El PNV apoya la maniobra del Gobierno

El Senado se prepara para sus 'martes al sol' tras los Consejos de Ministros de Sánchez

La decisión de Sánchez de trasladar a los martes el Consejo de Ministros oscurecerá el momento de mayor gloria de la Cámara Alta: los martes de pleno de control al Gobierno

Foto: La presidenta del Senado, Pilar Llop. (EFE)
La presidenta del Senado, Pilar Llop. (EFE)

El Senado se prepara para su legislatura más alejada del foco informativo en la misión de interpelar al Ejecutivo. La decisión de Pedro Sánchez de trasladar a los martes el Consejo de Ministros para complicar a la oposición su tarea en las Cortes afecta en primer lugar a la Cámara Alta al coincidir con su momento de mayor gloria informativa: los martes de plenos de control al Gobierno.

El jefe del gabinete y los ministros contarán con otra ventaja añadida por los designios de Sánchez, ya que los grupos parlamentarios tendrán menos de 3 horas para estudiar los anuncios y proyectos en promoción por el Ejecutivo ese día, o limitarse a plantear asuntos de semanas anteriores. Y el PNV, que tiene la llave de la mayoría en la Mesa del Senado, ya se ha adelantado a dar su apoyo a los socialistas para desdibujar el papel de una Cámara con un protagonismo habitual de por sí complicado.

El Gobierno de coalición del PSOE y Podemos con apoyo externo condicionado a cesiones por parte de los nacionalistas vascos, ERC y Bildu tiene una mayoría conjunta en el Senado, aunque por los pelos, que en su órgano de gobierno se plasma con tres representantes socialistas más uno del PNV frente a otros tres del Grupo Popular.

A la espera de que la presidenta de la Cámara Alta, Pilar Llop, nueva en la institución, decida sobre los cambios de día que propone la oposición para salvar los plenos de control, el PSOE y sus socios nacionalistas respaldan la maniobra de Sánchez. Donde el Grupo Popular, Ciudadanos y los regionalistas ven "los martes al sol" en el Senado, los socialistas no ven ningún problema.

El actual inquilino de La Moncloa no está dispuesto a pasar en el Senado los apuros parlamentarios de su predecesor socialista en el cargo José Luis Rodríguez Zapatero. Antes de la aplicación del artículo 155 de la Constitución en octubre de 2017, el Senado tuvo su etapa más brillante en los debates y los 'mano a mano' entre el entonces jefe del Ejecutivo socialista y el portavoz del PP, Pío García-Escudero. En el primer duelo (noviembre de 2004), el representante de los populares logró que el presidente del Gobierno confirmara sus dudas sobre si España era una nación, concepto para él "discutido y discutible". El PSOE inauguraba su aproximación a las teorías de los nacionalistas periféricos de quienes dependía para gobernar.

El actual inquilino de La Moncloa no está dispuesto a pasar en el Senado los apuros parlamentarios de su predecesor socialista en el cargo

El sucesor de García-Escudero al frente del Grupo Popular, Javier Maroto, encabeza la protesta para defender ahora el papel de la Cámara Senado en el control a Sánchez. "El PP cree que no es razonable que tengamos una sesión de control a un Gobierno a las cuatro de la tarde cuando toma las decisiones importantes a la una del medio día y que solo haya una franja de tres horas para ello", insiste el portavoz de la oposición mayoritaria.

Para el del PSOE, Ander Gil, las quejas del PP son simple "ombliguismo"; mientras que para el del PNV, Jokin Bildarratz, una cuestión menor ante la reforma general que precisa el Senado. Esa reforma de la Cámara Alta lleva aplazada casi dos décadas, más que por el imprescindible acuerdo entre socialistas y populares, por la exigencia de los nacionalistas (hoy independentistas), catalanes y vascos de contar con derecho de veto para cualquier ley o normativa que pudiera afectar a los gobiernos autonómicos propios.

CiU, ERC y el PNV se basaban entonces para exigir el privilegio legislativo en la consideración de que sus ejecutivos representaban a naciones 'de verdad'. Luego el PSOE planteó la posibilidad de ampliar el mecanismo del veto para todas las autonomías. Era una posición previa a las teorías de Miquel Iceta sobre la presunta existencia de ocho o nueve naciones en España y de que Sánchez se apuntara a 'la nación de naciones' o 'la plurinacionalidad' de los de Pablo Iglesias. En el Senado reconocen que la reforma de la Cámara, martes al sol al margen, seguirá esperando.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios