tercera jornada de juicio

Trapero, sobre su plan contra Puigdemont: "Lo razonable es que lo detenga yo"

En un tono mucho más relajado que durante el largo bloque de preguntas del fiscal, el que mayor indicó que habló con dos cargos de confianza para diseñar el dispositivo

Foto: Vista del monitor de la sala de prensa de la Audiencia Nacional, durante la declaración del mayor de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero. (EFE)
Vista del monitor de la sala de prensa de la Audiencia Nacional, durante la declaración del mayor de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero. (EFE)

En el día tres, llegó el momento de Josep Lluís Trapero. El mayor ha contestado en esta jornada a las preguntas efectuadas por su abogada, Olga Tubau, y tuvo al fin la posibilidad de exponer los detalles del plan que asegura que diseñó para detener a Carles Puigdemont cuando declarara de forma unilateral la independencia de Cataluña. En un tono mucho más relajado que durante el largo bloque de preguntas del fiscal, el que fuera responsable de la policía autonómica indicó que habló con dos cargos de confianza, Ferrán López y Joan Carles Molinero, para diseñar el dispositivo. "Les dije: 'Lo razonable es que lo detenga yo'", explicó.

Según especificó, los tres mandos trataron el tema porque estaban convencidos de que se les daría una orden si la ruptura con el Estado se producía. "Como lo hagan, lo normal es que nos lleguen esas órdenes", pensó. Dio, por tanto, "algunas instrucciones o directrices". "Di unas indicaciones de forma clara", expuso, y decidió que esa detención la realizaría de forma personal "como máximo responsable del cuerpo". Ni López ni Molinero lo veían claro y consideraban que era mejor que él permaneciera coordinando.

En esas conversaciones, analizaron también una segunda posibilidad: que se produjera una ocupación del Parlament. Explicó ante la sala que manejaban en aquel momento escenarios de los servicios de información en los que se daba por segura una toma de la cámara. Por ello, decidió que tenían que trabajar en ese sentido. Según el plan que se aportó al procedimiento a posteori, preparaban "la disponibilidad de un helicóptero policial para su posible utilización tanto en el Palau como en el Parlament, por si fuera necesario un traslado urgente".

La Fiscalía, sin embargo, considera que el proyecto es una simple línea de defensa y en la jornada del martes evidenció durante su interrogatorio que el único soporte físico que demuestra el plan previo es un correo en el que Trapero solicitaba prevención ante esa posibilidad.

"Di unas indicaciones de forma clara", expuso y decidió que esa detención la realizaría de forma personal "como máximo responsable del cuerpo"

Gran parte del interrogatorio se basó en tratar demostrar, por un lado, la buena disposición de los Mossos en su cooperación con la Guardia Civil durante los días más tensos, previos al 1-O, y por otro, su ruptura con el terreno político. Trapero fue detallando todos los dispositivos en los que los agentes autonómicos fueron fundamentales para que se llevaran a cabo diligencias de registro. Se refirió a aquellos que incluso resultaron heridos en ejercicio de su apoyo al cuerpo.

Para evidenciar ese alejamiento de los políticos, a los que ha apuntado en todo momento como responsables de un plan secesionista del que él se desvincula, la letrada le preguntó si le habían llegado propuestas desde el Govern tras el levantamiento del 155. Y sí, le llegaron. Le propusieron volver a dirigir a los Mossos y también entrar en las listas de las elecciones de diciembre de 2017. En las dos ocasiones respondió que no.

"Que no haya que lamentar una desgracia"

Como ya hizo en el Supremo, repartió responsabilidades. El fallo del operativo del 1-O fue de los tres cuerpos, no solo del suyo. Reiteró que el 1 de octubre había un "único dispositivo" y que todos pactaron cómo actuar. Ese proyecto común incluía enviar en primer lugar al binomio de agentes a cada colegio. Lamentó, además, no haber ofrecido una rueda de prensa el día 29 para manifestar de forma pública la disposición del cuerpo a cumplir la legalidad en compromiso con la Constitución.

En sus reuniones con la cúpula del Govern los días 26 y 28 de septiembre mostró su "preocupación" por el orden público si seguía adelante la convocatoria, volvió a recordar. "Pedimos que se paralizara el referéndum”, recuerda. "Nos dijeron que más importante que la imagen de la policía era la del Gobierno y que ellos tenían un mandato e iban a tirar para adelante”. "Le dije: 'President, que no tengamos que lamentar una desgracia'".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios