ASUMIRÁ EL CARGO EN ENERO

Así es Guerrero, el jesuita extremeño y políglota que asume las finanzas del Vaticano

Sin ser cardenal o arzobispo, asume uno de los puestos de mayor influencia en el Vaticano después de que su antecesor fuera condenado por abusar de menores

Foto: Juan Antonio Guerrero Alves, el nuevo 'ministro' de finanzas del Vaticano. (Foto: El Vaticano)
Juan Antonio Guerrero Alves, el nuevo 'ministro' de finanzas del Vaticano. (Foto: El Vaticano)
Autor
Tiempo de lectura4 min

El Vaticano ya tiene nuevo ‘ministro’ de finanzas: Juan Antonio Guerrero Alves, un jesuita extremeño de 60 años. Consejero general de la Compañía de Jesús, sustituye al cardenal australiano George Pell, en prisión desde el pasado febrero por abuso a menores. Comenzará a ejercer como Secretario para la Economía de la Santa Sede a partir del próximo enero, cargo en el que tendrá que capear las polémicas que han rodeado las finanzas de la Iglesia en los últimos años y que ahora atraviesan un nuevo escándalo: la compra de un edificio de lujo en Londres con supuestas donaciones para obras de caridad.

“De ninguna manera era algo que imaginase, ni siquiera como una posibilidad. Esta llamada fue algo completamente inesperado. Inicialmente, me llenó de ansiedad y me sentí bastante frío. Pero lo acojo con humildad, con confianza en el Señor y en el equipo que ya está trabajando en la Secretaría de Economía. Colaboraré al servicio de esta misión ofreciendo lo mejor de mí mismo”, expresó Guerrero en una entrevista concedida a ‘Vatican News’. “Llego a esta tarea desde fuera de la Curia del Vaticano y entraré en un mundo nuevo. Necesitaré algo de tiempo para adaptarme y aprender, para conocer y familiarizarme con las personas, con los procedimientos, con las relaciones entre los distintos departamentos…”.

Sin ser cardenal o arzobispo, Guerrero asume uno de los puestos de mayor influencia en el Vaticano

Guerrero nació en Mérida en 1959. Según informa el diario ‘Hoy’, es el segundo de cuatro hermanos, uno de ellos superintendente de la Policía Local de su ciudad natal. Su primer contacto con los jesuitas se produjo al cursar secundaria en los años 70 en el colegio San José de Villafranca de los Barros, pero no fue hasta terminar tercero de Económicas cuando ingresó en la orden. Tomar el hábito no le impidió seguir estudiando: terminó Económicas en la Universidad Autónoma de Madrid en 1986. Ordenado sacerdote en 1992, cursó también Filosofía y Letras y Teología en Comillas, estudios que le llevaron a pasar por Brasil, Francia y Estados Unidos. Habla inglés, francés, portugués, italiano y español.

Con esta formación a su espalda, ejerció como profesor de Filosofía Social y Política en la Universidad de Comillas de 1994 a 2003, tras lo que se hizo cargo de la residencia del Pozo del Tío Raimundo en Madrid. De 2008 a 2014, se convirtió en responsable de Castilla para la Compañía de Jesús, término que utiliza la orden para referirse a nueve comunidades autónomas. Después fue destinado a Mozambique, donde permaneció hasta 2017, año en que pasó a convertirse en el delegado para las Casas Interprovinciales en Roma y consejero delegado de la orden. Tras este puesto, Guerrero Alves se convierte ahora en la punta de lanza de la reforma económica del papa Francisco.

“Espero contribuir a la transparencia económica de la Santa Sede y ayudar a usar los bienes y recursos"

Sin ser cardenal o arzobispo, Guerrero asume uno de los puestos de mayor influencia en el Vaticano. Su misión, sin embargo, no será sencilla. Las finanzas de la Santa Sede han saltado una y otra vez a los titulares en los últimos años, desde escándalos que tenían a sus responsables como protagonistas hasta supuestas operaciones de blanqueo. Todo ello con las cuentas del Vaticano en números rojos. “Espero contribuir a la transparencia económica de la Santa Sede y ayudar a usar eficientemente los bienes y recursos que están al servicio de la importante misión evangelizadora de la Iglesia ", sostuvo en la entrevista concedida al medio vaticano este jueves.

Gerrero llega a la Secretaría para la Economía en un momento delicado. No hay más que remontarse al pasado 1 de octubre para encontrar una noticia negativa sobre el departamento que ahora dirigirá: ese día, la autoridades de la Santa Sede registraron su Secretaría de Estado tras recibir una serie de denuncias sobre operaciones financieras presentadas por el Instituto para Obras de Religión, más conocido como el banco vaticano. Las pesquisas se centran en la compra de un inmueble de lujo por 180 millones en Londres y, según los indicios recabados, este dinero se habría sustraído del fondo de 650 millones de euros procedentes de donaciones de los fieles para obras de caridad. El escándalo que ya ha provocado una serie de ceses en la Santa Sede, entre ellos, el del jefe de seguridad del Papa, Domenico Giani.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios