LA POLICÍA MUNICIPAL LOS BUSCA

Enfermedades y burocracia: la odisea para capturar a la pareja de jabalíes de la M-30

Más de la mitad de los animales sufre tuberculosis; la Comunidad de Madrid se lava las manos y son los ayuntamientos los que deben asumir el reto de capturarlos

Foto: Varios jabalíes, en una calle de Torrelodones (Madrid).
Varios jabalíes, en una calle de Torrelodones (Madrid).

La pareja de jabalíes que fue sorprendida caminando en pleno casco urbano de Madrid, en la calle Valcarlos del barrio de Las Tablas, muy cerca del 'cuartel general' del BBVA, aún no ha sido capturada. Los animales fueron captados por la cámara del móvil de una mujer que salía de trabajar cuando los dos paseaban por la acera. Horas después, el foco de otro teléfono los 'cazó' cruzando la autovía A-1, a un kilómetro más o menos de donde habían sido localizados por primera vez.

Ambos vídeos fueron lanzados a las redes sociales y pronto se hicieron virales. Los animales, que suelen habitar en zonas de bosque, campaban a sus anchas entre modernos vehículos y asfalto, una imagen que sin duda llamaba la atención de los usuarios de Twitter, entre otras redes. Sin embargo, no era la primera vez que los vecinos eran testigos de este tipo de escenas. Hace dos años, una familia de jabalíes fue avistada entre las calles Sierra de Atapuerca y Portomarínn de la misma zona residencial. Otros ejemplares han aparecido en Las Rozas, Boadilla del Monte o Torrelodones, zonas más pegadas a áreas boscosas.

Enfermedades y burocracia: la odisea para capturar a la pareja de jabalíes de la M-30

El Confidencial ya contó en octubre de 2017 que una plaga de entre 35.000 y 40.000 ejemplares, la mitad de ellos con tuberculosis, había invadido Madrid y que esta estaba creciendo. La mayor parte de estos ejemplares aparecía en las localidades de Torrelodones, Las Rozas, Galapagar, Hoyo de Manzanares, Alcobendas, San Sebastián de los Reyes, Colmenar Viejo o Aranjuez. Según explican desde la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno madrileño, hoy, la cantidad de jabalíes oscila entre las mismas cifras.

Sin embargo, ahora aseguran que este número no representa una plaga. "Hay superpoblaciones puntuales en algunas zonas de la región donde las ciudades se están pegando a las zonas de campo y los animales se acercan a buscar comida", explican desde Medio Ambiente en referencia precisamente a áreas como Las Tablas, desarrollada en los últimos 15 años, y las localidades del noroeste de la capital madrileña mencionadas. La consejería añade a las citadas en 2017 los municipios de Collado, Majadahonda y Pozuelo, donde también han aparecido animales de este tipo en los últimos meses.

El Gobierno regional, sin embargo, no se responsabiliza de estos ejemplares perdidos por la ciudad, que en muchas ocasiones incluso están afectados por enfermedades como la tuberculosis. "No existe en la Comunidad de Madrid ningún centro de sacrificio, ni de cuarentena ni de recuperación de animales que lleguen heridos o en malas condiciones", explican desde la Consejería de Medio Ambiente. "Cuando un animal entra en suelo urbano, es el ayuntamiento correspondiente el que tiene que hacerse cargo del mismo", aseguran las mismas fuentes, que sí admiten contar con un departamento de animales salvajes para acoger a ejemplares como los dos jabalíes recién avistados.

Sin embargo, deben ser las autoridades policiales de cada consistorio las que los capturen previo consentimiento de la comunidad, que se limita a "asesorar". "Les orientamos para que pongan las medidas más efectivas", apunta Medio Ambiente. Según admiten desde el Ayuntamiento de Madrid, la Policía Municipal de la capital de España ha solicitado ya ese permiso para atrapar a la pareja de jabalíes de Las Tablas. El Gobierno ya lo ha concedido, pero los agentes aún no han localizado a la pareja de animales, que podría entrar en el término municipal de otro consistorio y habría que comenzar de nuevo el mismo procedimiento por parte de la Policía Local de la localidad en cuestión. Las Tablas, de hecho, limita al norte con Alcobendas.

En los últimos años, han sido abatidos más de 20.000 ejemplares por cazadores. De las 3.457 capturas autorizadas por el Gobierno regional en la temporada 2011-2012 (va de octubre a febrero), se pasó a las 5.277 en la temporada 2015-2016. En total, en cinco temporadas, fueron capturados 21.261 jabalíes, a los que habría que sumar los más de 2.000 que Patrimonio Nacional autorizó atrapar entre 2017 y 2018 en el monte de El Pardo, un ecosistema que ha experimentado un gran aumento de la población en los últimos años. El Gobierno regional no ha actualizado estas cifras a El Confidencial.

Además de la mencionada tuberculosis, las piaras de jabalíes pueden tener peste porcina clásica, peste porcina africana, la enfermedad vesicular porcina y la de Aujeszky. Se calcula que más del 50% de estos animales sufre de tuberculosis, lo que dificulta su control en centros especializados, que deberían contar con vallados específicos en cotos de caza que no tengan contacto con otras explotaciones ganaderas, según explicaron fuentes del Gobierno regional.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios