LLEGÓ A TIRARSE CONTRA VEHÍCULOS POLICIALES

Juzgan a un vecino de Zaragoza por acosar a policías y guardias civiles

Piden hasta cuatro años de cárcel y una orden de alejamiento por hostigamiento y persecución a algunos agentes

Foto: Los agentes de la Guardia Civil y la Policía Local de Utebo y Casetas están en el punto de mira del acusado (EFE/Javier Cebollada)
Los agentes de la Guardia Civil y la Policía Local de Utebo y Casetas están en el punto de mira del acusado (EFE/Javier Cebollada)

"Tú ni me hables que estás imputado y vas a ir a la cárcel"; "te vas a enterar, sois todos unos mierdas y os voy a arruinar la vida"; "corruptos hijos de puta"; "en mi barrio de Barcelona no ibais a durar ni cinco minutos, cabrones, que así sois muy valientes"; "tú me vas a quitar la multa porque voy a hablar con la juez y me vas a dar tu número de placa". Todas estas frases son una muestra de la persecución que un vecino de Utebo, en la provincia de Zaragoza, tiene contra la Policía Local y la Guardia Civil de esta localidad y de Casetas, separadas ambas por apenas 4 kilómetros.

Tal y como publica el Heraldo, el hombre está diagnosticado con trastorno de personalidad y enfoca toda su agresividad con los miembros de las fuerzas de orden público. Esta semana ha sido juzgado por posibles delitos de amenazas, coacciones e injurias, por los que la Fiscalía pide 16 meses de prisión y 4.800 euros de multa, aunque la acusación particular eleva la petición a cuatro años de cárcel y 1.800 euros de sanción.

No solo eso: Marco Antonio Navarro, abogado de la acusación particular, ha pedido también que se mantenga la orden de alejamiento que ya pesa sobre el acusado contra una agente de la Guardia Civil, a la que hostiga permanentemente. El hombre llegó a presentarse en el colegio de sus hijos, donde la acosó delante de los pequeños y amenazó a uno de ellos con darle un puñetazo.

Trastorno mental

Sergio D.Z., que es como se llama el acusado, ya fue juzgado el pasado mes de enero por hechos similares, pero el juez decidió dejarle en libertad al estimar el eximente de trastorno mental y solo le obligó a cumplir un tratamiento médico ambulatorio durante seis meses. Ahora, las cosas pueden cambiar dado que el forense que declaró en el juicio concluyó que el acusado es imputable, por lo que puede responder de sus actos ante la justicia.

El hombre está diagnosticado con trastorno de personalidad y un juez ya lo dejó en libertad en enero cuando se le juzgó por hechos similares

Solo en el año 2017 y parte de 2018, el acusado acumula más de una treintena de “actuaciones agresivas y beligerantes” contra los agentes del orden, llegando incluso a lanzarse contra sus vehículos. Pero quien más está sufriendo esta situación es la agente de la Guardia Civil que consiguió, al menos, una orden de alejamiento contra él.

Aunque el abogado del acusado mantiene que los hechos no sucedieron tal y como se presentaron en el juicio y pide su absolución, la guardia civil explicó que el hombre se presentó en el colegio de sus hijos en febrero de este año para amenazarla de muerte: "La primera que va a caer será la guardia civil que acaba de entrar, después cerraré el bar y después caerá la Policía Local".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios