POR CULPA DE UN CORTE DE LUZ

Rescatan a dos mineros atrapados en un pozo de Asturias haciendo rápel

Los miembros de la Brigada de Salvamento tuvieron que descender hasta los 200 metros de profundidad para después sacar a los dos compañeros sujetos con arneses

Foto: Los servicios de rescate tuvieron que descender 200 metros haciendo rápel
Los servicios de rescate tuvieron que descender 200 metros haciendo rápel
Autor
Tiempo de lectura2 min

Dos mineros fueron rescatados este lunes del Pozo San Antonio de Moreda, en Asturias, después de quedar atrapados cuando estaban realizando tareas de mantenimiento. Los hechos sucedieron a mediodía, cuando ambos se encontraban en la tercera planta de la mina y un corte de la luz dejó sin suministro eléctrico el pozo, impidiéndoles salir.

La Brigada de Salvamento se dirigió hasta el lugar movilizada por la empresa pública Hunosa, propietaria de la instalación minera. Allí analizaron la situación de los dos compañeros atrapados, que se encontraban a unos 200 metros de profundidad, y ante la imposibilidad de utilizar la jaula que funciona como ascensor, decidieron bajar haciendo rápel.

Los servicios de rescate descendieron hasta el nivel en el que se encontraban los compañeros, les colocaron los arneses de seguridad y los subieron uno a uno. A las seis de la tarde, los dos mineros atrapados y los miembros de la Brigada de Salvamento ya estaban en la superficie después de haber pasado por lo que denominaron como “un susto”.

Un corte de luz

Tal y como publica La Nueva España, un incendio en un dispositivo electrónico fue el causante de que el Pozo San Antonio se quedara sin luz. Se trata de una instalación auxiliar de otro pozo, el Pozo Santiago, que se encuentra actualmente en proceso de cierre, pero que necesita tareas de mantenimiento constante para que la seguridad de los trabajadores sea máxima.

Un incendio en un dispositivo electrónico provocó que el pozo se quedara sin luz y los operarios quedaran atrapados al no poder usar la jaula

La primera idea de la Brigada de Salvamento fue sacar a los mineros atrapados por otra planta. Sin embargo, cuando analizaron esta opción se dieron cuenta de que las galerías se encontraban en mal estado, por lo que tomaron la decisión de extraer a los mineros sujetos por arneses hasta la superficie.

Los 200 metros de profundidad a los que se encontraban los mineros atrapados provocó que las tareas de rescate se prolongaran durante casi tres horas, pero tuvieron un final feliz. Los operarios de Hunosa trabajan ya en arreglar el problema eléctrico para que el Pozo San Antonio vuelva a estar operativo lo antes posible.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios