La Fiscalía pide que los CDR acusados de terrorismo sigan en prisión provisional
  1. España
RECHAZA SUS RECURSOS

La Fiscalía pide que los CDR acusados de terrorismo sigan en prisión provisional

Nueve miembros de los CDR fueron detenidos el 23 de septiembre en la bautizada como operación Judas y, tres días después, siete de ellos ingresaron en prisión provisional tras declarar ante el juez

Foto: La operación de la Guardia Civil contra los CDR del 23 de septiembre. (EFE)
La operación de la Guardia Civil contra los CDR del 23 de septiembre. (EFE)

La Fiscalía quiere mantener en la cárcel a los CDR acusados de pertenencia a grupo terrorista, fabricación de explosivos y conspiración para causar estragos. De los siete que se encuentran en prisión provisional desde el 26 de septiembre, seis presentaron recursos de apelación para quedar en libertad, pero la Fiscalía rechazó este miércoles sus argumentos. La decisión queda ahora en manos de tres magistrados de la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que, según fuentes jurídicas, se pronunciarán en los próximos días.

Nueve miembros de los autodenominados Comités de Defensa de la República fueron detenidos por la Guardia Civil el 23 de septiembre en la bautizada como operación Judas. Tres días después, siete ingresaron en prisión provisional tras declarar ante el juez, comparecencia en la que solo dos respondieron a las preguntas de la Fiscalía: Jordi Ros, el responsable de la fabricación de explosivos, y Ferran Jolis, encargado de las labores informáticas. El juez Manuel García Castellón, a cargo de la instrucción, considera que forman parte de los equipos de respuesta táctica (ERT), una organización vinculada a los CDR que pretende instaurar la república catalana por cualquier vía, incluidas las violentas.

Foto: Uno de los CDR detenidos, Alexis Codina, en una imagen "típica" previa a una acción, según la Guardia Civil.
Los CDR querían provocar una intervención militar: "Sería una victoria el Ejército aquí..."
José María Olmo Beatriz Parera Pablo Gabilondo Rafael Méndez

De los que ingresaron en prisión provisional, todos salvo uno presentaron entonces recursos para quedar en libertad, pero lo hicieron en apelación y no en reforma. De esta forma, los acusados lograron que su solicitud fuera estudiada este miércoles por tres magistrados y no solo por García Castellón. Cinco pidieron además que se revisaran sus argumentos en una vista —Eduard Garzón, Xavier Buigas, Ferran Jolis, Alexis Codina y Guillem Xavier Duch—, demanda que fue atendida por la Audiencia Nacional. El sexto, Jordi Ros, se limitó a presentar su recurso y en ningún momento solicitó esta medida.

La portavoz de los abogados de los CDR, Eva Pous, denunció a su salida del juzgado que en la causa se están "vulnerando los derechos humanos" y calificó la prisión provional de "injustificable" e "insostenible". También dijo que están preparando escritos para que se les traslade de la cárcel de Soto del Real, en Madrid, a prisiones de Cataluña, pero que esta solicitud no se abordó en las vistas de este miércoles. "Cuando hay una injusticia, es necesario que haya una modificación de esta situación. Entonces socialmente no sé hasta qué punto como sociedad nos podemos permitir que haya continuas vulneraciones de Derechos Humanos". En su comparecencia solo quiso hablar en catalán, decisión que justificó por el cansancio que arrastra y con una broma: "Pagad traductores".

Foto: El CDR Ferran Jolis, declarando frente al juez. (Imagen: EC)

Más allá de sus explicaciones ante los medios, los abogados sostuvieron ante el juez que los acusados tienen arraigo en Cataluña y, por tanto, no hay riesgo de fuga, pero los informes policiales que constan en el sumario, al que ha tenido acceso El Confidencial, apuntan a que al menos uno de ellos sí planeaba abandonar España. "Jordi Ros estaría preparando su posible huida debido a las actividades ilícitas que viene desarrollando, para lo cual solicita algún tipo de financiación", sostiene la Guardia Civil. La conversación que llevó a los investigadores a sospechar esto se produjo el 6 de septiembre entre Ros y una persona a la que se identifica como Alma, a la que le dice que "se irá de excursión' y que no puede hacerlo "sin mochila" porque necesita "pagar el desayuno y el café".

Las conversaciones intervenidas durante meses a los CDR estaban plagadas de palabras clave. "Batidos de fresa", "cacahuetes" y "chus" para referirse a móviles seguros. "Lisa" para Puigdemont y "Gandalf" para Torra. "Destilar una cerveza" para los explosivos. Los acusados trataron así de blindar sus comunicaciones ante la sospecha de que la Guardia Civil seguía sus pasos, investigación que sabían cómo podía terminar: "Me estoy jugando el culo porque si me pillan me van a meter terrorismo y banda organizada", asegura el propio Jolis en uno de los pinchazos telefónicos.

El 26 de septiembre, en su comparecencia ante el juez, el acusado optó entonces por pedir perdón y contestó a las preguntas de la Fiscalía: "Estoy totalmente arrepentido de estas cosas. De hecho, cuando entró el guardia civil, me presté a colaborar en todo y a los compañeros de la Guardia Civil [en ese momento, el juez le advierte de que no son compañeros suyos] me ofrecí a ayudarles y a lo que haga falta". También apuntó de forma directa a que su plan de ocupar el Parlament formaba parte de una estrategia para declarar la independencia: "Me dijeron que el 'president' Torra estaba de acuerdo en ocupar el Parlament de manera pacífica y que les dejarían entrar y que se encerrarían todos". "Se querían encerrar porque el 'president' Torra quería echar para adelante esto de la independencia, lo llamaban el día D".

Audiencia Nacional CDR
El redactor recomienda