POLÉMICO NOMBRAMIENTO

Sánchez mantiene a Tezanos al frente del CIS pese al torrente de críticas por su mandato

El líder socialistas confirma la continuidad del presidente del organismo público, objeto de durísimos reproches por parte de la oposición (y antes, de Podemos) y de la comunidad académica

Foto: José Félix Tezanos, presidente del CIS, el pasado 11 de noviembre. (EFE)
José Félix Tezanos, presidente del CIS, el pasado 11 de noviembre. (EFE)

No habrá relevo al frente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Pedro Sánchez, como ratificaron a este diario fuentes de su equipo en la Moncloa, ha decidido mantener al polémico José Félix Tezanos, criticado con muchísima dureza por la oposición durante su mandato, y cuestionado también, hasta su entrada en el Gobierno, por Unidas Podemos, que llegó a pedir su destitución. El presidente ha vuelto a hacer alarde de que no pesan en él los reproches de los demás partidos, por graves que sean. Pero Tezanos no solo era censurado por las formaciones políticas. También la comunidad académica y los expertos en demoscopia han arremetido contra él por salirse de la ortodoxia y por firmar unos barómetros que entienden cocinados muy a favor del PSOE. Su renovación no saldrá en el BOE ni pasará por el Consejo de Ministros: al no haber un relevo, seguirá en su puesto. Igual que hasta ahora.

La trayectoria del confirmado presidente del CIS ha estado siempre muy ligada a su partido, del que es militante. Tezanos (Santander, 1946), catedrático emérito de Sociología de la UNED —universidad pública en la que puso en marcha la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, de la que fue el primer decano—. Desde 1995 a 2016 fue director del Departamento de Sociología III (Tendencias Sociales) de la UNED. Es impulsor de la Fundación Sistema, vinculada al PSOE, desde sus inicios (1981), entidad de la que sigue siendo presidente. Es miembro de la Academia Europea de Ciencias, Artes y Letras de París y pertenece a los consejos de redacción de varias revistas de Sociología. Y es director de la revista trimestal 'Sistema', de la mensual 'Temas para el debate' y del semanario en red 'Sistema Digital', todos editados por la Fundación Sistema. Como consta en su currículum en el CIS, el catedrático es autor o editor de 82 libros y de más de 150 monografías científicas "sobre temas de estructura social, desigualdades, sociología política, sociología del trabajo y tendencias sociales".

Tezanos, secretario de Formación de la ejecutiva federal de Felipe González (1988-1994), era calificado como un dirigente guerrista, al igual que el economista Manu Escudero, cuando ambos pasaron a trabajar para Sánchez en su proyecto de reconstrucción del PSOE, en el largo camino de las primarias que acabó ganando, frente a Susana Díaz y Patxi López. Los dos responsables fueron los coordinadores de su ponencia política. Y los dos fueron recompensados por el líder, ya que a ambos dio entrada en su dirección federal, en el 39º Congreso, en junio de 2017. Tezanos fue elegido secretario de Estudios y Programas y Escudero, responsable de Política Económica y Empleo.

Tezanos se resistió a dejar su puesto en la ejecutiva del PSOE cuando fue nombrado jefe del CIS. Desde entonces le ha acompañado la controversia


Pero cuando Sánchez llegó al poder vía moción de censura, le escogió para presidir el CIS, una institución que había sido objeto tradicional de críticas por parte de la oposición, ya que tradicionalmente aparecía como un brazo del Ejecutivo. Pero en los últimos años jamás el organismo estuvo tanto en el ojo del huracán como con Tezanos. Cuando accedió al cargo, le precedía la polémica, puesto que había afirmado, en marzo de 2018, que las encuestas que publican los medios —en aquel momento no eran favorables al PSOE— eran "parasociología, una forma de brujería", que sacan conclusiones erróneas "despreciando los datos empíricos". Al ser nombrado, se resistió a dejar su puesto en la ejecutiva federal del partido, aunque al final la presión interna le hizo renunciar a su cargo orgánico para centrarse en el CIS. Escudero, por su parte, fue promovido a embajador permanente de España ante la OCDE, sin polémica ninguna.

Un CIS mensual

Desde el principio, Tezanos marcó su impronta. Impuso que los barómetros de opinión mensuales contuvieran intención de voto. Desde 1996, solo se preguntaba por el voto de manera trimestral. El cambio permitía a Sánchez disponer de una radiografía actualizada y muy amplia mes a mes, justo en un momento en el que tenía que calibrar cuándo le convenía más convocar elecciones. Tezanos fue cambiando de metodología. Había encuestas con 'cocina', otras sin ella. Él siempre defendió que no manipulaba los datos, que su método era más científico, que no se le podía poner pegas. Pero la oposición, y también Unidas Podemos, bramaba contra lo que consideraba una utilización "partidista" del CIS. Un instrumento al servicio del Gobierno. A cada crítica, Tezanos se revolvía y se reivindicaba con vehemencia, decía y reiteraba que no se arrugaría ni se marcharía. No dejó de dar entrevistas o hacer declaraciones para defenderse, algo también infrecuente en sus antecesores.

Unidas Podemos llevó a la JEC a Tezanos por promover el "bipartidismo", aunque el organismo le exoneró. Iglesias llegó a pedir su cabeza

El CIS, con Tezanos al frente, no vio venir el crecimiento de Vox en las andaluzas de diciembre de 2018. Pero sí clavó los resultados de las generales del 28 de abril. En aquel momento, cuando pronosticó un hundimiento del PP, su estudio preelectoral fue objeto de chanza. También afinó bastante en las autonómicas y municipales del 26 de mayo. Sin embargo, patinó de nuevo en las legislativas del 10-N, en las que otorgó entre 133 y 150 escaños al PSOE, muy por encima del consenso de los sondeos. Umbral que permitía al presidente sumar mayoría absoluta tanto con los morados como con Ciudadanos. Sánchez logró 120 asientos en el Congreso, y su mayoría fue más precaria que la del 28-A. Pese a los errores, se negó a dimitir, con el argumento de que al CIS no hay que pedirle "que acierte como si fuera la Lotería".

Precisamente antes del 10-N Tezanos había publicado un artículo en 'Temas' en el que reclamaba el voto para el PSOE y PP, porque lo "sensato" ante esos comicios era "reaccionar con pragmatismo y con sentido de la utilidad del voto, concentrándolo en aquellos partidos que hoy por hoy pueden gobernar". El propio Pablo Iglesias consideró que el presidente del CIS debía "dimitir o ser cesado ipso facto" tras esas afirmaciones. "El CIS es una institución pública, no el patrimonio del partido que gobierna. Tezanos, en tanto que presidente, no puede defender abiertamente el viejo bipartidismo y pedir el voto", denunció en Twitter, en octubre, quien hoy es vicepresidente segundo del Ejecutivo.

Podemos, Ciudadanos y Vox denunciaron ese artículo ante la Junta Electoral Central, que resolvió no sancionarle porque el jefe del CIS estaba vertiendo esas palabras en un medio privado. No obstante, el organismo advirtió de que es "aconsejable que durante los periodos electorales quien preside una entidad como el CIS mantenga una actitud de respeto a la neutralidad política". Después, a finales de octubre, llegó la encuestra preelectoral del 10-N que fue criticada de nuevo por la mayoría del Congreso. Alberto Garzón, coordinador de IU (y hoy titular de Consumo en el Ejecutivo de coalición), cargaba sin tapujos contra el responsable de la institución. "Desgraciadamente el trabajo de Tezanos ha hecho perder relevancia a una institución tan fuerte como es el CIS", lamentó, denunciando a la vez el "uso partidista" en la "cocina de última hora". "Tiene un desfase tan alto con otras encuestas que da la sensación de que hay una mano partidista parte del PSOE", remachó.

Sánchez mantiene a Tezanos al frente del CIS pese al torrente de críticas por su mandato

Ya en el Ejecutivo, es presumible que UP no ponga pegas a la continuidad de Tezanos al frente del CIS, como tampoco se ha quejado de la propuesta de Sánchez de la exministra Dolores Delgado como fiscal general del Estado. Además, Sánchez e Iglesias pactaron una estructura gubernamental con compartimentos estancos en la que no hubiera vetos cruzados. Y el CIS depende orgánicamente del Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, que dirige la vicepresidenta primera, Carmen Calvo. La confirmación de Tezanos no tiene vuelta de hoja: fuentes de la Moncloa ratificaron a este periódico que el controvertido sociólogo se mantendrá al frente del principal organismo demoscópico del país.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios