PRESENTAN UN ESCRITO ANTE PRESIDENCIA

Los policías piden la dimisión de Marlaska: "Con el camión de agua no habría heridos"

El sindicato mayoritario Jupol asegura que el ministro expuso a sus funcionarios a un cuerpo a cuerpo innecesario y peligroso que podía haber evitado con más medios materiales y humanos

Foto: Enfrentamientos entre CDR y la Policía en Barcelona el pasado 15 de octubre. (EFE)
Enfrentamientos entre CDR y la Policía en Barcelona el pasado 15 de octubre. (EFE)

Los casi 300 policías heridos en Cataluña durante la semana pasada podían haberse evitado. Así lo entiende el sindicato mayoritario de la Policía Nacional, Jupol, que ha pedido la dimisión de los máximos responsables del operativo de unidades antidisturbios desplegado la semana pasada en la comunidad autónoma. En concreto, los dirigentes sindicales reclaman que abandonen inmediatamente su cargo el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska; el director general de la Policía Nacional, Francisco Pardo Piqueras; el director adjunto operativo, José González Giménez; y del jefe de las Unidades de Intervención Policial, Miguel Ruiz Iguzquiza.

Para hacer la petición, Jupol ha presentado dos escritos. Uno, ante Presidencia del Gobierno, en el que reclama el cese de Grande Marlaska y de Pardo Piqueras. El otro, ante la Dirección General de la Policía, en el que pide la renuncia de González Giménez y de Ruiz Iguzquiza. "No se llega a comprender cómo responsables policiales abandonan a sus policías en la calle, a merced de grupos de personas que con extrema violencia y gran organización y coordinación buscan causar el mayor de los daños posibles", argumenta el sindicato en los dos documentos.

Jupol considera a los cuatro responsables de la "nefasta" organización del despligue de antidisturbios que puso en riesgo las vidas de los funcionarios. Desde el sindicato entienden que este peligro que asumieron innecesariamente los policías podría haberse evitado si los cuatro dirigentes políticos y policiales hubieran puesto los medios adecuados. En concreto, apuntan que los responsables del operativo tenían que haber suministrado más herramientas materiales para hacer frente a la amenaza que representaban los violentos.

"Con el camión de agua seguramente se habrían reducido mucho los heridos", explican las mismas fuentes, que entienden que el vehículo habría impedido que los agentes hubieran caído en el cuerpo a cuerpo, que tantos riesgos conlleva siempre. "Los CDR se habrian mantenido mucho más lejos de los policías", detallan desde Jupol, que considera que también habría ayudado a conservar la distancia de seguridad la concesión de más medios materiales. "En las imágenes hemos podido ver cómo los agentes buscaban pelotas de goma del suelo para recuperarlas y poder volver a utilizarlas porque no tenían más; si se les hubiera dotado de suficientes, podrían haber usado más para mantener a raya a los violentos", explican desde el sindicato.

"Había órdenes de no tirar más pelotas porque no había bastantes y de actuar solo con la defensa", recuerdan las mismas fuentes, que consideran que con la violencia que actuaban los CDR y el elevado número de radicales que había el enfrentamiento cuerpo a cuerpo con los policías era casi un suicidio. No en vano las imágenes difundidas por todos los medios, argumentan, han mostrado vehículos destrozados, unidades aisladas y rodeadas por innumerables violentos, policías solos enfrentándose a decenas de radicales y otras escenas que respaldan esta crítica sindical. La estrategía claramente tenía que haber pasado por disolver las concentraciones a base de herramientas que mantengan la distancia, consideran desde Jupol, que ostenta la mayoría de representantes en el Consejo de la Policía.

Sin embargo, no es solo los escasos medios materiales permitidos a los antidisturbios lo que denuncia el sindicato, que considera que el Ministerio del Interior también tenía que haber movilizado más efectivos. "Había compañeros que estuvieron en pie trabajando 18 y 19 horas seguidas, sin dormir, y esto es una barbaridad, sobre todo para desarrollar el trabajo que estaban desempeñando y más aún cuando había funcionarios disponibles, que podían haberse trasladado para apoyar las tareas de orden público", subrayan desde la organización, que no solo considera que la gestión haya puesto en riesgo la integridad física de los policías.

"Las actuaciones de estos altos cargos han complicado aún más la situación de las protestas independentistas de Cataluña y han puesto en un grave riesgo para los policías que ha participado en estos operativos (...) y los propios ciudadanos", señaló Jupol en dos comunicados emitidos la semana pasada. "No han movido ni un dedo para mejorar las condiciones operativas y garantizar una actuación efectiva de la Policía que lograra frenar la violencia de los independentistas más radicales", añadió el sindicato.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios