abandonado por sus jefes en copenhague

El yihadista detenido en Málaga y preso en León... es un agente secreto danés

Ahmed Samsam, que cumple en España una condena de ocho años, fue infiltrado por la inteligencia danesa en grupos terroristas en Siria, pero le dejaron caer al ser detenido en Málaga

Foto: La Audiencia Nacional juzga al yihadista danés Ahmed Samsam, alias 'Abu Bakr' o 'Syri'. (EFE)
La Audiencia Nacional juzga al yihadista danés Ahmed Samsam, alias 'Abu Bakr' o 'Syri'. (EFE)

Durante años, las fuerzas de seguridad españolas detuvieron sobre todo a aprendices de terrorista. Se trataba en su mayoría de jóvenes radicalizados que soñaban con viajar a Siria o Irak para incorporarse a Daesh o planeaban atentar en España, pero carecían de preparación y de medios para ejecutar sus proyectos. Su apostolado yihadista se circunscribía al final a las redes sociales.

Por eso, cuando la Guardia Civil echó el guante, en junio de 2017 en Málaga, a Ahmed Samsam, de regreso de largas estancias en Siria, los agentes que se dedican a la lucha antiterrorista pensaron que esta vez habían atrapado un “pez gordo”. “Es una persona muy peligrosa que está claramente integrada en el Estado Islámico (Daesh)”, declaró uno de ellos durante el juicio en la Audiencia Nacional en junio de 2018.

La prensa española ahondó en esa tesis describiéndole como un “peso pesado” del terrorismo islámico, que participó en la decapitación de 87 militares sirios en la Base 17, y los medios de comunicación de Dinamarca tampoco se anduvieron por las ramas a la hora de informar de su peligrosidad. Aunque es de origen sirio, Ahmed Samsam tiene la nacionalidad danesa porque su padre, un islamista perteneciente a la organización de los Hermanos Musulmanes, huyó a Copenhague a principios de los ochenta.

El yihadista detenido en Málaga y preso en León... es un agente secreto danés

Sorprendentemente, la Justicia danesa no solicitó su extradición. Aunque no había cometido ningún delito en territorio español, Samsam fue finalmente condenado en 2018 a ocho años de cárcel por la Audiencia Nacional por pertenencia a Daesh, algo que él negó durante el juicio. Cumple condena en la cárcel de Villahierro (León).

Abandonado por los servicios secretos daneses

Este danés treintañero no era, sin embargo, un terrorista sanguinario, sino un agente infiltrado en las filas yihadistas por dos servicios secretos de Dinamarca que, cuando fue detenido, no dieron la cara por él. El diario 'Berlingske', uno de los dos más influyentes de Dinamarca, dedicó el fin de semana pasado nueve páginas de su edición en papel a relatar su trayectoria publicando incluso detalles de su remuneración.

Ahmed Samsam. (EFE)
Ahmed Samsam. (EFE)

Samsam fue primero reclutado, a finales de 2012, por el Politiets Efterretningstjeneste (conocido como PET), el equivalente danés de la Comisaría General de Información de la policía, que le envió a Siria en febrero de 2013. Más tarde, en noviembre de ese año, pasó a manos del Forsvarets Efterretningstjeneste (FE), el servicio exterior de inteligencia danés, que empezó por adiestrarle en el manejo de las armas al tiempo que le puso un sueldo mensual de 20.000 coronas (2.680 euros), a las que había que añadir un bonus anual y gastos pagados. También le mandó a Siria, donde concluyó su última misión a finales de 2015.

Samsam tenía el perfil adecuado para esa encomienda, porque antes ya había efectuado por su cuenta un primer desplazamiento a Siria, cuando aún no era un delito, según el Código Penal danés. Sus ulteriores viajes sí infringían la nueva legislación antiterrorista, pero no fue detenido ni procesado a su regreso a Dinamarca porque se llevaron a cabo bajo la supervisión de la unidad de inteligencia policial o del servicio secreto exterior.

Detenido en la Costa del Sol

Ambos le habían garantizado a Samsam que no tendría problemas con la Justicia. Y así fue hasta que, a finales de la primavera de 2017, se marchó de vacaciones a la Costa del Sol para divertirse —consumiendo alcohol y drogas, según la policía española— y alejarse de algunas bandas de pequeños delincuentes comunes con las que había trapicheado en Copenhague.

Relató que había aceptado en 2012 la oferta que le hicieron los servicios de inteligencia porque “quería prevenir ataques terroristas en Dinamarca”

Pero eso “no sucedió”, explicó el propio Samsam por teléfono al diario 'Berlingske' desde la cárcel leonesa. No avalaron su versión. Relató al teléfono que había aceptado en 2012 la oferta que le hicieron los servicios de inteligencia porque “quería prevenir ataques terroristas en Dinamarca”. "Tengo una familia que utiliza los transportes públicos que corren el riesgo de ser golpeados por el terrorismo", prosiguió. “Por eso dije sí”, concluyó sin mencionar el móvil económico.

Sus vínculos con la inteligencia danesa “formaron parte de mi defensa”, recuerda al teléfono su abogado español, Iván Jiménez-Aybar. “Pero no teníamos pruebas” más allá de la palabra del acusado, se lamenta. “En mi opinión, tenían el deber de garantizar que un inocente no iba a ser condenado”, recalca su letrado danés, Thomas Braedder, refiriéndose a los servicios que reclutaron a Samsam. “Y si tenían la información, creo que deberían haberla suministrado a las autoridades españolas”, recalca.

El CNI lo supo... demasiado tarde

En junio de 2018, cuando la Audiencia Nacional estaba a punto de dictar sentencia, los servicios daneses que contrataron a Samsam contactaron, por fin, con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el servicio secreto español, para tratar de deshacer el entuerto, según el diario 'Berlingske'. El CNI les respondió que el asunto había llegado demasiado lejos como para poder dar marcha atrás.

El rotativo danés preguntó a la comisaría de información policial en Copenhague por sus vínculos con Samsam, pero no recibió respuesta alguna, mientras que la inteligencia exterior danesa rehusó confirmar o desmentir que hubiese trabajado para ellos. Este periodista recibió la misma respuesta del Ministerio de Justicia danés: “(…) no se puede comentar cómo trabajan los servicios de inteligencia daneses” y “por tanto, el artículo en cuestión no puede ser confirmado ni desmentido”.

La renuncia de ambos servicios a dar la cara por Samsam ha creado un gran malestar en su seno, según 'Berlingske', que está además teniendo consecuencias políticas con preguntas formuladas al Gobierno. La diputada Karina Lorentzen Dehnhardt, del Partido Socialista Popular, fue la primera en pedir que se le ayudara a salir de prisión.

“Si es cierto lo que él sostiene, es una barbaridad dejar tirado en la cárcel a alguien que se ha jugado la vida”, añade indignado

“Si se confirma lo que Ahmed dice y se documenta”, señala Iván Jiménez-Aybar, “se podría revisar la sentencia”. “Pero, claro, serían los servicios daneses los que deben tomar la iniciativa”, recalca. “Si es cierto lo que él sostiene, es una barbaridad dejar tirado en la cárcel a alguien que se ha jugado la vida”, añade indignado. “Y ahora que se ha desvelado que luchó contra Daesh, también está en riesgo la seguridad de su familia en Dinamarca”, advierte. “Hay gentes afines a Daesh que pueden tener información sobre dónde viven sus familiares y querer vengarse” o por lo menos darles un susto.

Aunque aún queda mucho recorrido, a Jiménez-Aybar le han alegrado las nueve páginas que 'Berlingske' dedicó a su cliente: “Personal y profesionalmente, me reconforta mucho confirmar que lo que me decía Ahmed es cierto”. “Tener la conciencia tranquila al estar defendiendo a un inocente es lo mejor que te puede pasar ejerciendo de abogado de un condenado por terrorismo”, concluye.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios