OFERTA POR ESCRITO PARA UN PACTO PP-CS

Arrimadas presiona a Sánchez con la 'otra vía' a la espera de que el PSOE "despierte"

Insistirá hasta el último momento en la vía PP-Cs para que Sánchez, al menos, se pronuncie. Con una alternativa encima de la mesa, confía en que algunos cuadros socialistas reaccionen

Foto: La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas. (EFE)
La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas. (EFE)
Adelantado en

La oferta lleva días encima de la mesa por boca de Inés Arrimadas y es la misma con la que Albert Rivera se presentó a la repetición electoral del 10 de noviembre. Un acuerdo entre las tres fuerzas constitucionalistas que permita poner un Gobierno estable en marcha y que sirva para los grandes pactos de Estado. La fórmula del desbloqueo no sedujo a los votantes a la hora de ir a las urnas. Ciudadanos se quedó como sexta fuerza parlamentaria, con solo 10 diputados. Sin embargo, Arrimadas hará valer el peso de cada escaño y pretende erigir el grupo naranja, una vez más, como puente entre populares y socialistas.

Arrimadas presiona a Sánchez con la 'otra vía' a la espera de que el PSOE "despierte"

La novedad llegó este lunes en forma de carta. Por primera vez después del 10-N, Ciudadanos hizo una oferta en firme al presidente del Gobierno en funciones para que rompiera el preacuerdo con Unidas Podemos (que necesariamente pasa por el apoyo de los independentistas) y explorara la vía alternativa con PP y Ciudadanos. Moncloa reaccionó de forma casi inmediata confirmando que Sánchez no veía inconveniente en reunirse con la portavoz naranja en los próximos días.

A pesar del escaso pronunciamiento de los populares, fuentes naranjas aseguran que la presión pasa ahora al terreno de Sánchez. "Es él quien tiene que pronunciarse y convocarnos", explican. En el partido de Arrimadas —que ejerce como principal referente desde la presidencia del grupo parlamentario, a pesar de que una gestora dirige ahora la formación— son conscientes de que Sánchez se resistirá a la propuesta y muy probablemente hará oídos sordos. Sin embargo, la oferta se mantendrá encima de la mesa. "Existe una alternativa. No es verdad que la única vía sea un acuerdo de PSOE, Podemos y los nacionalistas. Y los españoles eso lo ven hoy más claro que ayer", insisten desde la formación.

La clave será esa. Arrimadas insistirá hasta el último momento en esa idea para provocar, entre otras cosas, que Sánchez termine retratándose. "Si la rechaza o ni siquiera se la quiere plantear, tendrá que explicarlo muy bien", aseguran desde el equipo más cercano de la portavoz. Dicho de otra manera: la pelota está en el tejado del socialista desde que recibió la carta y seguirá ahí hasta que responda. La portavoz naranja es consciente de que hay voces en el PP que piden lo mismo insistentemente —el ejemplo más reciente ha sido el de Alberto Núñez Feijóo—, pero mantiene la esperanza también de que alguien en el PSOE "despierte".

Pablo Casado, Iván Espinosa de los Monteros, Pablo Iglesias e Inés Arrimadas, en la COP25. (EFE)
Pablo Casado, Iván Espinosa de los Monteros, Pablo Iglesias e Inés Arrimadas, en la COP25. (EFE)

A pesar de que el partido cierra filas con Sánchez y los barones territoriales saben que la elección del Gobierno es competencia exclusiva del secretario general, Ciudadanos insiste en que el acuerdo con Podemos despierta recelos en muchos cuadros del Partido Socialista. Se escuda en declaraciones constantes de algunos dirigentes como el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que insiste en que los votos de PP y Ciudadanos son la "única opción para hacer irrelevantes" a las formaciones independentistas.

Eso sí, la propuesta de Arrimadas pasa necesariamente por que Sánchez rompa con Iglesias. En el partido liberal, consideran que un acuerdo a tres permitiría consensos que representan a la mayoría de españoles —"nuestra oferta incluye 221 escaños", repite ahora como un mantra Arrimadas—, dejando claro que dotará de mayor estabilidad al Gobierno, desde la aprobación de los Presupuestos hasta los grandes pactos que deberá afrontar el país, sobre todo en un momento de gran incertidumbre económica.

Ciudadanos conoce bien la aritmética parlamentaria. Es decir, sabe que cuantitativamente los 10 escaños naranjas son del todo innecesarios (PSOE y PP suman por sí solos mayoría absoluta), pero está convencido de que el acuerdo entre ambos nunca llegará sin un puente. El centro político, una especie de pegamento que ya intentó Rivera antes y que Arrimadas retoma ahora. La estrategia de los naranjas no es tanto la suma de escaños necesaria sino ofrecer un acuerdo amplio, lejos de los nacionalistas y que ponga en un brete tanto a socialistas como a populares. Lo que no hizo en abril.

¿Hay posibilidades de avanzar? Si las hay, son escasas. Aun así, el grupo que lidera Arrimadas lo tiene claro: continuará por ese camino hasta el final. Primero, para que Sánchez se vea en la situación de tener que explicar que rechaza una vía distinta a la del pacto con Podemos y ERC y, segundo, porque en vista del estado de las conversaciones ahora mismo entre esas fuerzas, no existen certezas de que la investidura de Sánchez esté amarrada. "Si el pacto Frankenstein fracasa, tiene que haber un plan B", explican. Dicho de otra manera: Ciudadanos tendrá la tierra abonada si las cosas se tuercen con la mayoría inicial con la que cuenta Sánchez (en total, siete partidos y el apoyo de los independentistas).

El propio presidente en funciones se pronunció ayer en la primera rueda de prensa concedida en 15 días con motivo de la cumbre del clima, dejando claro que "el desbloqueo y la gobernabilidad de España no dependen solamente del PSOE ni de Unidas Podemos, sino de todas las fuerzas parlamentarias", apelando directamente a PP y Ciudadanos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios