AFECTA A ESPAÑA PLURAL Y AL GRUPO MÚLTIPLE

Los letrados del Congreso avisan de que la división del Mixto propuesta no tiene encaje

La decisión queda ahora en manos de la Mesa, que se reúne este viernes. La mayoría de PSOE y Unidas Podemos podría abrir un nuevo plazo para que se planteen fórmulas reglamentarias

Foto: Íñigo Errejón (i), Joan Baldoví e Inés Sabanés, el pasado 3 de diciembre, en la constitución del Congreso. (EFE)
Íñigo Errejón (i), Joan Baldoví e Inés Sabanés, el pasado 3 de diciembre, en la constitución del Congreso. (EFE)

El Grupo Mixto, con hasta 21 diputados de 10 fuerzas políticas, no se podría dividir tal y como distintos partidos han propuesto. Los letrados del Congreso entienden que no pueden montar grupo separado UPN, Coalición Canaria, Teruel Existe y Partido Regionalista de Cantabria, y por otro Junts per Catalunya, Más País-Compromís y BNG. Esa división, pensada para descargar el Mixto, no se ajustaría al reglamento de la Cámara Baja. Pero será este viernes cuando la Mesa, en la que tienen amplísima mayoría PSOE y Unidas Podemos, decida qué hacer.

Ya en las últimas horas se veía venir que las dos iniciativas registradas en el Congreso este miércoles podían tropezar con problemas legales. Y así ha sido. Los servicios jurídicos de la Cámara han informado negativamente sobre ellas y aconsejan a los miembros de la Mesa su inadmisión a trámite. Es decir, que no dan en absoluto el visto bueno por no cumplir con los requisitos exigidos.

Tras la constitución de las Cortes, el pasado 3 de diciembre, los minoritarios pensaron cómo organizarse. Tras montarse los grupos grandes, que recibieron la conformidad del órgano rector del Congreso ya la semana pasada —Socialista, Popular, Vox, Unidas Podemos, Republicano (ERC), Ciudadanos, Vasco (EAJ-PNV) y EH Bildu—, los 21 diputados restantes dieron vueltas a cómo escapar del Mixto, un cajón de sastre que sería inoperante de mantenerse con todos ellos juntos. Sería un grupo inmanejable, muy grande, con muchas dificultades para organizarse en el día a día, recursos escasos y poca visibilidad para sus miembros.

España Plural pretendía agrupar a UPN, CC, Teruel Existe y PRC, y el Grupo Parlamentario Múltiple, a JxCAT, Más País-Compromís y BNG


El miércoles, tras varios días de conversaciones a varias bandas, cristalizaron dos propuestas. Una, impulsada por las formaciones regionalistas, e impulsada por los dos parlamentarios de Unión del Pueblo Navarro (UPN), y los diputados de Coalición Canaria (Ana Oramas), PRC (José María Mazón) y Teruel Existe (Tomás Guitarte), y a la que bautizaron como España Plural. La otra, llamada Grupo Parlamentario Múltiple (GPM), de unión puramente técnica y menos ideológica, integrada por 12 miembros: los ocho de Junts per Catalunya (capitaneados por Laura Borràs), los dos de Más País-Equo (Íñigo Errejón e Inés Sabanés), el de Més Compromís (Joan Baldoví) y el representante del BNG, Néstor Rego. Con esta división, en el Mixto habrían quedado únicamente los dos representantes de la CUP, el de Nueva Canarias (Pedro Quevedo) y el de Foro Asturias (Isidro Martínez Oblanca).

La letra del artículo 23

El artículo 23 del reglamento del Congreso [aquí en PDF] establece cuáles son los requisitos para formar grupo propio, y son muy estrictos. La forma más sencilla es que se junten 15 diputados o más. Pero hay otra doble vía más compleja para los casos en los que no se cumpla ese mínimo: por un lado, pueden constituirse en grupo los diputados de una o varias fuerzas políticas que sumen no menos de cinco escaños y, al menos, el 15% de los votos en las circunscripciones donde hubieran presentado candidatura o, alternativamente, el 5% de los sufragios emitidos en toda España. Las normas de la Cámara Baja añaden que no podrán formar grupo parlamentario separado los diputados que, en el momento de las elecciones, "pertenecieran a formaciones políticas que no se hayan enfrentado ante el electorado".

Los letrados, como confirmaron fuentes de la Cámara a este diario, ponen pegas a España Plural y al Grupo Parlamentario Múltiple por razones diversas, pero siempre leyendo de manera rígida ese artículo 23 del reglamento.

Con España Plural, el problema es doble: CC-NC no alcanzó el 15% en Las Palmas y UPN concurrió con PP y Cs bajo la marca Navarra Suma

En el caso de los regionalistas de España Plural, hay dos problemas, según los servicios jurídicos. Uno, que Ana Oramas concurrió en las generales del 10-N bajo la entente Coalición Canaria-Nueva Canarias. Coalición electoral que se extendía a las dos provincias del archipiélago, Santa Cruz de Tenerife —donde Oramas sacó el escaño—, y Las Palmas (por donde consiguió su acta su compañero Pedro Quevedo, que pertenece a Nueva Canarias). Pues bien, la alianza de CC y NC obtuvo más del 15% (en concreto, el 16,45%) en Santa Cruz, pero menos de ese umbral en la otra circunscripción, Las Palmas (cosechó menos del 10%).

Oramas era consciente de esos números, y por eso en la propuesta que se planteó de España Plural figuraba ella, como representante de CC, pero no Quevedo. Pero los letrados señalan que el número de votos necesarios para alcanzar el 15% debe referirse a "las formaciones políticas que han presentado candidaturas, y no a los candidatos individualmente considerados". Y ese porcentaje del 15%, siguen, ha de obtenerse en cada una de las circunscripciones en las que la formación hubiera presentado listas. Es decir, que si CC y NC concurrieron juntas y en las dos provincias, sus diputados no pueden dividirse, y por tanto hay que considerar los votos obtenidos en las dos provincias en las que compitieron.

El diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte, el pasado 10 de diciembre en el Congreso tras ser recibido por el rey Felipe VI en la Zarzuela. (EFE)
El diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte, el pasado 10 de diciembre en el Congreso tras ser recibido por el rey Felipe VI en la Zarzuela. (EFE)

¿Criterio rígido o flexible?

El segundo problema tiene que ver con los dos parlamentarios de UPN, Sergio Sayas y Carlos García Adanero. Los servicios jurídicos del Congreso recuerdan que la formación foral concurrió el 10-N en coalición con el PP y Ciudadanos bajo la coalición Navarra Suma. Por tanto, los dos parlamentarios solo se podrían adscribir o al grupo del PP, o al de Cs o al Mixto, pero no montar un grupo separado. Por la misma razón en 2016 se impidió a las confluencias de Podemos montar grupo distinto al liderado por Pablo Iglesias. Tampoco podría el PSC, aunque quisiera, divorciarse del PSOE en el Congreso.

El GPM no alcanza la barrera del 5% de votos en toda España: se quedan muy cerca, en el 4,88%, y si se aplica el reglamento, estaría fuera

El Grupo Parlamentario Múltiple no cumple con el artículo 23 pero por otro motivo. JxCAT, Más País-Equo, Més Compromís y BNG no llegan al 5% de los votos en toda España. Los letrados subrayan que, conforme a los datos remitidos por la Junta Electoral Central, obtuvieron, respectivamente, un total de 530.225, 353.541, 176.287 y 120.456 votos, lo que representa el 4,88% de los sufragios emitidos en el conjunto de España. Se queda muy cerca de ese listón del 5%, pero no llega a él. Los partidos que formaban el GMP habían sumado también las papeletas cosechadas por la formación de Errejón en otras circunscripciones, pero se obtuvieron con otra denominación (Más País a secas, Más País-CHA-Equo), y por tanto no pueden ser computados.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet (c), junto con el vicepresidente primero, el socialista Alfonso Rodríguez Gómez de Celis (c-i), y la vicepresidenta segunda, Ana Pastor (c-d), durante la primera reunión de la Mesa de la Cámara Baja de esta XIV Legislatura celebrada el pasado 4 de diciembre. (EFE)
La presidenta del Congreso, Meritxell Batet (c), junto con el vicepresidente primero, el socialista Alfonso Rodríguez Gómez de Celis (c-i), y la vicepresidenta segunda, Ana Pastor (c-d), durante la primera reunión de la Mesa de la Cámara Baja de esta XIV Legislatura celebrada el pasado 4 de diciembre. (EFE)

La Mesa del Congreso se reúne este viernes a las 10:00 y estudiará el informe de los letrados. No deja de ser un órgano político, y podría adoptar la decisión que quisiera, pero habitualmente se deja guiar por el criterio de los servicios jurídicos, máxime cuando es tan contundente y no arroja dudas. La Mesa, que cuenta con seis miembros progresistas —tres del PSOE, entre ellos la presidenta, Meritxell Batet, y tres de Unidas Podemos—, y otros tres conservadores (dos del PP y un tercero de Vox) podría directamente no admitir las propuestas y llevar a los 21 diputados al Mixto o bien abrir un nuevo plazo a las fuerzas minoritarias para que busquen fórmulas para dividirse que se acomoden al reglamento. Una salida sería aquella que planteó Baldoví inicialmente: que los 21 parlamentarios se dividieran en dos, y 15 de ellos formaran un grupo separado y los demás recayesen en el Mixto. O bien que alguna fuerza más se sumara al GPM para rebasar la barrera del 5%. También la Mesa podría adoptar un criterio más flexible, como ha ocurrido en otras ocasiones, y tener en cuenta, por ejemplo, que el 4,88% es suficiente y se le da el visto bueno.

Los 21 diputados del Mixto que quieren salir de él

Son 21 los diputados elegidos el 10 de noviembre que, si no se encuentra una fórmula alternativa, recalarían en el Grupo Mixto. Pertenecen a 12 formaciones políticas, que podemos agrupar en 10 candidaturas: 

-8 diputados de JxCAT, liderados por Laura Borràs.
-2 de Más País-Equo (Íñigo Errejón e Inés Sabanés)
-2 de UPN (Sergio Sayas y Carlos García Adanero)
-2 de Coalición Canaria-Nueva Canarias (Ana Oramas y Pedro Quevedo)
-2 de la CUP (Mireia Vehí y Albert Botran)
-1 de Més Compromís (Joan Baldoví)
-1 del BNG (Néstor Rego)
-1 de Teruel Existe (Tomás Guitarte)
-1 del Partido Regionalista de Cantabria (José María Mazón)
-1 de Foro Asturias, que concurrió con el PP (Isidro Martínez Oblanca)

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios