Se barajan ya algunos nombres, como el del magistrado Pablo Lucas. De tendencia progresista, Lucas fue el ponente de la resolución de la Sala Tercera que avaló la exhumación de Franco. No es visto con malos ojos desde el sector conservador.

El favorito es Pablo Lucas, progresista y ponente de la resolución que avaló la exhumación de Franco. No es mal visto por el sector conservador

Otro de los nombres que suenan es el de la magistrada de Jueces para la Democracia Ana Ferrer. El respaldo a su candidatura podría verse afectado, sin embargo, por la vinculación del PSOE con ERC, ya que la jueza formó parte del tribunal que condenó por unanimidad a los políticos catalanes por sedición. Más allá de los candidatos, la pugna estará en acordar un equilibrio de fuerzas que satisfaga a todos. El actual Consejo cuenta con mayoría conservadora y se dará la vuelta con su renovación. El PP luchará por mantener nueve vocales de un total de 20.

En cuanto al Tribunal Constitucional, son cuatro los magistrados que deben sustituirse. El equilibrio está aquí en un dos a dos que los de Pedro Sánchez intentarán rebajar con un candidato como Carlos Lesmes. Este TC renovado tendrá sobre la mesa uno de los asuntos más sensibles: los recursos contra la resolución del ‘procés’.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios