MARTÍNEZ-ALMEIDA EN EL FORO CIUDAD FUTURA

"El mensaje del PP a Sánchez es claro. Aquí estamos en este momento histórico"

El alcalde de Madrid tiene claro que la capital ejercerá de contrapeso político" al Gobierno de Sánchez e Iglesias. También insiste en el papel institucional de su partido: "Estaremos a la altura"

Adelantado en

Todavía no se han cumplido seis meses desde que empezó a dirigir el Ayuntamiento de Madrid en el primer gobierno de coalición en la capital. José Luis Martínez-Almeida (Madrid, 1975) reconoce sin tapujos que hace un año no se veía en el Palacio de Cibeles. Está convencido de que el siglo XXI será el siglo de las ciudades como foco de atracción de población, talento y actividad económica. Reconoce que Madrid debe trabajar todavía mucho para responder a las actuales exigencias digitales, y ahora el consistorio se centra en la acogida de la Cumbre del Clima que empezará el 2 de diciembre. Aspira a que del evento salga el "pacto de Madrid" como ocurrió antes en Kioto o París, en un asunto nuclear como es la sostenibilidad. Se reafirma en que Madrid actuará como contrapeso político al Gobierno de PSOE y Unidas Podemos... aunque, según explica en el Foro Ciudad Futura organizado por El Confidencial en colaboración con Ferrovial, el mensaje del PP a Sánchez sigue siendo claro: "Aquí estamos".

Ignacio Madridejos, consejero delegado de Ferrovial; y José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid.
Ignacio Madridejos, consejero delegado de Ferrovial; y José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid.

Pregunta. En una semana arranca la Cumbre del Clima en Madrid. ¿Cómo se organiza un evento de estas dimensiones en menos de un mes? ¿Tienen todas las garantías en seguridad, organización, transporte? La EMT dice que mantiene la huelga.

Respuesta. Tenemos que decir que no nos gusta recibir la Cumbre del Clima como consecuencia de lo que ha pasado en Chile. Pero la premisa de la que hay que partir es que Madrid está capacitada para organizar un evento de estas características con menos de un mes de antelación. Por tanto, debemos sentirnos orgullosos de la ciudad que tenemos y de la región en la que vivimos. Esta cumbre puede reforzar el papel de Madrid en el liderazgo internacional en una cuestión que es central: la sostenibilidad medioambiental que, además, va a ser un requisito esencial en el futuro de las grandes ciudades. Los preparativos son complicados a nivel logístico, pero lo importante es tener capacidad de rodamiento en grandes eventos. También es muy importante que se pueda cerrar el acuerdo de Madrid, como sucedió en Kioto y en París.

Con respecto a la EMT, esta es una huelga arbitraria e injustificada. Todavía no sabemos cuáles son las reivindicaciones. Nosotros no sabemos de qué vamos a hablar si nos sentamos con los sindicatos. Hemos incorporado el doble de trabajadores de la previsión que hizo Manuela Carmena, hemos previsto otras 250 incorporaciones para el año que viene y no hemos tocado ni un derecho reconocido en el convenio. No hay reivindicaciones concretas. No tenemos problema en sentarnos, pero primero que desconvoquen la huelga.

P. Yendo al contenido de la COP-25 y en el marco de la Agenda 2030. ¿Qué medidas que afectan a la lucha contra la contaminación van a ponerse en marcha a lo largo del próximo año?

R. A lo largo de 2020 vamos a poner en marcha líneas de subvenciones para la renovación de calderas, para vehículos privados y taxis, y para la flota de transportistas que circulan por la ciudad. Vamos a iniciar el bosque metropolitano que rodeará todo el conjunto de la ciudad y, sobre todo, vamos a implementar una cuestión que ningún gobierno había adoptado hasta ahora: dos líneas gratuitas que atravesarán todo el centro de Madrid.

En el proyecto de presupuestos del año que viene hemos incluido la partida para la peatonalización de la Puerta del Sol y el soterramiento de la A-5, además de la reforma de todo lo relativo al nudo norte. Es decir, gran parte de las medidas que contiene Madrid 360 [la estrategia de movilidad del nuevo consistorio] ya están presupuestadas. Es cierto que otras cuestiones no llegarán hasta que modifiquemos la ordenanza de movilidad que se aprobó por el anterior equipo de Gobierno.

El alcalde de Madrid en el foro Ciudad Futura EC-Ferrovial.
El alcalde de Madrid en el foro Ciudad Futura EC-Ferrovial.

P. Usted insistió en que revertería Madrid Central. ¿No lo ha hecho por los varapalos judiciales o por la presión de Ciudadanos? Además de Madrid 360, este Ayuntamiento insiste en el modelo de la corona metropolitana. ¿Cómo lo va a hacer?

R. No lo revierto porque tengo un pacto de investidura con Ciudadanos que no habla de revertir, sino de “reconvertir y mejorar” Madrid Central. Yo nunca lo niego: no voy a cumplir la promesa electoral que hice. Ahora, vamos a introducir las suficientes mejoras para que los elementos más perjudiciales se puedan eliminar. Y el modelo de corona metropolitana tiene que ir de la mano del reforzamiento del transporte público, en lo que es su propia configuración. En estos momentos el transporte es eminentemente radial, todas las líneas convergen al centro de Madrid cuando los desplazamientos, al final, ya no van desde fuera hacia dentro, sino que van en distintos sentidos porque los centros de trabajo se han ido desplazando. Por otra parte, tenemos que generar más carriles bus-VAO. Ya hemos firmado el de la A-2, pero también queremos incorporar uno al proyecto de soterramiento de la A5. No es casualidad que el mayor número de personas que entran en autobús público a la ciudad de Madrid sea por la A-6, por el bus-VAO.

P. En su proyecto de presupuestos, el primero elaborado por PP y Ciudadanos, prevén un superávit de 721 millones y hablan de bajada de impuestos. Usted dice que Madrid ejercerá de contrapeso al escenario de recesión que viene de la mano del Gobierno de PSOE y Unidas Podemos. ¿Cómo va a ejercerlo?

R. Lo primero que hay que aclarar es que hablo de contrapeso político, no de una deslealtad institucional. Es más, queremos cooperar con todas las administraciones. Pero, si finalmente se consuma ese Gobierno entre el PSOE y Podemos, es obvio que van a llevar a cabo una política económica que para nosotros es francamente perjudicial. Entre otras cosas, porque los propósitos ya han sido anunciados: una fuerte subida de la presión fiscal, una fuerte intervención en determinados ámbitos regulatorios y una serie de ideas que están en sus programas y que no van a contribuir a generar confianza en un escenario de desaceleración.

"Madrid tiene que ser un contrapeso a las políticas del Gobierno de PSOE y UP. Tenemos que acreditar que nuestras recetas son las adecuadas"

Por el contrario, nosotros tenemos un modelo económico que ya está testado en la Comunidad y en el Ayuntamiento, y que ha hecho que Madrid sea la región más dinámica en el ámbito económico, con las mayores tasas de empleo. Por eso, cuando dicen que Madrid hace 'dumping' fiscal y que lo que hay que hacer es homogeneizarlo, yo lo que digo es por qué el resto no lo hace. Los que han probado durante años las recetas de aumentar la presión fiscal y de aumentar abusivamente el gasto público, les decimos que prueben lo contrario.

Madrid lo que tiene que hacer es mandar ese mensaje —más aún ahora— de que hay una forma de hacer política desde el punto de vista económico, social, de servicios, de infraestructuras y de todo lo demás, que es muy distinta al que va a hacer el Gobierno de la Nación. Tiene que ser un contrapeso de políticas que acredite que las recetas de Madrid son las adecuadas.

P. Bueno, para aprobar esos Presupuestos necesitan el apoyo de un tercer actor, que será Vox. ¿Qué piden a cambio? ¿Condiciona Vox la agenda del Ayuntamiento?

R. Yo creo que son unos Presupuestos que cualquier persona podría apoyar, más allá de su posicionamiento político. Aumentan la inversión y el gasto social, cumplen con la estabilidad presupuestaria y reducen la deuda incluso bajando impuestos. Pero, seamos realistas, la izquierda no nos los va a aprobar.

Entiendo que Vox está en condiciones de poder aprobarlos. No quiero condicionar su decisión, porque tenemos que sentarnos con ellos y ver cuáles son sus peticiones. Nosotros tenemos la voluntad de llegar a un acuerdo. Sobre si Vox condiciona la agenda del Ayuntamiento, yo creo que no. Creo que a lo largo de todos estos meses no ha habido grandes cuestiones en las que se pueda decir que ha habido una imposición por parte de Vox, sino que los acuerdos a los que hemos llegado ha sido a través de negociación y diálogo. Eso es lo razonable y lo vamos a seguir haciendo, porque si se consuma ese Gobierno de la Nación con PSOE y Podemos, Madrid tiene que liderar la estabilidad y el crecimiento. Y eso se lidera desde políticas de centro-derecha liberal.

Martínez-Almeida en la redacción de El Confidencial.
Martínez-Almeida en la redacción de El Confidencial.

P. Comentaba que Madrid se ha convertido en un foco de atracción de inversión y talento. Sin embargo, no hay una percepción de que fenómenos como el Brexit hayan atraído a muchas empresas. Lo mismo sucede con la situación de inestabilidad en Cataluña.

R. En primer lugar, autocrítica. Yo creo que no se está aprovechando el fenómeno del Brexit. Creo que ha habido esfuerzos dispersos. Cada administración ha puesto la mejor voluntad en intentar aprovechar esos efectos, pero lo cierto es que si no nos ponemos de acuerdo y no trabajamos conjuntamente entre las administraciones —la Nación, la comunidad autónoma y el Ayuntamiento— es muy difícil que podamos atraer empresas, porque al final cada uno tenemos nuestras competencias. Entonces, lo que tenemos que hacer es un paquete común que podamos ofrecer ahí fuera y dé seguridad.

Respecto a las empresas catalanas, me pasa un poco como la COP-25. No me hace especial gracia que vengan por lo que está sucediendo en Cataluña. Sí es cierto que lo que han traído muchas es el domicilio social y no tanto los centros de trabajo que tiene localizados en Cataluña, aunque es es una decisión empresarial en la que no me puedo meter. ¿Qué es lo que nosotros ofrecemos desde el Ayuntamiento dentro de nuestras capacidades? Seguimos trabajando en incentivos fiscales y, por tanto, actuar a través del IBI y la tasa de basura que hemos quitado, que son cosas que afectan a las empresas y a los comercios. También actuar a través de la plusvalía o de otras cuestiones como el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica.

"No hemos aprovechado el Brexit. Ha habido esfuerzos dispersos. Es difícil atraer empresas si las administraciones no trabajamos juntas"

Y luego, una cuestión esencial, lo farragoso de los trámites que hay con el Ayuntamiento de Madrid desde el punto de vista urbanístico, medioambiental o desde el punto de vista de normativa de seguridad y protección de los edificios. Tenemos que hacer un proceso de desregulación y simplificación normativa importante, y operar en el ámbito de la transformación digital.

P. Ya que lo menciona, ¿qué papel juegan las tecnologías y la digitalización en los servicios municipales?

R. El Ayuntamiento de Madrid tiene que hacer un ‘aggiornamento’ y eso implica, que en estos momentos, no estamos preparados para responder a las exigencias digitales que plantea el siglo XXI. Eso lo queremos solucionar. Hemos creado una oficina digital transversal para todas las áreas del ayuntamiento que depende directamente de la Alcaldía. Luego, tenemos que ser capaces de cambiar la mentalidad cultural de la administración. La idea es que los ciudadanos y proveedores no tengan que venir a la ventanilla del Ayuntamiento, sino que nosotros vayamos a la suya.

Y, en tercer lugar, estamos pensando en optimizar la prestación de determinados servicios públicos relacionándolo con el ‘big data’ y la parte más tradicional de lo que se conoce como 'smart city’. Nosotros lo que queremos es que el teléfono móvil se convierta en el modo de comunicación habitual del ciudadano con la administración. No solo hacer peticiones administrativas, sino que tampoco sea necesario ir al polideportivo para reservar una clase o que puedas tener el menú de movilidad disponible en el móvil para ver cómo te interesa moverte en cada momento.

José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid; y Nacho Cardero, director de El Confidencial.
José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid; y Nacho Cardero, director de El Confidencial.

P. ¿Y qué opina de la vivienda en la capital? ¿Cree que existe un problema de acceso a la vivienda? ¿Hay burbuja?

R. Yo pienso que no hay una burbuja inmobiliaria en la ciudad de Madrid en los términos en los que la izquierda lo está pregonando, que son los términos que derivaron en la crisis iniciada en 2008. Sí pienso que se han empleado recetas equivocadas. Lo que se produjo fue un aumento de la demanda porque estamos saliendo de una crisis económica, y la gente tiene una capacidad adquisitiva superior a la que había en los años de la crisis. Frente a ese aumento de la demanda —que no es irracional, que no es un aumento disparatado ni desproporcionado— lo que no se puede hacer es estrangular la oferta.

No se pueden bloquear los desarrollos urbanísticos que tiene pendientes Madrid, entre otras cosas, porque el término municipal está prácticamente agotado en cuanto la edificabilidad. Solo tenemos una gran bolsa de suelo nueva, que son los Desarrollos del Sureste. Si se bloquean, no tenemos nada que hacer. Además, apoyamos la colaboración público-privada para poner suelo del Ayuntamiento a disposición de aquellos que quieran desarrollar viviendas en régimen de alquiler. Y ahí nosotros vamos a exigir un precio limitado por arriba dado que es un suelo público. Pero obviamente, que a todos nos salgan los números.

Esto no se hizo durante la legislatura pasada. Y desde luego, no somos partidarios en ningún momento ni de regular el precio de la vivienda, ni de recargar el impuesto de bienes inmuebles, ni de establecer criterios arbitrarios que desequilibran la balanza en favor del arrendatario respecto al arrendador.

P. Sorprende el envejecimiento de algunos barrios de Madrid. ¿El Ayuntamiento está desarrollando políticas en ese sentido?

R. Somos conscientes de este fenómeno. Se produce un envejecimiento de la población porque, entre otras cosas, al no haber suelo para vivienda nueva, se ha producido un éxodo de los jóvenes a todas las ciudades de la corona metropolitana. Un ejemplo muy claro: Rivas-Vaciamadrid en 1984 tenía 500 habitantes. Ahora mismo tiene 85.000 y, en gran medida, por todas las personas que salieron de Madrid a raíz del plan general socialista. En cambio, el de 1997 permitió lo contrario con los desarrollos del Ensanche de Vallecas, de Valdebebas o de Montecarmelo, Las Tablas y Sanchinarro, permitiendo que los jóvenes de Madrid puedan tener una vivienda en Madrid. Esto es lo que queremos replicar en el ámbito de los Desarrollos del Sureste.

"Los españoles se llevan preguntando mucho tiempo cómo es posible que el PSOE y el PP no se entiendan en las grandes cuestiones de Estado"

Esto no quiere decir que no podamos hacer nada dentro de la M-30. Los jóvenes tienen más difícil acceder a una vivienda por los precios. También hay pisos que son muy grandes en el centro. Tendríamos que estudiar la flexibilización en materia urbanística que te impide poder dividir pisos que tengan más de 200 o 300 metros cuadrados para hacer pisos más pequeños. Y en tercer lugar, para combatir este fenómeno tenemos que poner el foco en los mayores. Sobre todo, en cuestiones como la soledad no deseada. Se pueden hacer cosas. Políticamente, algunas son simbólicas. Hemos creado la Dirección General del Mayor, y también vamos a crear un SAMUR del mayor. Nos estamos acercando a empresas que, desde el punto de vista tecnológico, nos permiten insertar formas de detección de accidentes en las casas y, al mismo tiempo, contar con opciones de entretenimiento.

P. En el plano nacional, el ascenso de Vox ha sorprendido a muchos. Algunos compañeros suyos del PP lo ven como una amenaza real en el corto plazo. ¿Cree que un Gobierno escorado a la izquierda puede seguir alimentando a Vox y poner en peligro al PP?

R. Yo comparto el primer análisis. Todos pensábamos que Vox iba a subir, pero no que llegaría a los 52 diputados. También olvidamos la particularidad del sistema electoral, por el que en el momento en el que ocupas la tercera fuerza entras prácticamente en las 26 provincias que reparten 7 o menos diputados.

En segundo lugar, creo que en el marco de que haya un Gobierno escorado a la izquierda, no tiene que hacer que nos fijemos en Vox. Nosotros no tenemos que fijarnos en ellos, tenemos que articular ese proyecto propio que tenemos desde el Partido Popular y no mirar a nadie más. Porque ante lo que suceda en España para mal, el PP tendrá que asumir la responsabilidad de que somos la principal y única alternativa de Gobierno. Y cuando uno es eso, lo que no puede hacer es mirar lo que hace Vox. Nosotros tenemos un proyecto que tiene la capacidad de aglutinar a una infinita mayoría de votantes más de la que tiene Vox. Por tanto, si nosotros hacemos las cosas bien no debemos preocuparnos por Vox.

"Tenemos que articular el proyecto propio que es el PP y no mirar a nadie más. Si hacemos las cosas bien, no debemos preocuparnos por Vox"

P. El debate de la gobernabilidad está encima de la mesa. PSOE y UP están negociando y van a necesitar a los independentistas para sacar adelante la investidura. ¿Es partidario de que el PP se mueva para intentar frustrar ese acuerdo o, al menos, plantear una alternativa a Sánchez para que ERC no sea parte de la ecuación?

R. Yo creo que los españoles se llevan preguntando mucho tiempo cómo es posible que el PSOE y el Partido Popular no se entiendan en las grandes cuestiones de Estado. Creo además, que los constituyentes no quisieron que los nacionalistas jugaran un papel decisivo. Establecieron un sistema mayoritario para que habiendo dos partidos que fueran mayoritarios, se pudieran entender, sin perjuicio de que puedan llegar a acuerdos puntuales con los nacionalistas y otros partidos. Por tanto, eso de que los constituyentes se equivocaron con el sistema electoral, yo no lo tengo tan seguro. ¿Quién iba a pensar que el PSOE y el PP no se iban a entender en las grandes cuestiones de Estado?

Podemos entrar en un juego de culpas que yo no voy a negar. Porque me mojo: creo que el Partido Socialista inició una deriva en 2003 con el Pacto del Tinell y el cordón sanitario al PP que luego no ha hecho más que acentuarse. Cuando escuchamos a Carmen Calvo decir "nuestro adversario no es Bildu, es el Partido Popular", pues parece complicado que se pueda producir ese diálogo.

En segundo lugar, yo estoy convencido de que el PP va a estar a la altura de las responsabilidades institucionales que tiene como principal partido de la oposición, como partido de gobierno y como partido de Estado. Lo que pido es que el Partido Socialista tenga la misma sensibilidad. Seamos realistas: si Pablo Casado llama a Pedro Sánchez la misma noche electoral... Sánchez no puede no coger el teléfono. Y si de verdad no puede en ese momento, tampoco puede despachar la cuestión con un WhatsApp al día siguiente mientras está cerrando un acuerdo con Pablo Iglesias.

"Estoy convencido de que el PP va a estar a la altura de las responsabilidades institucionales que tiene"

Lo que a lo mejor Sánchez debería haber hecho como presidente en funciones y con una aritmética tan complicada es un ejercicio de prudencia institucional. Sin más. Prudencia. Y antes de haber cerrado ese acuerdo —que es producto del fracaso electoral tanto del PSOE como de Podemos— podía haber iniciado una ronda para ver cómo podía solucionar esa aritmética tan compleja. Sánchez ha dado un portazo y lo ha dejado claro: cierro el pacto con Podemos e intento convencer desesperadamente a ERC. Y el Partido Popular le sigue diciendo lo mismo: aquí estamos.

El mensaje que el PP le manda a Sánchez es ese: aquí estamos. Si quieres hablar con nosotros, vas a poder hacerlo. Si quieres tratar de llegar a acuerdos, vas a poder en las grandes cuestiones nacionales. No lo dudes. Quien se ha movido no es el PP, quien se ha movido es Pedro Sánchez. Si a mí me preguntan si el Partido Popular va a estar a la altura de las circunstancias, yo digo que vamos a estarlo en el momento histórico que la Nación nos está reclamando. Y, por tanto, estoy absolutamente convencido de que tendremos la generosidad suficiente para poder articular soluciones que eviten que los independentistas que han sido condenados por dar un golpe de Estado puedan mandar en España.

Un momento durante el encuentro.
Un momento durante el encuentro.

P. Hace unos días conocimos la sentencia de los ERE. Mucha gente lo compara con la Gürtel. ¿Ve diferencias en la reacción pública? ¿Cree que existe una doble vara de medir?

R. A mí no me cabe la más mínima duda sobre que existe una doble vara de medir por la superioridad moral que se arroga la izquierda. Estamos ante un Gobierno que llegó porque había una sentencia —por cierto, tan provisional como esta de los ERE— en la cual se decía que el PP en las localidades de Boadilla y Pozuelo había captado 250.000 euros más para la campaña electoral. Y que esos hechos de hace 15 años determinaban que un Gobierno no merecía seguir. Ahora tenemos un PSOE que ha sido presidido por dos delincuentes —y no lo digo yo, lo dice la Audiencia Provincial de Sevilla— y que ha defraudado 680 millones de euros. Y, sin embargo, del presidente del Gobierno actual no sabemos nada. No ha dicho nada.

¿Sabe qué creo? Que uno de los fenómenos que probablemente explican lo de Vox es la izquierda. La gente se ha cansado de la izquierda. De que si llevas una bandera de España seas un facha, si no compartes la posición sobre las mujeres, eres machista; si no compartes la posición sobre el colectivo LGTBI, eres homófobo; y si además eres del PP, eres un corrupto. Ahora, si eres del Partido Socialista y defraudas 680 millones de euros, no pasa nada. Esto lo único que hace es favorecer a Vox porque la gente se ha cansado de la superioridad moral de la izquierda.

P. ¿Y el PP ha superado la sombra de la corrupción que hizo que fuera descabalgado del Gobierno por esa moción de censura?

R. El PP lo que ha hecho es una cosa que creo que el Partido Socialista no está dispuesto a hacer. El PSOE fue condenado por financiación ilegal con Filesa en 1997 y ha sido condenado en infinidad de causas por corrupción. Pero nunca hemos oído autocrítica. El PP ha pagado un alto precio —y yo no digo que injustificado— por los casos que hemos tenido. Y por parte de esta dirección nacional de Pablo Casado, especialmente, nunca se ha eludido hablar del tema de la corrupción, de cómo nos ha afectado, de cuáles son las medidas que hemos adoptado y de qué es lo que pretendemos para que no nos vuelva a pasar.

P. Usted, por ejemplo, que era una persona de confianza de Esperanza Aguirre. ¿Cree que la expresidenta no sabía nada de lo que ocurría en la Comunidad? Hablando únicamente sobre los hechos que se juzgan en la Audiencia Nacional.

R. No es que sea de su confianza, es que soy amigo suyo. Y lo sigo siendo. Confío en la inocencia de Esperanza Aguirre, lo tengo que reconocer. Hablando como alcalde de Madrid lo que tengo que decir es que este proceso siga, que se practiquen todas las pruebas que tengan que practicarse, que finalice el proceso y, después, que se abra el juicio oral. Yo respetaré todas las resoluciones de lo que se está juzgando en la Audiencia Nacional. Desde el punto de vista personal, lo que tengo que decir es que confío en ella y espero que salga lo mejor parada posible.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios