PIDE A ERC "SEPARAR" LOS PGE DE CATALUÑA

Calvo refleja tensión con Redondo: Moncloa "no tiene gestión; Vicepresidencia, sí"

La vicepresidenta primera se reivindica frente al Gabinete del jefe del Ejecutivo, porque ella coordina a todos los ministros, vela por la garantía jurídica y frena o impulsa iniciativas para el Consejo

Foto: La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, en la presentación de la Escuela Feminista Elena Arnedo, este 1 de febrero en Ferraz. (EFE)
La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, en la presentación de la Escuela Feminista Elena Arnedo, este 1 de febrero en Ferraz. (EFE)

En el PSOE llevaba meses circulando la tesis de la mala relación de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y del director de Gabinete del presidente del Gobierno, Iván Redondo. Ambos son los pilares de Pedro Sánchez. Él, como jefe de su equipo en la Moncloa, y ella, como coordinadora de todo el Ejecutivo y gestora de los encargos más complejos y delicados. Pero esos roces no habían sido apuntados por sus protagonistas.

Sin embargo, este domingo, en una entrevista en 'El País', Calvo sí dejaría al descubierto una cierta tensión con Redondo, aun sin citarlo expresamente. No obstante, desde el entorno más próximo de esta niegan rotundamente que exista y subrayan que hablar de que se admiten discrepancias entre ambos es una interpretación "falsa y torticera". La número dos, de cualquier modo, sí puntualiza en esa entrevista que son dos esferas distintas de poder, pero que la gestión y coordinación del Gobierno es su competencia. En ella, la número dos también advierte a ERC de que ha de "separar" los Presupuestos del Estado de la política catalana.

El diario pregunta a la vicepresidenta cómo funciona ahora la Moncloa —ella comparte espacio físico con Sánchez y su Gabinete, su despacho está en el complejo presidencial— desde que Redondo ha ampliado sus funciones. "A veces hay cosas que parecen una novedad y no lo son. Hace falta pedagogía. Presidencia [del Gobierno] es una cosa y el Ministerio de [la] Presidencia, que llevo yo, es otra. Presidencia no tiene gestión; Vicepresidencia, sí. Yo me ocupo de la coordinación del Gobierno, preparo el Consejo de Ministros. En mis manos está decir lo que se para, lo que no veo claro, lo que tiene garantía jurídica. Cuando hay varios ministerios que discrepan, decido quién tiene la razón". Esa es la literalidad de lo que afirma.

"Yo me ocupo de la coordinación del Gobierno, preparo el Consejo de Ministros. En mis manos está decir lo que se para, lo que no veo claro", subraya


Calvo, por tanto, se reivindica frente a Redondo, primer secretario de Estado y quien ha ganado espacio desde la configuración del Ejecutivo de coalición, hasta el punto de que los medios le han situado como 'quinto vicepresidente' o 'ministro 23'. Él es la mano derecha de Sánchez, el hombre sobre el que pivota toda el armazón del Gabinete, muy amplio. Sus poderes son mayores a los de cualquiera de sus antecesores recientes. Es cierto que muchas de las funciones que figuran en el real decreto de estructura de la Presidencia del Gobierno ya las ejercía, pero ahora están sobre el papel. A su cargo está la Secretaría General, que dirige Félix Bolaños —otro de los hombres imprescindibles para Sánchez—, la Dirección Adjunta del Gabinete —que conduce el sevillano Paco Salazar—. Y él mismo, Redondo, comanda el Comité de Dirección, él organo de asistencia y coordinación de la Presidencia, en el que se sientan Bolaños como número dos, Salazar y el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver. Además, de Redondo cuelga una oficina de nueva creación, la de Prospectiva y Estrategia de País a Largo Plazo.

"Tiene un estatus diferente"

Lo que viene a expresar Calvo es que Moncloa puede conducir la estrategia, pero quien lleva la coordinación de los 22 ministerios es ella. Y es que la vicepresidenta primera es además ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, y como tal es quien preside, en efecto, la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios, que es la que prepara los temas que van al Consejo de Ministros. El órgano que filtra y frena y que da el sello de conformidad jurídica de los acuerdos que se llevan a la reunión semanal del Ejecutivo. Es Calvo, por tanto, la que resuelve en las disputas entre ministerios, aunque lógicamente la última palabra la tiene Sánchez.

"Ellos [el Gabinete] han reordenado sus esquemas de trabajo. Yo de los nuestros no he dado noticia pública [...]. Me gustan la austeridad y la discreción"

El rotativo le pregunta asimismo de quién depende la política de comunicación, muy cuestionada por los informadores y controvertida por las idas y venidas y por el hermetismo. "De Presidencia, no de este ministerio", responde ella. "El presidente tiene un estatus diferente. Él tiene asesores, su Gabinete, un 'staff'. Ellos han reordenado sus esquemas de trabajo. Yo de los nuestros no he dado noticia pública. Yo me ocupo también de las relaciones con las Cortes, así que tengo una cierta transversalidad política en el sentido de lo que se lleva al Consejo de Ministros y de lo que se propone para el calendario legislativo. A mí me gustan la austeridad y la discreción. Y luego tengo la memoria democrática, donde habrá grandes planes, con importantes noticias políticas. Y luego las relaciones con las confesiones religiosas, con todas".

Carmen Calvo, seguida de Iván Redondo, director de Gabinete de Pedro Sánchez, y Félix Bolaños, secretario general de la Presidencia del Gobierno, el pasado 12 de enero en la Moncloa. (EFE)
Carmen Calvo, seguida de Iván Redondo, director de Gabinete de Pedro Sánchez, y Félix Bolaños, secretario general de la Presidencia del Gobierno, el pasado 12 de enero en la Moncloa. (EFE)

En esta respuesta se hallaría otra crítica soterrada al equipo de Sánchez. Le afea que haya dado "noticia pública" de la reordenación interna de la Moncloa, cuando ella prefiere la "austeridad y la discreción". La Secretaría de Estado de Comunicación (SEC), que depende orgánicamente de Sánchez y que está tutelada por Redondo, sí dio cuenta de los cambios dentro del Gabinete, e hizo hincapié en que tanto el director como Bolaños y Salazar ganaban peso en la nueva estructura. Del estratega de Sánchez también es la responsabilidad del conocimiento por goteo de los ministros y altos cargos del nuevo Gobierno, táctica que le funcionó en 2018 y también ahora, en 2020, para mantener la tensión informativa durante días.

Calvo, por tanto, subraya que la SEC y la política comunicativa del Ejecutivo no dependen de ella —con José Luis Rodríguez Zapatero o en el primer mandato de Mariano Rajoydependía del Ministerio de la Presidencia—, pero sí las relaciones con las Cortes, lo que le da un carácter transversal a su departamento, y además ahora se ocupa de la memoria histórica (no de Igualdad, que cedió a Unidas Podemos), y mantiene el diálogo con la Iglesia católica y el resto de confesiones religiosas.

Resignificar el Valle de los Caídos

Precisamente la pregunta sobre sus proyectos en memoria apunta una nueva tensión. "Vamos a cambiar algunos conceptos. Y desde luego tenemos que hacer la resignificación del Valle de los Caídos. A lo mejor por la edad, a mí me gusta el trabajo discreto, pero el expediente de la exhumación de Franco lo he llevado yo con la [entonces] ministra de Justicia [Dolores Delgado]. Ha sido un trabajo interesante de negociación con la Iglesia católica. Ahora hay que ver cómo darle un significado adecuado a la democracia a un lugar como el Valle de los Caídos".

Calvo recalca que ella llevó el expediente de Franco y confiesa que la coordinación con los ministros de Unidas Podemos está funcionando "muy bien"

La vicepresidenta recalca, en consecuencia, que la salida del dictador de Cuelgamuros es un tanto suyo y de su equipo —fue básica la labor del subsecretario del Ministerio de la Presidencia, Antonio Hidalgo—, en coordinación con Delgado. No obstante, del expediente siempre estuvo muy cerca Félix Bolaños, como secretario general de la Presidencia del Gobierno. Él también mantuvo contactos con los obispos y con la familia de Francisco Franco, y también condujo todo el operativo logístico de exhumación, que concluyó con éxito. Bolaños, Delgado e Hidalgo, además de Oliver, fueron los representantes del Gobierno aquel día, jueves 24 de octubre de 2019, en el Valle de los Caídos y en el cementerio de Mingorrubio-El Pardo.

En definitiva, la vicepresidenta no haría sino aflorar el malestar que late en el PSOE contra Redondo. Contra quien es visto como un cuerpo extraño en el partido (no es militante), como alguien cuya enorme influencia sobre Sánchez "no es buena", en palabras de un miembro de la cúpula. En la ejecutiva creen que "demasiado ha aguantado ella" y quizá el detonante fue lo que ocurrió el jueves, cuando fue desautorizada por la Moncloa a la hora y media de dejar en el aire la entrevista con Quim Torra. Redondo "chirría" para muchos en el PSOE. "A mí me ha sorprendido mucho [la reflexión de Calvo en 'El País']. Supongo que será porque hay mucha tensión entre ellos y Carmen quiere dar un puñetazo sobre la mesa", observa una ministra.

Tras la publicación de esta información, fuentes de la Vicepresidencia Primera del Gobierno trasladaron a este periódico que quieren dejar bien claro que se está haciendo una "interpretación infundada, falsa y torticera" de las palabras de Calvo. Interpretación, siguieron estas mismas fuentes, que no se corresponde, a su juicio, con la realidad, por lo que no habría ningún problema ni tensión entre la número dos y el jefe de Gabinete de Sánchez.

Fuentes de Vicepresidencia Primera señalan que hablar de tensión entre Calvo y Redondo es una "interpretación infundada, falsa y torticera"

Calvo remarca en la entrevista con el diario de Prisa que el funcionamiento de la coalición con los morados es óptimo, está operando "muy bien". "Hay un mecanismo tradicional de coordinación que es la Comisión de Subsecretarios, que presido yo, los jueves por la tarde. Ahí se ven los acuerdos que trae cada ministerio —señala de nuevo, reivindicándose—. Los ministros de Unidas Podemos han hecho una adaptación bastante rápida. Luego tenemos otra fórmula de coordinación parlamentaria y luego otra informal, que es muy útil: el presidente nos reúne una vez al mes a los cuatro vicepresidentes. Y luego, por supuesto, yo me veo con el vicepresidente segundo [Pablo Iglesias]. En este corto periodo de tiempo ha estado un par de veces aquí en mi despacho bastante rato". El PSOE habría preferido "gobernar en solitario", como siempre dijo, pero las generales del 10-N le arrebataron tres escaños, así que "el único mandato posible es que las izquierdas se entiendan", también ERC, "que no deja de ser una izquierda histórica de España", para evitar así la "locura de terceras elecciones porque las derechas se habían conjurado".

Carmen Calvo preside la primera reunión de la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios del nuevo Gobierno, el pasado 20 de enero. A su derecha, su subsecretario, Antonio Hidalgo. A su izquierda, Iván Redondo. (EFE)
Carmen Calvo preside la primera reunión de la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios del nuevo Gobierno, el pasado 20 de enero. A su derecha, su subsecretario, Antonio Hidalgo. A su izquierda, Iván Redondo. (EFE)

Si hubiera un choque, por ejemplo, entre la vicepresidenta tercera, Nadia Calviño, más ortodoxa en lo económico, y la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de Unidas Podemos, ella se encargaría de "coordinar" el Ejecutivo. "Esto es, sacar adelante el acuerdo. Este país se tiene que acostumbrar a la coalición; si no, no es gobernable, no damos confianza. Los ciudadanos tienen que saber que nos dan los votos y con eso hacemos el trabajo. Yo coordino el Gobierno y hasta ahora la experiencia es la que esperábamos".

No habrá referéndum

La entrevista gira, lógicamente, en torno a Cataluña. Calvo pide a ERC "separar" los dos debates, el de los Presupuestos Generales del Estado de 2020 y lo que ocurra en Cataluña. "Creo que los independentistas, y sin duda ERC, que ayudó a la formación de Gobierno, distinguen lo que ellos hacen en la política nacional y en la catalana. Tienen unos socios de Gobierno en Cataluña, pero en la política española han decidido cosas diferentes". El Ejecutivo está "trabajando" para que las cuentas estén aprobadas antes del verano. Y se pregunta: "¿Por qué no se puede plantear que España tenga Presupuestos aunque ERC tenga que afrontar una situación preelectoral o electoral en Cataluña? Ellos tienen que distinguir la política española de la catalana".

La vicepresidenta desea que haya un acuerdo para Cataluña, no sobre su "ruptura" con España. Avisa de que los separatistas deberán "mover posiciones"

La número dos defiende la entrevista de Sánchez con Quim Torra de este jueves, no hay "ningún problema", porque aunque este no tenga escaño en el Parlament al quedar inhabilitado, sí sigue siendo jefe del Govern. "Ahora lo lógico es que el día 6 el 'president' le diga al presidente Sánchez cómo ponemos en marcha el acuerdo de la mesa de diálogo. Nosotros podemos sentarnos ya en la mesa". Calvo no revela cuál será la propuesta que el líder socialista llevará. Sí que no habrá referéndum. "Ellos [los independentistas] dicen que creen que tienen derecho a la autodeterminación. Nosotros decimos que ese derecho no existe. Dicen que van a proponer la amnistía, que como tal está prohibida en nuestra Constitución. Esos son los límites de ambos. No vamos a aceptar un referéndum de autodeterminación. Lo normal es mover posiciones. También es verdad que ambos partidos dicen cosas diferentes. Y que el intento de autodeterminación ha conducido donde ha conducido".

Solo habrá una consulta en Cataluña, como dice el texto pactado con ERC, si las dos partes llegan a un "acuerdo que dé salida a esta situación, no sobre la ruptura de Cataluña con España". "Eso es muy importante. Ojalá alcancemos ese acuerdo en esa mesa [entre gobiernos]. Vamos a tener que escucharnos. No queremos volver a la casilla de salida, con todo esto en los tribunales otra vez".

Calvo no da detalles de la próxima reforma del Código Penal. Sí insiste en que su discusión no se abordará en la mesa con la Generalitat, sino en las Cortes Generales. Sí precisa que esa modificación saldrá de "un proyecto del Gobierno" que afecta a distintas cuestiones —el 'sí es sí' en los delitos sexuales, la protección de los animales, las agresiones medioambientales—, también a tipos penales que considera "muy anticuados para defender al Estado".

Lo "grave" y lo "asumible"

"Estamos reaccionando con instrumentos que son propios de un país de hace muchos años —señala sobre un posible cambio del delito de sedición—. En otros países europeos es diferente. No tenemos tipos y penas adaptados a una sociedad moderna, que ejerce las discrepancias, las desobediencias, y un montón de situaciones que no están acompasadas. Buscamos poner al día la realidad con la capacidad sancionadora del Estado". Calvo señala que no sabe si "va a beneficiar" a los presos del 'procés', entre ellos Oriol Junqueras, jefe de ERC, pero añade que "lo que tenga que ser grave en la defensa del Estado, será grave" y "lo que tenga que ser asumible por otro modelo de comportamiento de la sociedad española, habrá que homologarlo".

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en el Consejo de Ministros del pasado 14 de enero. (EFE)
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en el Consejo de Ministros del pasado 14 de enero. (EFE)

Respecto a la rectificación sobre la convocatoria de la mesa de diálogo —la Moncloa primero aseguró que se aplazaba hasta después de las elecciones catalanas y la constitución del nuevo Govern, luego, tras la presión de ERC, dijo que se ofrecía a sentarse antes de los comicios—, Calvo lo atribuye a un malentendido. El Gobierno interpretó, tras escuchar a Torra anunciar el adelanto de las autonómicas, sin fecha, que la legislatura estaba "acabada". Pero los republicanos le aclararon que "continúa" porque no están convocadas.

La número dos niega un cambio de discurso del Gobierno. El PSOE tomó una "decisión importante" y hacer un "ejercicio de realidad" tras el 10-N

La vicepresidenta niega que haya habido un cambio de discurso del Gabinete respecto a Cataluña tras las generales del 10-N. "Se refiere usted al partido, no al Gobierno", precisa, cuando el Ejecutivo es del PSOE en coalición con los morados. De nuevo, remarca que las urnas no dieron la razón al candidato y el PSOE "tuvo que tomar una decisión muy importante", buscar la alianza con ERC antes de ir a terceras elecciones. "El PP ha decidido que España no le importa nada. Vox ha venido a descomponer todos los consensos de la democracia. Y Ciudadanos no está. La señora [Inés] Arrimadas parece que no hubiera perdido los escaños que ha perdido. ¿Qué quedaba? ¿Llevar a este país a una situación en la que la gente ya no crea en nada? Lo que hicimos fue un ejercicio de realidad", concluye.

Retiro del Gobierno en Quintos de Mora el próximo fin de semana

Pedro Sánchez tiene como cita clave de esta semana su reunión con Quim Torra, el jueves, aunque completará su agenda en Barcelona con entrevistas con la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau; la presidenta de la Diputación provincial, la socialista Núria Marín, y la entidad Barcelona Global. Con ello ocupará dos días, jueves 6 y viernes 7 de febrero.

Para el fin de semana que comienza el día 8, Sánchez ha citado a todos sus ministros en la finca toledana de Quintos de Mora. Será la primera vez que acudan los ministros de Unidas Podemos a este terreno propiedad de Parques Nacionales desde 1942, de 6.864 hectáreas, situado en el municipio de Los Yébenes. 

El Gobierno aborda en Quintos de Mora sus planes a corto, medio y largo plazo

El presidente ya reunió a su primer Gabinete en agosto de 2018. El propósito de estas 'convivencias' es el mismo que entonces: Sánchez quiere que cada ministro exponga las prioridades de su departamento, se coordinen iniciativas y se propicie una tormenta de ideas de cara a esta legislatura, informa Europa Press. Todo en un ambiente mucho más distendido que el de la Moncloa. Un retiro en el campo para afrontar un mandato de vértigo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios