El PP vuelve a la carga con España Suma

Casado ofrece la continuidad de Ciudadanos en la Mesa del Congreso con la ayuda de Vox

Casado intenta trasladar a la Mesa del Congreso el entendimiento a dos bandas con Cs y Vox que aplicó en los pactos de gobiernos autonómicos con mayoría de centro derecha

Foto: El presidente del Partido Popular, Pablo Casado. (EFE)
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado. (EFE)

Pablo Casado intenta trasladar a la Mesa del Congreso la fórmula de entendimiento a dos bandas con Ciudadanos y Vox que aplicó en las negociaciones sobre los gobiernos autonómicos donde el centro derecha sumaba mayoría. En la reunión con sus diputados y senadores para preparar la sesión constitutiva de las Cortes de este martes, el presidente del PP ha pedido a los suyos una "generosidad" con lo que queda de Cs (10 diputados) para que entre en el órgano de dirección de la Cámara Baja, una oferta que precisaría de entrada la ayuda de Vox (52 escaños).

El jefe de la oposición confirmó ante el pleno de los parlamentarios del Grupo Popular en ambas Cámaras que el PP no entrará en la operación antiVox que el PSOE y Podemos propugnan para dejar fuera de los órganos institucionales al partido de Santiago Abascal y que, además, será tan generoso en la práctica como quiso serlo en la propuesta de España Suma.

La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas. (EFE)
La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas. (EFE)

Casado ofrece los votos de sus diputados y senadores "a los partidos constitucionalistas para que tengan representación en las Mesas del Congreso y del Senado". En la práctica, el acuerdo que ofrece el presidente del PP supone que las tres formaciones de centro derecha se apoyen mutuamente para garantizarse 4 de los nueve puestos del órgano de dirección del Congreso: dos para los populares (Ana Pastor y Adolfo Suárez), uno para Vox y otro para Ciudadanos.

El sucesor de Mariano Rajoy recalcó que su formación nunca participará en "cordones sanitarios" contra partidos que defienden la unidad nacional y la Constitución además de comentar que sí querría tejer un "cordón sanitario legal" hacia quienes no han condenado 800 asesinatos como es el caso de Bildu o hacia los condenados por sedición por el Tribunal Supremo (por ERC).

Casado reiteró su negativa a facilitar la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno con el recordatorio previo de que el secretario general del PSOE ya ha elegido a sus aliados y socios: Podemos y los independentistas. Según el líder de los populares, el socialista retoma el proyecto político que José Luis Rodríguez Zapatero alumbró hace 15 años y con los mismos protagonistas para cambiar el régimen constitucional hacia un nuevo modelo "plurinacional" y con la derecha fuera de juego.

"Se nos exige que asumamos un dilema perverso: o aceptamos desaparecer voluntariamente como alternativa al socialismo haciendo presidente a Sánchez, o Sánchez nos amenaza con hacernos desaparecer llevando adelante una mutación del sistema de la mano de la izquierda y los nacionalistas", exclamó Casado en su discurso ante los diputados y senadores.

En presidente del PP insistió en que no hará jefe del Ejecutivo "al peor socialista de los últimos cuarenta años que amenaza con volarnos el sistema" que se dedica además a negociar la soberanía nacional con "defensores del terrorismo, delincuentes y golpistas".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios