Cs y PP se inclinan por un candidato de consenso en Cataluña sin Lorena Roldán
  1. España
LORENA ROLDÁN, LEJOS DE LIDERARLA

Cs y PP se inclinan por un candidato de consenso en Cataluña sin Lorena Roldán

Si prospera una lista constitucionalista para las elecciones, ambos partidos entienden que deberán encontrar un liderazgo de consenso. Lorena Roldán no sería la candidata

Foto: Cs y PP se inclinan por un candidato de consenso en Cataluña sin Lorena Roldán
Cs y PP se inclinan por un candidato de consenso en Cataluña sin Lorena Roldán

Ciudadanos baraja liderar una lista constitucionalista para las próximas elecciones catalanas —integrando al PP y abierta a todos los desencantados con el PSC— para lanzar una alternativa sólida al independentismo. Ambas formaciones reconocen que una alianza es más necesaria que nunca y hay voluntad de acuerdo. Las conversaciones se pondrán en marcha cuando Quim Torra confirme la fecha del adelanto electoral. Si finalmente hay acuerdo, el principal reto será encontrar al candidato que lo liderará.

Fuentes del PP catalán reconocen que no ven como una líder de consenso a Lorena Roldán, actual portavoz de Ciudadanos en el Parlament y candidata naranja a presidir la Generalitat desde el pasado julio, cuando ganó las primarias del partido. Los populares asumen que Ciudadanos encabezará la candidatura (tienen 36 diputados frente a sus cuatro), pero consideran que el cabeza de lista debe cambiar en favor de un perfil con más trayectoria y bagaje político para el encargo.

Algunos sectores dentro del partido naranja también dudan de Roldán como una candidata transversal, capaz de representar todo el constitucionalismo en Cataluña. Sobre todo, teniendo en cuenta que el objetivo es plantear a los electores una alternativa novedosa tras la victoria en 2017, que fue insuficiente para gobernar.

Foto: Ciudadanos se abre ahora a una lista con el PP en Cataluña por la "situación excepcional"

Entienden que la propuesta debe ser esperanzadora e integradora. Inés Arrimadas siempre apoyó a Roldán como su sucesora tras el salto a Madrid. De hecho, fue una apuesta de la dirección nacional, incluido Albert Rivera y el secretario de Comunicación, Fernando de Páramo, que querían replicar el modelo de éxito de la dirigente jerezana. Igual que hiciera Arrimadas, Roldán asumió la portavocía de la ejecutiva nacional al tiempo que se convirtió en la candidata catalana. Ejercía también como portavoz del partido en el Senado, cargo que la aupó como talento emergente, demostrando desde el primer día soltura y disciplina.

Sin embargo, ya entonces hubo dirigentes en el partido que dudaban de su idoneidad, al ver que respondía a una operación demasiado similar a Arrimadas y entendiendo que la apuesta debía ser algo distinto tras el vacío que dejaba la actual portavoz en el Congreso.

Al final, la dirigente tarraconense se confirmó como única candidata de peso en las primarias, a pesar de que en las filas naranjas sonaba con fuerza otro nombre. Era el de Nacho Martín Blanco, el fichaje estrella que hizo Arrimadas para las elecciones de 2017 como independiente y que se ha ido consolidando como uno de los referentes dentro del grupo parlamentario en apenas dos años.

Foto: Torra liquida una legislatura estéril basada en la confrontación institucional

"Es ya uno de los mejores parlamentarios que hay en la Cámara. Demuestra tener un bagaje intelectual, es convincente y tiene una trayectoria en foros políticos y en medios de comunicación", aseguran algunos dirigentes de la cúpula naranja que lo contraponen al perfil de Roldán, preparado y lanzado desde dentro del partido. Además, apuntan fuentes del partido, podría representar una candidatura "más nueva, transversal y moderada", capaz de atraer también a descontentos con la deriva del PSC que dirige Miquel Iceta.

Lo relevante es que Martín Blanco también es un diputado valorado en las filas populares. De hecho, en el PP catalán insisten en que se trata de un "gran parlamentario" y dan por hecho que jugará un papel clave si hay lista constitucionalista común. "Elegir al líder es algo delicado y deberá ser alguien contundente", reconocen, porque la batalla a librar será muy dura con un independentismo que, aun estando dividido, tiene en sus manos la legislatura y la mayoría de la que depende el Gobierno de Pedro Sánchez.

Nadie descarta buscar un candidato independiente, fuera de las filas naranjas y populares, aunque en la cabeza de todos resuena el fracaso de la 'operación Valls' en el Ayuntamiento de Barcelona. En ambos partidos consideran acreditado que un perfil de peso ajeno a las formaciones políticas, lo que a menudo se llama 'un mirlo blanco', no tiene por qué garantizar nada. De ahí que el nombre de Martín Blanco haya entrado en las quinielas.

El diputado de Ciudadanos Nacho Martín Blanco. (EFE)
El diputado de Ciudadanos Nacho Martín Blanco. (EFE)

Por ahora, no hay nombres oficiales encima de la mesa, como tampoco contactos formales entre formaciones. Pero el nombre de Lorena Roldán parte ya desde una posición de desventaja. Aun así, Ciudadanos lideraría la candidatura y fuentes del PP aseguran que la elaboración de la lista "no será un inconveniente". Son conscientes de que lo importante es que el acuerdo salga adelante y no apostarán por exigencias de ningún tipo, salvo estar conformes con la persona que lidere el proyecto. El papel de Alejandro Fernández, líder de los populares en esa comunidad, también está garantizado. En el partido naranja, lo ven también como una pieza fundamental.

Contestación sólida al independentismo

La propia Arrimadas afirmó este jueves en un desayuno informativo en Madrid que "siempre apostará por poner los intereses de España por delante de su partido y sus siglas", asegurando que si algo ha defendido hasta ahora es "unión entre constitucionalistas". La portavoz en el Congreso insistió en que Ciudadanos "tiene un espacio propio" al tiempo que reconocía que "serán necesarias fórmulas de colaboración" en adelante para defender los intereses de Cataluña.

El jefe de la oposición en el Parlament, Carlos Carrizosa —el hombre que representa el aparato naranja en Cataluña—, confirmaba también este miércoles que su partido "explora todas las vías", dando por hecho que serán necesarias "alianzas pre y poselectorales", en línea con lo publicado por este diario. Sí reconocía que hasta que la convocatoria electoral sea un hecho, no considerarán el encaje del acuerdo. Fuentes del PP catalán avalan esta postura e insisten en que ellos siempre han sido partidarios de "sumar" y de una candidatura conjunta.

Inés Arrimadas y el ahora jefe de la oposición, Carlos Carrizosa. (EFE)
Inés Arrimadas y el ahora jefe de la oposición, Carlos Carrizosa. (EFE)

De hecho, actualmente, los diputados del PP ya trabajan pegados al primer grupo parlamentario en Cataluña, el de Ciudadanos. "Actuamos como si fuéramos juntos. No tiene mucho sentido la división", aseguran. El empeño de una alianza preelectoral ha sido recurrente dentro del PP en distintas citas electorales. Sucedió en las pasadas catalanas, como también en las generales para una lista común por la circunscripción de Barcelona e incluso para el Senado. Ciudadanos se negó y ahora, por primera vez, considera la opción públicamente.

La "situación excepcional" del Gobierno de España, que salió adelante gracias al apoyo de los independentistas, hace necesario —según explican dirigentes naranjas— una contestación del constitucionalismo en bloque. El partido de Arrimadas sabe que debe acudir a las unas con un cambio de estrategia, una oferta nueva que de verdad mande un mensaje aglutinador para todo el que desconfíe del PSOE y que no quiera Cataluña en manos de los secesionistas.

Partido Popular (PP) Inés Arrimadas Parlamento de Cataluña Miquel Iceta Nacionalismo Cataluña Quim Torra
El redactor recomienda