ANTES DE VER EL CASO DE MARTA ROVIRA

Suiza niega a España la extradición del traficante de armas El Assir por delito fiscal

Suiza responde que el delito fiscal no está en su Código Penal después de que el millonario faltase tres veces a la vista en Madrid. El país helvético criticó que España no entregara a Falciani

Foto: El Assir junto a su primera esposa en Sotogrande, hace lustros. A la derecha, su mansión en estado de abandono.
El Assir junto a su primera esposa en Sotogrande, hace lustros. A la derecha, su mansión en estado de abandono.
Adelantado en

Abdul Rahman El Assir, compañero de cacerías de Juan Carlos I y mercader de armas, millonario y fugitivo internacional, puede seguir tranquilo en Gstaad. Suiza ha denegado la extradición a España, donde tiene pendiente un juicio por delito fiscal que lleva años demorando. A la petición de España, las autoridades suizas han contestado que el delito fiscal no está previsto en la legislación de ese país, lo que implica que no hay entrega. Suiza tenía clavada la espina desde que España le denegó la extradición del informático Hervé Falciani por poner al descubierto miles de cuentas opacas del HSBC. Los dos países tendrán previsiblemente un nuevo caso sobre la mesa en breve: el de la independentista Marta Rovira.

El caso contra El Assir nace en 2000, dentro del escándalo BBVA Privanza que acabó descabezando el banco por el uso de la isla de Jersey para sus clientes vip. De ahí, Hacienda intervino los bufetes Pretus y De Miguel y en 2008 llegó hasta El Assir, residente legal en España entre 1999 y 2004, cuando obtuvo la nacionalidad aunque llevaba décadas relacionado con el país. La Fiscalía pide para él ocho años de cárcel por delito fiscal y casi 90 millones entre cuota defraudada y multas. Hacienda le acusa de ocultar "su patrimonio a través de, entre otras, las mercantiles La Granjilla Corporation, Miraflores Dieciocho y Gransoto, las dos primeras de nacionalidad panameña y esta última española".

"Conforme a la legislación suiza, los hechos descritos no constituyen un delito extraditable", afirman las autoridades del país centroeuropeo


En 2002 y 2003, El Assir no presentó ni declaración de la renta. Entonces estaba casado con María Fernández Longoria Brujó, su antigua secretaria, hija de un embajador español en El Cairo. Sus tres hijos estudiaban en el Colegio Americano de Madrid, datos que ha recabado la instrucción para demostrar que residía efectivamente en Madrid y que allí tenía su centro de intereses.

En esa época tenía su domicilio en la zona noble del centro de Madrid, después se fueron a Puerta de Hierro y además tenían otro piso en Madrid y una casa en Sotogrande y "un punto de atraque de grandes dimensiones situado cerca de la vivienda de su titularidad", siempre según la documentación que hay en la causa. De todos los datos, la Abogacía del Estado concluye que El Assir ingresó 25,1 millones en 2002 y 6,13 millones en 2003 de los que no declaró un euro. Por eso le sale una cuota defraudada de 14.784.602,89 euros.

Fachada de la casa de El Assir embargada por el Supremo.
Fachada de la casa de El Assir embargada por el Supremo.

Sus propiedades en España están abandonadas o embargadas. Su mansión en Puerta de Hierro estaba hace ya años con la puerta medio rota. Él no pisa Madrid. Cuando se casó su hija, fletó un avión privado a Gstaad para los invitados. El Assir ha ido posponiendo la fecha del juicio, alegando distintos problemas y cambiando de abogado. La primera vez fue en octubre de 2018 y la segunda en diciembre de ese año. Entonces su defensa afirmó que estaba buscando un acuerdo de conformidad con la Fiscalía. Pero el pasado mes de marzo, cuando no acudió a la tercera fecha de la vista, la acusación asumió que Assir ni está ni se le espera. La Fiscalía pidió entonces a la Justicia una orden de busca y captura contra él.

Sin embargo, la Justicia española ha recibido un jarro de agua fría desde Suiza. El país helvético considera que "conforme a la legislación suiza, los hechos descritos no constituyen un delito extraditable". Los países solo entregan por aquellos delitos que tienen en su Código Penal y Suiza es el refugio perfecto para los delincuentes fiscales.

El Assir, el rey del escapismo, visto por Jate.
El Assir, el rey del escapismo, visto por Jate.

Suiza además tiene una espina clavada por España con el tema de las extradiciones. En 2013 primero y en 2018 después, España se negó a entregar a Suiza al informático Hervé Falciani por violar el secreto bancario. Lo hizo alegando que en España un empleado de banca tendría la obligación legal de denunciar esas prácticas irregulares.

Hay más acusados de delito fiscal a caballo entre Suiza y España. José María Aristrain de la Cruz, por ejemplo, que está acusado de defraudar 200 millones fingiendo la residencia en Suiza. El magnate del acero tiene su patrimonio en España embargado pero sigue manteniendo la residencia en Suiza. La doctrina El Assir le da una bala... si es que el caso algún día llega a juicio. Después de ocho años de instrucción, la Justicia española aún no ha decidido qué tribunal debe juzgarlo.

Todo esto sucede mientras el juez instructor del 'procés', Pablo Llarena, acaba de reactivar a petición de la Fiscalía las órdenes europeas de detención contra Clara Ponsatí, Toni Comín, Lluis Puig y Carles Puigdemont, huidos en Bélgica y Escocia. No lo ha hecho aún contra Marta Rovira, exdirigente de ERC fugada en Suiza, porque está fuera de la euroorden, pero desde el Ministerio Público prevén reclamar también su entrega. El caso de El Assir no supone un precedente halagüeño para España.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios