villarejo facilitó listados de móviles

Iberdrola espió las llamadas de una dirigente socialista y un directivo de Endesa

Entre los papeles de la llamada operación Arrow, figura un listado de varias páginas con las llamadas entrantes y salientes de la entonces alcaldesa de Arcos de la Frontera

Foto: Imagen: EC.
Imagen: EC.

Iberdrola controló las llamadas de la alcaldesa de Arcos de la Frontera y de un directivo de Endesa en su supuesta operación de espionaje para desbloquear la construcción de una megaplanta de ciclo combinado en ese municipio de la provincia de Cádiz. La eléctrica consiguió la información gracias al comisario Villarejo, que recibió numerosos pagos de la compañía entre 2004 y 2017 por diferentes encargos confidenciales. El conflicto de la planta de Arcos, valorada en más de 1.000 millones de euros, fue presuntamente el primero de esos trabajos.

Documentos y audios de esa operación clandestina a los que ha tenido acceso El Confidencial en una investigación conjunta con 'Moncloa.com' ya habían desvelado que, a petición de Iberdrola, Villarejo inspeccionó a un juez de lo Contencioso de Jerez de la Frontera que amenazaba con paralizar las obras de la central; se infiltró en una asociación ecologista contraria a las obras; difundió información manipulada entre los medios locales para tratar de combatir la oposición de la población a la planta, y rastreó la vida privada de los dirigentes de PSOE e IU que estaban en contra de la instalación energética.

Nuevos documentos desvelarían ahora que el alcance de esa investigación supuestamente financiada por Iberdrola fue aún mayor. Entre los papeles de la llamada operación Arrow, el nombre que puso el comisario a este encargo, figura un listado de varias páginas con las llamadas entrantes y salientes de la entonces alcaldesa socialista de la localidad, Josefa Caro, que llegó al cargo en 2003 con un rechazo frontal a la planta que quería construir la empresa de Ignacio Sánchez Galán.

El policía analizó los datos del teléfono de Caro y plasmó sus conclusiones en el anexo de uno de los documentos que entregó periódicamente a la eléctrica con los avances de sus averiguaciones. “Se detectan frecuentes llamadas desde su teléfono móvil (653XXXXXX)”, anotó Villarejo. También reflejó que el grueso de las comunicaciones de la primera edil tenía su origen o su destino en solo tres móviles. El policía identificó a sus respectivos titulares. Se trataba de familiares o colaboradores de la dirigente del PSOE.

Iberdrola también utilizó a Villarejo para acceder a las llamadas de un directivo de Endesa. La empresa de Sánchez Galán culpaba a su competidora de estar moviendo sus hilos en las instituciones andaluzas —era propietaria de Sevillana de Electricidad— para impedir que le dieran los permisos necesarios para poner en marcha la central de Arcos y de ese modo no perder cuota de mercado.

Según documentos a los que ha tenido acceso este diario, el presunto cabecilla de la operación Tándem accedió a las llamadas entrantes y salientes del número fijo de F. O. M., responsable en aquella época de Ingeniería y Medio Ambiente de Endesa en la Zona Sur. El policía reflejó sus conclusiones en otro anexo con fecha 29 de junio de 2004 que también habría entregado a su contacto en Iberdrola, el entonces jefe de Seguridad, Antonio Asenjo. El anexo concretaba que el alto cargo de la firma rival había cruzado comunicaciones con la Consejería de Medio Ambiente de la Junta y con otros organismos autonómicos, así como con más de una veintena de particulares que también fueron identificados por el comisario.

Villarejo facilitó presuntamente a Iberdrola otros datos privados de políticos, empresarios y líderes ecologistas contrarios a la planta de Arcos, como antecedentes penales, domicilios, números de seguridad social y movimientos bancarios. La eléctrica y el comisario dieron por concluido el espionaje en julio de 2004, dos meses después de iniciarlo. El PSOE terminó variando su postura y concedió las licencias que le faltaban a la compañía para culminar la construcción. En 2005, finalmente, Iberdrola consiguió poner la central en funcionamiento. La operación Arrow no trascendió hasta el pasado octubre.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios