CREEN QUE VULNERAN SU INTIMIDAD

Los guardias civiles de Casa Real denuncian las malas condiciones de trabajo en Zarzuela

Denuncian amiguismo en los viajes con los Reyes a Mallorca en verano, turnos "maratonianos" que impiden la conciliación y "servicios nocturnos" que no permiten ni ir a hacer sus necesidades

Foto: Un guardia civil, en los jardines de Zarzuela. (EFE)
Un guardia civil, en los jardines de Zarzuela. (EFE)

Los guardias civiles que trabajan para Casa Real están incómodos en sus puestos de trabajo. Así lo han denunciado tres asociaciones conformadas por agentes del instituto armado, que han emitido una nota conjunta para quejarse por este extremo. Los representantes de los agentes protestan porque los compañeros que desempeñan su labor en Zarzuela están visiblemente molestos con decisiones que toma la superioridad que afectan a su vida familiar, a su bolsillo, a su salud mental y a su privacidad.

Aseguran que no tienen relevos para los "largos servicios nocturnos" y que esto imposibilita satisfacer sus "necesidades más básicas", que llevan a cabo turnos "maratonianos" que les impiden conciliar, que sufren "frecuentes modificaciones" de la planificación laboral que también perjudican su organización familiar, que tan solo descansan un día a la semana o que sus jefes deciden a dedo a quién mandan de comisión de servicio en verano a Mallorca a acompañar a la familia real en lugar de seguir los trámites establecidos con "criterios objetivos".

A través de un comunicado, las tres organizaciones con más afiliados del cuerpo en las distintas escalas —la Asociación Unificada de Guardias Civiles, la Asociación Española de Guardias Civiles y la Unión de Guardias Civiles— denuncian también que sus superiores utilizan cuadrantes "de papel y lápiz" para organizar sus horarios en lugar de volcarlos directamente en el programa informático, lo que a su juicio resta "seguridad jurídica" a los funcionarios, ya que hacerlo a mano elude la auditoría que automáticamente hace el sistema. Asimismo, revelan que mientras trabajan son "continuamente grabados en vídeo y en audio", lo que entienden que "supone una presión añadida" para ellos, que no añade nada a la seguridad y que a su parecer podría incluso "vulnerar la normativa de protección de datos e intimidad de los guardias civiles".

Consideran que el control que mantienen los máximos responsables de la Casa Real sobre ellos es de tal calibre que hasta les obligan a comunicar si han pedido cambio de destino o no, extremo que forma parte de su vida privada, ya que la aplicación informática a través de la que se hacen estas solicitudes está hecha "precisamente para garantizar la confidencialidad". Esto último "demuestra el control absoluto al que es sometido el personal y la invasión de la propia intimidad", censuran.

Estas actitudes por parte de los superiores jerárquicos de Zarzuela están degenerando, según valoran las tres asociaciones, "en un muy mal ambiente de trabajo". "Nadie puede quejarse por temor a las posibles represalias", aseguran. En concreto, denuncian que las protestas pueden provocar una bajada en el informe personal o incluso la expulsión de la unidad motivada por una supuesta pérdida de confianza.

A los guardias que trabajan para Casa Real, añaden las asociaciones, "incluso se les obliga a decir de puertas afuera que la unidad en la que trabajan es excelente" y cuenta con unas "condiciones de trabajo óptimas", una actitud que AUGC, AEGC y UGC califican de "paranoide". "Por desgracia, la realidad golpea fuertemente a los nuevos componentes de la unidad cuando llegan destinados, que no ven otra salida que contar los días que les quedan para abandonarla, ya que el curso de especialización que realizan conlleva una servidumbre que les imposibilita pedir otro destino", afirman las asociaciones, que piden una solución inmediata a estos "incumplimientos de la legalidad".

Las asociaciones recuerdan en su escrito que todas las vacantes del departamento se cubren por el sistema de libre designación, que ser cesado por "pérdida de confianza" puede implicar que el funcionario se quede sin destino y que esta situación lleva aparejadas "graves consecuencias" en términos económicos, personales, profesionales e incluso familiares. Los agentes "ven lesionados frecuentemente sus derechos laborales, pero no se atreven a denunciar por miedo a ser cesados".

Las tres organizaciones aseguran que trataron de ponerse en contacto con el teniente coronel jefe de la Unidad de Seguridad de Zarzuela, pero que éste rehusó recibirles. Desde Casa Real, sin embargo, tienen otra visión. Explican a El Confidencial que efectivamente recibieron la petición de las tres asociaciones de mantener una reunión el pasado 7 de enero. La nota, en concreto, aseguran que pedía un encuentro para tratar "diferentes vicisitudes". "No detallaban ninguna cuestión concreta", matizan las mismas fuentes, que añaden que entonces Casa Real les respondió dos semanas después. En la contestación, Zarzuela indicó a las asociaciones que había recibido la petición, que no tenía obligación legal de mantener la reunión con la legislación vigente, pero que le transmitieran los temas que querían tratar para ver si el encuentro se podía llevar a cabo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios