LES LLAMÓ TRAS VER A SÁNCHEZ EN PEDRALBES

Un CDR revela que Torra controló la protesta contra el Consejo de Ministros de Barcelona

El 'president' de la Generalitat telefoneó supuestamente a un dirigente de los CDR para transmitirle que detuvieran los altercados para que pudiera salir a hacer una declaración ante los medios

Foto: El presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante un acto electoral de JxCAT. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante un acto electoral de JxCAT. (EFE)

La Audiencia Nacional dispone de un aluvión de indicios que vinculan a Quim Torra con los CDR. Uno de los detenidos en la operación Judas confesó voluntariamente en la Comandancia de Madrid de la Guardia Civil que el presidente de la Generalitat contactó con los cabecillas de esos grupos radicales el día de la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona, el 21 de diciembre de 2018, para que terminaran con las protestas contra el Gobierno de Pedro Sánchez porque quería salir a “hablar” a los medios de comunicación. La presunta llamada se produjo solo un día después de que el propio Torra se reuniera con el presidente socialista en el Palacio de Pedralbes.

El dato, aportado por Ferran Jolis, en prisión provisional con cargos de terrorismo desde el pasado 26 de septiembre, confirmaría la coordinación del Govern con los principales responsables de las movilizaciones y cortes de calles que tuvieron lugar ese día en Barcelona y alrededores, y que obligaron a intervenir a los Mossos d’Esquadra y a la Policía Nacional, con un saldo de 13 detenidos y 77 heridos, entre ellos, 35 agentes autonómicos. El testimonio se suma a otras declaraciones e intervenciones telefónicas que apuntan igualmente contra Torra.

Jolis admitió en una larga declaración incorporada al sumario, al que ha tenido acceso El Confidencial, que ese 21 de diciembre participó en el dispositivo de coordinación que montaron los CDR para dirigir la protesta contra el Ejecutivo central. En un momento de la jornada, otro de los radicales que formaban parte de ese órgano de dirección y que respondía al nombre de Juliá, le avisó de que había recibido un mensaje del Govern. Según Jolis, Juliá le dijo que “estaba en contacto con Quim Torra” y que este le había preguntado si las movilizaciones iban a terminar ya o no. El supuesto interés de Torra se debía a que “no podía hablar” hasta que concluyeran los altercados.

El CDR Ferran Jolis, declarando frente al juez. (EC)
El CDR Ferran Jolis, declarando frente al juez. (EC)

Llamada a Bombers per la República

El detenido relató a los investigadores que, tras recibir esa instrucción, llamó personalmente a otro de los presuntos dinamizadores de aquella movilización, un CDR que respondía al apodo de Punisher, y que este le dijo que efectivamente se estaban produciendo “cargas policiales en Vía Layetana”. En ese momento, tomaron la decisión de enviar allí a los Bombers per la República, que ese día asumieron el papel de contener a los manifestantes más radicales.

Los Bombers per la Repùblica, montando el cordón de seguridad en Vía Layetana el 21-D, para separar a los manifestantes de los CDR y a los Mossos d'Esquadra. (EFE)
Los Bombers per la Repùblica, montando el cordón de seguridad en Vía Layetana el 21-D, para separar a los manifestantes de los CDR y a los Mossos d'Esquadra. (EFE)

Los hechos avalan la declaración de Jolis. En torno a las 13:30, miembros de Bombers per la República acudieron a Vía Layetana para formar un cordón de seguridad entre los manifestantes de los CDR y los Mossos d’Esquadra. La situación tardó mucho en calmarse. Finalmente, no compareció Torra sino la portavoz de su Gobierno, Elsa Artadi. Lo hizo a las 16:00, para valorar las medidas aprobadas por el Consejo de Ministros y pronunciarse sobre las protestas. Artadi se limitó a subrayar que la mayoría habían sido pacíficas y culpó de los brotes más violentos a supuestas “personas infiltradas”.

El Govern emitió un comunicado este jueves para negar que Torra tuviera relación con los detenidos. “Ante las informaciones publicadas estas últimas horas a raíz de la apertura del secreto de sumario de la operación Judas, instruida por la Audiencia Nacional española, el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, las desmiente y no les da ningún tipo de credibilidad. Asimismo, afirma no haber tenido ninguna relación con los detenidos", señaló en un comunicado la Oficina del President.

Un supuesto CNI catalán

Jolis aportó otros detalles relevantes durante su declaración voluntaria en la Comandancia de Madrid, siempre en presencia de un abogado del turno de oficio. Aseguró que el grupo de los CDR del que formaba parte, autodenominado equipos de respuesta táctica (ERT), recibió instrucciones de un supuesto “CNI catalán” que estaría vinculado a la presidencia del Govern. La existencia de este grupo se investiga en una pieza separada que permanece secreta.

También detalló que otro de los implicados le dijo que el plan de los CDR de ocupar el Parlament de Cataluña cuando se hiciera pública la sentencia del Tribunal Supremo contra los líderes del 'procés' contaba con el visto bueno de Torra. En esa misión, Jolis tenía encomendada la creación de un sistema de comunicaciones seguro para poder resistir una semana dentro de la Cámara autonómica. El acusado intentó poner en marcha otro sistema de idénticas características en 2018, aunque en aquella ocasión, el objetivo era establecer un canal entre Carles Puigdemont, Torra y los propios detenidos. Hasta el 'expresident' llegaron a través de una de sus hermanas, Montserrat. Y para contactar con Torra, iban a usar otra vez a Juliá, que tenía hilo directo con uno de los hijos del dirigente.

El papel de Jolis en la estructura de los CDR habría ido más allá. Reconoció haber fundado la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), un órgano de dirección que se encargaba de proveer a los miembros de este movimiento de las medidas necesarias para evitar que sus comunicaciones y reuniones pudieran ser detectadas por las Fuerzas de Seguridad. Los móviles los apagaban o los metían en bolsas Faraday cuando acudían a citas clandestinas, se comunicaban con chats de Signal o Telegram y solo usaban cuentas anónimas de correo electrónico del proveedor Protonmail, famoso por su alto nivel de encriptación. Asimismo, la Guardia Civil intervino en la operación Judas sistemas de radiotelecomunicaciones independientes, dispositivos wifi y teléfonos y tarjetas móviles registrados con identidades falsas.

Un centro de coordinación para protestas

Jolis también admitió haber instaurado en los CDR el mismo sistema de coordinación que utilizan los servicios sanitarios y de seguridad para hacer frente a situaciones excepcionales. Según explicó, la aplicación del método de los centros de coordinación (Cecor) implicaba, por ejemplo, que la zona en la que se iba a convocar una movilización se dividiera en cuadrantes, “de modo que si hay una emergencia, todos sabrían cómo actuar”. “En cada cuadrante, había un responsable que se identificaba como charlie 1, charlie 2… (…) Además, en cada zona había un encargado de intendencia identificado como indian 1, indian 2...”, continuó Jolis.

Un CDR revela que Torra controló la protesta contra el Consejo de Ministros de Barcelona

El Cecor también se encargaba de coordinar a todos los colectivos y asociaciones que se sumaban a una protesta. Para la protesta contra el Consejo de Ministros, al detenido le pidieron que organizara “los movimientos de Sanitaris per la República, Bombers per la República, los Forestales per la República y Escuts per la República", otra prueba de la precisión organizativa que han desarrollado los CDR en sus apenas dos años de historia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
34 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios