Juicio contra la cúpula de los Mossos

El peso del Supremo sobre Trapero: dio por probada su connivencia con el Govern

La sentencia rebajará la acusación de rebelión a sedición pero incluye malas noticias para los acusados de la Audiencia Nacional

Foto: Josep Lluís Trapero, en la AN, en una imagen de archivo. (EFE)
Josep Lluís Trapero, en la AN, en una imagen de archivo. (EFE)

La cúpula de los Mossos d'Esquadra, con el mayor Josep Lluis Trapero a la cabeza, se sienta desde este lunes frente a un nuevo tribunal en la segunda parte de los juicios del 'procés'. El jefe policial y el mando político, personificado en el exsecretario general de Interior de la Generalitat César Puig y el exdirector de los Mossos Pere Soler, se enfrentan a 11 años de prisión por un acusación de rebelión que se desinflará debido a las conclusiones de la sentencia del Tribunal Supremo.

Sin embargo, la resolución del alto tribunal no trae solo buenas noticias para los acusados, a los que juzga la Audiencia Nacional en una vista que se alargará dos meses. Para descartar que en septiembre y octubre de 2017 se produjo una rebelión en Cataluña, los siete magistrados del alto tribunal mencionan a los Mossos más de 70 veces, entrando así de lleno en el papel que jugó la policía autonómica en el plan independentista.

Las claves respecto a la actuación de los Mossos se recogen entre la página 50 y la 54 de la sentencia. En la primera de ellas, los siete magistrados ponen el foco en que, días antes del 1-O, los mandos de la policía autonómica avisaron al Govern de "la posible concurrencia a la votación de 2 millones de personas, con el riesgo subsiguiente de graves incidentes entre agentes policiales y ciudadanos". A continuación, el tribunal repasa la función que desempeñaron los agentes catalanes durante la celebración del referéndum, despliegue que tachan de insuficiente. En otras palabras: la sentencia del 'procés' da una de cal y otra de arena al cuerpo policial, pero complica la acusación de rebelión que mantiene la Fiscalía contra Trapero.

El peso del Supremo sobre Trapero: dio por probada su connivencia con el Govern

Sobre el encuentro que mantuvieron el 29 de septiembre los mandos de los Mossos con Puigdemont, Junqueras y el 'exconseller' Forn, la sentencia sostiene que "tenía como finalidad poner de manifiesto el problema de seguridad ciudadana que podría plantearse el 1 de octubre, debido a la gran cantidad de colectivos movilizados en aquellas fechas".

"Se aparentó así que la ponderación bajo el principio de proporcionalidad [policial] obligaba a no utilizar la fuerza para cumplir la decisión judicial"

Los magistrados consideran probado que "propusieron expresamente la suspensión de la votación del día 1 de octubre", pero desde el Govern "se les transmitió la decisión de seguir adelante con el referéndum". "Se aparentó así que la ponderación bajo el principio de proporcionalidad [policial] obligaba a no utilizar la fuerza para cumplir la decisión judicial, sino de manera absolutamente exclusiva para defensa ante agresiones previas de los ciudadanos a los policías", explica el fallo.

Pese a la advertencia que trasladaron los Mossos a los mandos políticos, los siete jueces consideran que, llegado el día de la verdad, la policía autonómica se puso de perfil. "Los Mossos —que dependían administrativa y no solo políticamente del procesado Forn— no interfirieron la emisión de votos, más allá de alguna actuación aparente y en un mínimo número de centros. En algunos casos, llegaron incluso a recoger, hacerse cargo y trasladar material electoral, que les era entregado por los ciudadanos que llevaron a cabo la gestión de las correspondientes mesas de votación", explica la sentencia. "En la mayoría de los casos, ante la oposición decidida de los numerosos grupos compactados de personas que protegían el centro y que se negaban de forma rotunda a acatar la orden judicial de la que informaban los binomios de Mossos comisionados, estos, siguiendo las instrucciones que tenían, desistían de su objetivo".

Manifestantes protestan días antes de la celebración del 1-O. (EFE)
Manifestantes protestan días antes de la celebración del 1-O. (EFE)

En lo que se refiere a Trapero, el tribunal también lo menciona al abordar la manifestación del 20 de septiembre de 2017 frente a la Conselleria de Economía, fecha que resulta clave para condenar a nueve años de cárcel al líder de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, y al expresidente de la Asamblea Nacional Catalana, Jordi Sànchez. Según explican los magistrados, el propio 'exconseller' de Interior, Joaquim Forn, reconoció durante su declaración ante el tribunal que el 20-S instó al mayor de los Mossos a que "hablara" con el "coacusado Sànchez, "atribuyéndole a éste la condición de mediador, por más que, en su legítima estrategia defensiva, sostenga que no diseñó el operativo policial al respecto". Con esta afirmación, los magistrados dan por probada la tesis de las acusaciones sobre la connivencia de la policía autonómica respecto a las principales asociaciones independentistas

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios