El PP exige datos sobre el suceso de Bolivia

Casado se lanza a por Sánchez en defensa del servicio exterior y los policías

El presidente del Partido Popular se entrevista en Génova con Óscar Ortiz, dirigente del centro derecha en Bolivia y destacado opositor al régimen de Evo Morales

Foto: El líder del PP, Pablo Casado. (EFE)
El líder del PP, Pablo Casado. (EFE)

El Partido Popular se limita por el momento a pedir explicaciones al Gobierno de Pedro Sánchez sobre el oscuro suceso registrado en la Embajada de México en La Paz en el que se han visto involucrados funcionarios españoles, pero también manifiesta su preocupación por el prestigio del servicio diplomático puesto en duda y por la seguridad de los policías destinados en Bolivia. Después de 48 horas de silencio oficial, la responsable de Asuntos Exteriores del PP, Valentina Martínez Ferro, insiste en que lo más grave del caso es la imagen que se proyecta de la diplomacia española sin que el Ejecutivo en funciones dé réplica alguna y prefiere no entrar en especulaciones sobre el posible vínculo entre los exministros de Evo Morales asilados y los fundadores de Podemos.

En el PP reconocen que dada la opacidad del gabinete de Sánchez ante la opinión pública en general, y ante el principal partido de la oposición en particular, carecen de más datos que los conocidos. Se refieren a la denuncia de las autoridades bolivianas y la nota de Margarita Robles para negar que se tratara de una operación encubierta para sacar a los dirigentes del partido de Morales de la embajada.

Pablo Casado espera tener alguna información de primera mano en la entrevista que hoy mantendrá en la sede de Génova, en Madrid, con Óscar Ortiz, secretario general del Movimiento Demócrata Social, principal partido del centro derecha en ese país y candidato presidencial de la plataforma Bolivia Dice No frente a Evo Morales en los comicios del pasado mes de octubre.

La cita estaba prevista desde hace semanas, según fuentes del PP, y servirá al jefe de la oposición para tener una idea más clara de lo ocurrido en La Paz. Ortiz, desde el Senado, es un veterano opositor al régimen populista desde el primer mandato de Morales.

Casado aprovechará después su comparecencia prevista para hacer balance del año para incluir el episodio de la embajada en la larga relación de asuntos pendientes de explicar por Pedro Sánchez. Entre ellos está el uso de las instituciones en beneficio propio y para garantizarse la permanencia en la Moncloa, como es el caso de las presiones a la Abogacía del Estado para contentar a Oriol Junqueras.

En el PP achacan la dejadez en las cuestiones de Estado como lo ocurrido en Bolivia y los silencios de Sánchez a su empeño y dedicación plena a garantizarse el apoyo de los independentistas. Mientras el ministro de Gobierno del país iberoamericano Arturo Murillo pide la expulsión de todos los miembros de la embajada española tras el incidente del pasado viernes, el principal partido de la oposición se pregunta en qué están Sánchez, su vicepresidenta Carmen Calvo y la titular de Defensa que también asume la cartera de Exteriores, Margarita Robles. "El Gobierno parece noqueado y centrado en exclusiva en su negociación con los independentistas”, en palabras del vicesecretario de comunicación de los populares, Pablo Montesinos.

El Gobierno parece noqueado y centrado en exclusiva en su negociación con los independentistas

La contención de Casado en este asunto contrasta con la posición de Vox al dar por buena la acusación de las autoridades bolivianas. "Lo que ha pasado en La Paz es gravísimo. A la espera de más detalles todo indica nos ha metido ya en el Foro de Sao Paulo. ¿Trataba la embajada de España de ayudar a asesinos y narcos cómplices de Morales?", preguntó Santiago Abascal nada más conocer la noticia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios