Las tres vías ante la inmunidad

Puigdemont aún puede ser juzgado: los siguientes pasos de la Justicia

Fuentes de su entorno esperan tenerlo todo ultimado para el primer pleno del año, que comenzará el lunes de la próxima semana en la sede de la Eurocámara en Estrasburgo, al que prevé acudir

Foto: Carles Puigdemont. (Reuters)
Carles Puigdemont. (Reuters)

La suspensión hace cinco días por parte de la Justicia belga de la euroorden emitida por España contra Carles Puigdemont y el 'exconseller' Toni Comín, al considerar que ambos gozan de inmunidad como europarlamentarios, dejó la sensación de que el expresidente catalán escapaba, de nuevo, de la posibilidad de entrega a España y, con ello, de ser juzgado por las acusaciones que han supuesto para sus compañeros de Govern penas de hasta 13 años. Lo cierto es que la tramitación de la orden de detención y entrega ha quedado ahora paralizada, pero aún no está cerrada. Los próximos pasos que dé el Tribunal Supremo respecto a los huidos marcarán su desarrollo.

La sensación se acrecienta después de que la Cámara concediera este lunes a ambos políticos su credencial permanente de eurodiputados. Todavía deben terminar una serie de trámites para completar todo el proceso legal, que pasan, entre otras cosas, por firmar una declaración de intereses financieros y otra de incompatibilidad. Fuentes de su entorno esperan tenerlo todo ultimado para el primer pleno del año, que comenzará el lunes de la próxima semana en la sede de la Eurocámara en Estrasburgo, al que prevén acudir.

Juristas consultados no se muestran optimistas, pero avisan de que "aún hay partido". Aseguran que, en el caso de que el levantamiento de su especial protección no prospere, Puigdemont permanecería durante un tiempo indefinido en un destierro autoimpuesto para evitar una detención en España. Pese a los anteriores revolcones propinados por la propia Bélgica y por Alemania, es el juez Pablo Llarena quien tiene en sus manos insistir ahora o esperar la evolución de acontecimientos. Del magistrado y del Parlamento Europeo depende el futuro más inmediato del 'expresident'.

La brecha abierta tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea del 19 de diciembre, que falló que Oriol Junqueras era inmune desde que fue proclamado eurodiputado, tiene varias vías de resolución. Las posibilidades se reducen a tres: suplicatorio, suspensión directa o desactivación de la OEDE.

1. Suplicatorio. El juez puede mantener la euroorden activa y remitir un suplicatorio al Parlamento Europeo. Es decir, pedir a la Cámara que le autorice a proceder contra uno de sus miembros. El procedimiento es largo y complejo. La cuestión se deja en manos de una comisión que debe formular una propuesta de decisión motivada, en la que recomendará la concesión o denegación del suplicatorio de suspensión de la inmunidad o de la solicitud de amparo de la inmunidad y los privilegios, indica el reglamento de la Eurocámara.

El juez puede mantener la euroorden activa y remitir un suplicatorio al Parlamento. Es decir, pedir que le autorice a proceder contra uno de sus miembros

La cosa se complica con la norma establecida de que el diputado interesado, en este caso Puigdemont, pueda ser oído y "aportar cuantos documentos o elementos de prueba escritos estime oportunos". La propuesta se vota en la siguiente sesión plenaria, sin que se admitan enmiendas. Hay un debate y, posteriormente, la votación por mayoría simple.

2. Suspensión sin solicitud de permiso parlamentario. Llarena puede también mantener ante la Eurocámara que la fase en la que se encuentra el procedimiento abierto contra el 'expresident' no requiere, en aplicación de la legislación española, tramitación de suplicatorio. Tanto Puigdemont como Comín se encuentran ya procesados, aunque no se ha abierto en su contra juicio oral. La maniobra es arriesgada, ya que puede topar con la incomprensión tanto del Parlamento como del juez belga encargado de aceptar o rechazar la OEDE.

La decisión se apoyaría en este caso en la equiparación del parlamentario europeo a los que ejercen su cargo en territorio nacional. Como ya sucedió en el caso de Oriol Junqueras y su escaño en el Congreso, superados los citados momentos del procedimiento, el TS no necesita autorización para continuar procediendo en su contra.

3. Renuncia a la petición de entrega. La última de las opciones consiste en no hacer ni una cosa ni la otra. Desactivar la OEDE como ya se hiciera en el pasado. La autorización o suplicatorio no se reclamaría en este caso, Puigdemont tendría capacidad de movimientos en Europa pero no en España, donde, según el criterio que estableció el TJUE, podría ser detenido antes de que se pidiera permiso alguno. Eurodiputado, libre, pero con la entrada al territorio español vetada si quiere evitar un arresto.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios