"flagrante humillación”

Melilla: el boicot de los musulmanes aborta la charla de una escritora feminista del Rif

La Comisión Islámica de la ciudad arremete contra el PSOE melillense por “vejarles” al invitar a Zoubida Boughaba a dar una conferencia literaria

Foto: La escritora feminista Zoubida Boughaba.
La escritora feminista Zoubida Boughaba.

Zoubida Boughaba, feminista española de origen marroquí, debía dar hoy lunes una conferencia en la antigua Cámara de Comercio de Melilla sobre su libro, una recopilación de cuentos populares del Rif, invitada por la Consejería de Educación y Cultura de la ciudad autónoma, en manos del PSOE.

Boughaba renunció el sábado por la noche a viajar a Melilla. “Me han declarado persona no grata” en la ciudad, comenta al teléfono. “Es una velada amenaza”, añade. “No van a respetar la libertad de expresión”, prosigue. "Van a boicotear mi charla", vaticina haciéndose eco de algunos comentarios que circulan por las redes sociales.

La feminista, que es mediadora intercultural de Cruz Roja en Granada, declinó la invitación de la consejería después de conocer el comunicado que publicó, el sábado por la tarde, la Comisión Islámica de Melilla (CIM), que reagrupa a la práctica totalidad de las asociaciones musulmanas de la ciudad. En él piden que se la declare "persona no grata" en Melilla "por sus continuas declaraciones islamófobas" en las que sostiene que “el 'hiyab' [velo islámico] oprime a la mujer musulmana, la degrada e invisibiliza”.

Zoubida Boughaba.
Zoubida Boughaba.

Nacida en Alhucemas, en el corazón del Rif, pero residente en España desde hace más de 30 años, Boughaba rechaza ser islamófoba. “Me he criado en el islam”, insiste. A lo largo de los años sí ha criticado algunos de los hábitos de la religión islámica, como el uso del 'hiyab', que no todos los musulmanes consideran obligatorio. “Estoy harta de que los hombres nos tapen el cuerpo, la cara, las manos, pero ellos no se tapan nunca o solo si les apetece”, escribió, por ejemplo, en 2017 en el blog 'Mujeres contra el velo'.

En el comunicado, piden que se declare "persona no grata" a Zoubida Boughaba, en Melilla, "por sus continuas declaraciones islamófobas"

“Estoy harta de que se nos exija llegar vírgenes al matrimonio, pero a ellos no”, proseguía. “De que la noche de bodas se compruebe nuestra virginidad, pero a ellos ni se les pregunte si son vírgenes”. “Estoy harta de que la sociedad entera y las familias me repudien si soy madre soltera, mientras que ni siquiera se busque al padre para exigirle la misma responsabilidad que se me exige a mí (…)”. “Estoy harta de no poder tener un novio o un marido no musulmán y de que el hombre, sin embargo, sí pueda tener una mujer no musulmana”. “Estoy harta de tener que vivir en países no musulmanes para poder vivir una vida normal, digna y humana”, concluía.

"No iba a ser este el tema de mi conferencia en Melilla", recalca, sin embargo, Boughaba. "Tenía previsto hablar de mi libro 'Cuentos populares del Rif contados por mujeres cuentacuentos', pero aun así les molesta mi presencia", se lamenta. "He podido presentarlo años atrás sin que surjan problemas en la Península, en Marruecos y en los Países Bajos [donde hay una importante colonia rifeña], pero resulta que en Melilla levanta ampollas", constata con amargura.

"Estoy harta de no poder tener un novio o un marido no musulmán y de que el hombre, sin embargo, sí pueda tener una mujer no musulmana"

Elena Fernández Treviño. (PSOE)
Elena Fernández Treviño. (PSOE)

El comunicado de la CIM arremete contra la escritora feminista, pero centra sobre todo sus ataques en la consejera de Educación y Cultura de Melilla, la socialista Elena Fernández Treviño. Fue ella quien cursó la invitación a Boughaba para que diera su charla en el marco de las festividades de Yennayer 2970 (el año nuevo bereber) que se celebran en la ciudad. Algo más de un 50% de los 85.000 habitantes de Melilla son de origen rifeño, es decir bereber/amazigh.

La comisión que reagrupa a los musulmanes expresa su “indignación y repulsa” hacia la consejera porque ha permitido “una flagrante humillación” de la comunidad musulmana y asegura que su propósito es “enturbiar las buenas y sanas relaciones interconfesionales e interculturales” que prevalecen en Melilla. Se pregunta la CIM qué sucedería si, desde una consejería que estuviese en manos de Coalición por Melilla (CpM, el partido mayoritariamente musulmán), se invitara al actor “Willy Toledo para hablar de la Semana Santa”, o a un orador que sostuviera que “el Holocausto judío fue una mentira”. “¿Cuál sería la respuesta de nuestra comunidad judía en Melilla?”, insiste. Además de exigir la cancelación de la ponencia, concluye exigiendo al PSOE que “depure responsabilidades por tal insulto y vejación”.

“Obviamente, no soy yo la que ha incitado a Zoubida Boughaba a que renuncie a venir a Melilla, pero comprendo que no se sienta segura después del vapuleo al que ha sido sometida”, comenta Elena Fernández Treviño al teléfono. “Sus detractores han manipulado sus palabras para describirla como un monstruo cuando su lucha feminista es de lo más legítima”, continua pesarosa. “Su objetivo es que mujeres como Zoubida no pongan en peligro el patriarcado”. “Nunca había pasado nada parecido en Melilla”. “Y esto no favorece la convivencia; más bien al revés”, se lamenta.

No favorece la convivencia y quizá tampoco la cohesión de la coalición atípica que gobierna la ciudad desde que en mayo el Partido Popular perdió la mayoría absoluta en las elecciones. Tres fuerzas políticas, el PSOE, Ciudadanos y CpM, que representa ante todo a los musulmanes, se asociaron entonces para gestionar Melilla. CpM mantiene una estrecha relación con la CIM, que le brindó incluso su apoyo en alguna campaña electoral. La embestida de la Comisión Islámica contra la consejera puede ser interpretada en el fondo como una carga contra los socialistas de su socio musulmán en el Gobierno.

De vez en cuando, pasan por Melilla predicadores musulmanes radicales. No les invita la Comisión Islámica, pero sí asociaciones musulmanas. A finales de 2018, el jeque Omar Abdelkafi impartió allí unas charlas organizadas por Islamic Relief. El clérigo egipcio llegó desde Marruecos, donde 1.700 profesores e intelectuales marroquíes le describieron en un comunicado como un “predicador misógino (…) conocido por sus numerosos sermones discriminatorios hacia la mujer musulmana”. La Comisión Islámica de la ciudad no puso ningún reparo a su presencia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios