CÓMO SE LLEGÓ A LA INHABILITACIÓN DE TORRA

Ocho horas de intensa discusión con cambios de voto: así gestó la JEC su día clave

Los catedráticos propuestos por los partidos se alinearon igual en las dos votaciones. Los magistrados fueron cambiando de postura en las dos votaciones ajustadas

Foto: Reunión de la Junta Electoral Central el pasado septiembre. (EFE)
Reunión de la Junta Electoral Central el pasado septiembre. (EFE)

Fue el día más intenso de la Junta Electoral Central. Sus trece miembros —ocho magistrados del Supremo elegidos por sorteo y cinco catedráticos propuestos por los partidos— estaban citados a mediodía en el Congreso. Las dependencias de la JEC están en un edificio anexo de la Cámara de los Diputados y se sirven de los funcionarios del Parlamento. Los que acudían de fuera de Madrid llegaron con billete de vuelta, pero pronto vieron que tenían que ir buscando hotel.

Fuentes próximas al organismo explican que solo había dos asuntos en el orden del día, la posible inhabilitación de Quim Torra y qué pasaba con el escaño en la Eurocámara de Oriol Junqueras. El primer punto consumió más de cinco horas. PP, Ciudadanos y Vox pedían corregir la decisión de la Junta Electoral Provincial de Barcelona que se negó a quitarle el escaño a Torra porque su condena por desobediencia no es firme.

Fuentes conocedoras de la reunión explican que hubo un debate muy técnico y de nivel pero sin entrar en discusiones personales —por contraste, antes de las europeas hubo gritos sobre la candidatura de Carles Puigdemont—. El debate no fue tanto cómo interpretar la reforma de la ley electoral de 2011 que impone la inhabilitación por condena por delitos contra la Administración Pública aunque la condena no sea firme, sino si este era un tema de derecho electoral —y, por lo tanto, competencia de la JEC— o de derecho parlamentario —y, por lo tanto, un asunto del Parlament—.

Durante cinco horas, fueron exponiendo las posiciones. Entre los catedráticos propuestos por los partidos había una alineación clara: los dos del PSOE y la propuesta por Podemos sostenían que no era competencia de la JEC —como afirmó luego la portavoz del PSOE, Adriana Lastra—. Los dos propuestos por PP y Ciudadanos mantuvieron que era asunto de la JEC porque lo había aplicado en casos similares.

Ocho horas de intensa discusión con cambios de voto: así gestó la JEC su día clave

Entre los magistrados fue José Luis Seoane Spiegelberg el que más defendió que no era competencia de la JEC. Sobre las cinco de la tarde, y tras un frugal receso para comer unas pulguitas de jamón y unos vasos de plástico con fruta como postre, se decidió votar. En ese momento no estaba claro el resultado porque algunos de los magistrados habían ido dando opiniones distintas. Al final, por siete votos a seis decidieron retirar el acta de diputado a Torra. La JEC decidió entonces dar traslado a la prensa del acuerdo en un receso.

Lo hicieron en aplicación de una reforma de la ley electoral de 2011. Entonces, una enmienda de UPyD incluyó los delitos contra la Administración Pública a los de terrorismo y lo justificó por la regeneración democrática. PSOE y PP la apoyaron con el argumento declarado de echar de las instituciones al entorno de ETA. La ley desde entonces se ha aplicado sin que nadie la lleve al Tribunal Constitucional y sirvió, por ejemplo, para que el exalcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, (PP) no retomara su acta de concejal o para que alcalde de La Oliva (Fuerteventura) durante 25 años dejara el cargo por una inhabilitación por permitir una cantera.

Los seis discrepantes redactarán un voto particular, para lo que tienen hasta el martes. Después se le notifica y el presidente catalán puede recurrir al Supremo reclamando medidas cautelares, algo que fuentes jurídicas no ven improbable que obtenga. Torra ya anunció que solo el Parlament puede quitarle el acta y JxCATinterpreta que aun sin esta puede seguir de presidente. Aunque tener escaño en el Parlament es un requisito imprescindible para ser diputado autonómico, JxCAT esgrime que su pérdida no está en la ley de presidencia de Cataluña como motivo para que pierda el cargo de presidente.

Después llegó el debate sobre Junqueras. La magistrada Ana Ferrer, progresista y que había apoyado la retirada del acta de Torra, se ausentó. Como formó parte del tribunal del 'procés' no podía intervenir. Quedaron doce miembros y comenzó otra discusión técnica sobre si la JEC debía decidir ya o si debía esperar a que lo hiciera el Supremo. En ese caso los catedráticos propuestos por los partidos tomaron postura igual que en el caso de Torra.

Entre los magistrados hubo vaivenes. En el caso de Junqueras formularon voto particular en contra Eduardo de Porres Ortiz de Urbina y José Luis Seoane Spiegelberg para llegar al 7-5. En el caso de Torra, lo hicieron Antonio Vicente Sempere Navarro, María Luz García Paredes además de Seoane, que formula voto particular en los dos casos. Las fuentes consultadas señalan que son asuntos técnicos y complejos con interpretaciones a favor y en contra y que ahora el Supremo puede decidir sobre los recursos.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios