LA OTRA NEGOCIACIÓN EN EL CONGRESO

El lío del Grupo Mixto: los regionalistas exigen peso propio sin los independentistas

Por primera vez el Grupo Mixto tendría 21 representantes. Tensión y largas negociaciones para dividirlo en dos y que sus integrantes ganen peso. Los regionalistas apuestan por ir juntos

Foto: El diputado del Partido Regionalista de Cantabria, José María Mazón. (EFE)
El diputado del Partido Regionalista de Cantabria, José María Mazón. (EFE)

Mientras el Rey celebraba la primera ronda de consultas con los líderes políticos para constatar si Pedro Sánchez tiene los apoyos para ser investido, en el Congreso se producía una negociación paralela entre los distintos partidos que conformarían el Grupo Mixto. Es decir, aquellas formaciones que no están adscritas a ningún grupo grande porque no reúnen los requisitos necesarios. Tener un grupo propio en el Congreso es crucial para ganar protagonismo, acudir a la junta de portavoces en la que se decide el funcionamiento del pleno y tener más recursos económicos, entre otras muchas cosas.

Pero no solo eso. La irrupción de nuevos partidos el 10-N —muchos regionalistas o autonomistas— llevó a que, por primera vez, el Grupo Mixto pueda tener un total de 21 representantes. Algo “inviable” e “inmanejable” a ojos de todos ellos, que reclaman tener voz en el Congreso tras sus resultados electorales. Teniendo en cuenta que todos los dirigentes que componen el Mixto han de dividirse el tiempo de intervenciones y los recursos, los diputados denunciaron a lo largo de este martes que acabarán por estar completamente silenciados. El portavoz de Teruel Existe, Tomás Guitarte, lo repitió: “Lo que no tiene sentido es llegar hasta aquí, estar en el Congreso para traer nuestras ideas y necesidades, y tener siete segundos para expresarnos”, zanjó.

El diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte. (EFE)
El diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte. (EFE)

Ahora, lo que está por decidir es la fórmula por la que ese Grupo Mixto podría dividirse en dos grupos con el objetivo de que los 21 dirigentes tengan más peso en la Cámara. El plazo para registrar las propuestas caduca este miércoles y la Mesa del Congreso será la que decida si les da luz verde o no. De ahí que la tensión y las conversaciones se incrementaran en la tarde del martes y continúen a lo largo del día de hoy. El reglamento de la Cámara es claro en cuanto a los requisitos para constituir un grupo parlamentario. Por un lado, varias formaciones políticas pueden unirse para crear un grupo propio si reúnen un mínimo de 15 diputados, independientemente del porcentaje de voto obtenido. Otra opción es constituirlo con un mínimo de cinco diputados si todos ellos han obtenido —al menos— el 15% del voto en las circunscripciones en las que se presentaron o bien el 5% del voto en el conjunto de España (este último caso fue, por ejemplo, el de Ciudadanos).

La vía del 15% es una de las posibilidades que están encima de la mesa para desenredar el lío del Grupo Mixto. La lidera la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, y contaría para ello con el diputado de Teruel Existe (Tomás Guitarte), los dos de Navarra Suma y el del Partido Regionalista de Cantabria (José María Mazón). Juntos sumarían los cinco escaños necesarios, ya que todos ellos superaron el 15% del voto en sus territorios. Una vez constituido el grupo, se podrían unir también el representante de Nueva Canarias, Pedro Quevedo (que acudió a las elecciones en coalición con Oramas, pero no alcanzó el 15% del voto en la circunscripción de Las Palmas), y el de Foro, Isidro Martínez Oblanca, que tampoco consiguió ese requisito. En total, el grupo tendría siete diputados.

El presidente de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Javier Esparza. (EFE)
El presidente de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Javier Esparza. (EFE)

Aunque no todos quisieron dejarlo igual de claro ante los micrófonos, esta posibilidad dejaría fuera de ese grupo parlamentario a las fuerzas independentistas JxCAT (que tiene ocho diputados y también se encuentra por ahora en el Mixto) y la CUP (que ha manifestado su voluntad de quedar fuera de todo acuerdo pactado). Algunos dirigentes como el presidente de UPN (Navarra Suma), Javier Esparza, pusieron el acento en que los independentistas “no pueden tener la llave de la gobernabilidad”, exactamente igual que Oramas, mientras que otros como Mazón no dudaron en reconocer que se sentirían más cómodos en un grupo en el que no estuvieran partidos secesionistas.

Con todo, según ha podido saber este diario, esta vía estaría en manos del diputado cántabro (socio de Pedro Sánchez, a quien ya anunció al Rey que apoyará en una futura investidura), que todavía no habría decidido si apoyará la constitución del grupo de corte regionalista. Y todo, porque hay más opciones.

La diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas. (EFE)
La diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas. (EFE)

Por otro lado, una segunda posibilidad —presentada por el diputado de Compromís, Joan Baldoví— apuesta por la unión de al menos 15 diputados, la otra opción recogida en el reglamento para formar un grupo parlamentario. Esta vía comprendería a los ocho de JxCAT, los dos de Más País, con Íñigo Errejón al frente, el suyo propio de Compromís, el del PRC, el de Teruel Existe y los dos de Coalición Canaria y Nueva Canarias, dejando fuera a los dos de Navarra Suma, al de Foro y a los dos diputados de la CUP.

Una vez estuviera constituido, los parlamentarios que así lo estimasen podrían volver al Grupo Mixto. Se trata de una formalidad para cumplir los requisitos necesarios y poder poner en marcha un grupo distinto. Podría ocurrir que ambas fórmulas se presentaran ante la Mesa del Congreso y que fuera el órgano de gobierno de la Cámara que dirige Meritxell Batet el que decida entre una de las dos fórmulas.

La vía de los regionalistas, según explican algunos de sus integrantes, gozaría de un hilo conductor al centrar “el verdadero problema territorial” en las distintas realidades de España, evitando a los independentistas y dando más peso y protagonismo a fuerzas que en sus respectivas provincias y comunidades demostraron una fuerza muy superior a la de otros partidos.

La cuestión es que la Mesa podría hacer distintas interpretaciones a la hora de tomar la decisión. Con toda seguridad, el órgano se reunirá este viernes, 13 de diciembre, a las 10:00 y, entonces, los diferentes partidos políticos sabrán cuál es su destino en esta legislatura. Lo que todos tienen claro, insisten, es que un Grupo Mixto con 21 integrantes no es aceptable. Ahora solo queda por saber qué fórmula vence.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios