QUITA HIERRO A LA INICIATIVA DE RABAT

Exteriores intenta calmar a Canarias tras ampliar Rabat sus aguas hasta las islas

El Gobierno español ha tardado más de un mes en pronunciarse, a través de tres tuits, sobre la iniciativa marroquí que afecta de lleno a Canarias

Foto: La ministra de Exteriores, Arancha González Laya. (Reuters)
La ministra de Exteriores, Arancha González Laya. (Reuters)

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, se esforzó este miércoles en tranquilizar al presidente de Canarias, el socialista Ángel Víctor Torres, y al conjunto de las fuerzas políticas del archipiélago, quitando hierro a la aprobación por Marruecos de dos leyes que amplían sus aguas hasta solaparse con las canarias.

La Cámara de Representantes (Cámara Baja del Parlamento marroquí) aprobó por unanimidad de los asistentes al pleno (165) dos leyes que amplían las aguas territoriales marroquíes (12 millas) al Sáhara Occidental y que establecen además una zona económica exclusiva (ZEE) de 200 millas con vistas a que su plataforma continental alcance las 350 millas, chocando de lleno con Canarias.

El procedimiento legislativo para aprobar sendas leyes fue puesto en marcha por el Gobierno marroquí a mediados de diciembre, pero han tenido que transcurrir 36 días para que el Ejecutivo español se pronuncie, no mediante un comunicado sino a través de tres tuits de la ministra y de una nota informal que no lleva ni membrete. El Ministerio de Asuntos Exteriores publica de media una docena de comunicados al mes sobre los asuntos más variopintos, pero este tema no había suscitado, hasta este miércoles, reacción oficial alguna.

La preocupación manifestada por el presidente de Canarias ha incitado a la diplomacia española a comentar, por fin, la iniciativa marroquí. Torres advirtió de que las aguas de su archipiélago “no se tocan” y que si Rabat trata de adueñarse de “un solo milímetro”, tendrá enfrente a los gobiernos central y autónomo. Los dos partidos nacionalistas, Coalición Canaria y Nueva Canaria, tacharon, por separado, la decisión marroquí de “provocación”. Este jueves, el Ejecutivo canario aprobará una resolución institucional sobre el tema.

Arancha González habló por teléfono el miércoles con Torres, al que reiteró, según contó en un tuit, “el total apoyo” de su ministerio. Señaló además que tras conversar con Marruecos ha quedado claro que “no habrá política de hechos consumados ni acciones unilaterales”. La adopción de ambas leyes es, sin embargo, una acción unilateral, porque no ha sido negociada con España ni tampoco con los otros vecinos de Marruecos, Portugal, Mauritania y Argelia.

En Twitter y en su nota, la ministra no menciona al Sáhara Occidental, pese a que se trata de un territorio cuya potencia administradora es, según la doctrina de Naciones Unidas (dictamen de Hans Corell en 2002), España. Las recientes sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea han dejado también claro que no pertenece a Marruecos.

Ante el pleno del Parlamento, el jefe de la diplomacia marroquí, Nasser Bourita, se esforzó también por tranquilizar a sus vecinos españoles. El Gobierno marroquí “no tiene ninguna intención de imponer hechos consumados”, recalcó. España “no solo es un vecino, es un socio estratégico y aliado de confianza”.

Pese a estas palabras amistosas, el Gobierno marroquí no ha intentado en ningún momento reactivar la negociación estancada con el español sobre el reparto de las aguas del Atlántico. Las leyes que establecen los espacios marítimos pertenecientes a Marruecos no reconocen, además, aguas territoriales a Ceuta y Melilla. Si Rabat las aplicase a rajatabla, los puertos de ambas ciudades autónomas no podrían recibir ningún tipo de tráfico.

La iniciativa legislativa de Rabat obedece, probablemente, a razones internas. Trata de afianzar su jurisdicción sobre el Sáhara cuando está enfrascado en intensas batallas jurídicas con el Frente Polisario en el Tribunal de Justicia de la UE. Pese al apoyo de los abogados del Estado españoles y franceses, hasta ahora las ha perdido todas.

La diplomacia marroquí pretende, además, colocarse en buen lugar para, en una negociación posterior, poder tener acceso a algunas de las riquezas que subyacen en el Atlántico. La principal es el monte submarino Tropic, al sureste de la isla del Hierro, que contiene grandes reservas de cobalto y telurio, por ahora inexplorables.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
34 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios