LOS RESTOS LLEGARÁN EL JUEVES

Así espera Mingorrubio el regreso de su caudillo: "Nos preocupa más Cataluña"

Vecinos y visitantes muestran su indiferencia o su oposición en relación con la medida de trasladar el cuerpo del dictador Francisco Franco al cementerio del barrio

Foto: Cripta donde será enterrado Franco. (Reuters)
Cripta donde será enterrado Franco. (Reuters)

Los restos mortales del que fuera jefe del Estado español desde 1939 hasta 1975, Francisco Franco, serán exhumados del mausoleo del Valle de los Caídos el próximo jueves 24 de octubre a las 10:30. Es el momento establecido por el Gobierno de Pedro Sánchez después de que el Tribunal Supremo diera su definitivo visto bueno el pasado 10 de octubre, cuando levantó las medidas cautelares que impedían el desenterramiento. En cuando el cuerpo del dictador abandone la sepultura, la Guardia Civil lo trasladará en helicóptero hasta el cementerio de Mingorrubio, en el madrileño distrito de Fuencarral-El Pardo, donde descansa el cadáver de Carmen Polo.

Así espera Mingorrubio el regreso de su caudillo: "Nos preocupa más Cataluña"

La cripta, que alberga el cuerpo de la viuda de Franco, fue construida en 1969 con objeto de dar cabida a la familia. Sin embargo, cuando falleció el general, el Gobierno de Carlos Arias Navarro, de acuerdo con el entonces rey Juan Carlos, decidió trasladar los restos hasta el Valle de los Caídos, donde se improvisó un mausoleo en apenas tres días. Polo expresó su deseo de que su esposo fuera enterrado en el mencionado panteón de Mingorrubio, pero el Ejecutivo hizo caso omiso a las peticiones de la viuda, que 13 años después falleció y sí fue inhumada en el citado camposanto.

Media docena de policías vigilan la entrada al cementerio. (EC)
Media docena de policías vigilan la entrada al cementerio. (EC)

El lugar, situado apenas a 15 minutos de la madrileña plaza de España, dista mucho de ofrecer el paisaje urbano que sí presenta el centro de la capital de España. Una pequeña colonia de casas construidas en los años sesenta para acoger a las familias de los militares de la Guardia Real conforma el único núcleo inmobiliario que se puede observar desde el cementerio. El resto es monte y bosque mediterráneo por el que caminan personas mayores, pasean al perro otras o hacen ejercicio grupos de militares que tratan de mantenerse en forma.

Ayer, poco después de que el Gobierno diera a conocer la fecha del traslado, media docena de agentes de la Policía Nacional acudió a custodiar el camposanto. Los funcionarios, que no querían convertirse en noticia, se limitaron a hacer su trabajo. Pidieron el DNI a las personas que entraban para visitar las tumbas de sus familiares y les advirtieron de que estos días tenían que presentar la documentación para entrar en el cementerio. Uno de estos visitantes, de hecho, no la llevaba encima. Los policías le dejaron pasar y le dijeron que la trajera consigo la próxima vez.

Los militares hace ejercicio por los alrededores. (EC)
Los militares hace ejercicio por los alrededores. (EC)

Los agentes no saben hasta cuándo estarán custodiando la zona, porque desconocen de momento el alcance de las protestas que previsiblemente tendrán lugar en los próximos días. De momento, la Fundación Francisco Franco ha hecho un llamamiento para que los simpatizantes de la figura del dictador se personen en el camposanto para rezar "por quien tanto hizo por España y su grandeza". "Llenemos el panteón de flores y plegarias", reclama el cartel que realiza la convocatoria pública, que en principio será pacífica, pero que dada la repercusión que está teniendo el traslado de Franco, podría conllevar una importante afluencia de gente que dificulte finalmente la labor policial.

El visitante que accedió al cementerio sin DNI salió pocos minutos después de entrar, tras visitar los restos de sus familiares. "Yo no vendré ese día, te lo aseguro", anuncia en referencia al citado 24 de octubre, el día en que los restos de Franco se unirán a los que ya descansan en el camposanto. "Después, ya veremos cómo está todo", añade el hombre, que vaticina mucho movimiento en las próximas semanas. El mismo que prevé José, otro señor mayor que ha venido a visitar a sus ascendientes. "Mis padres están aquí enterrados, pero su tranquilidad se termina ahora", adelanta cansado de tanta polémica.

Jesús, un vecino, muestra su desacuerdo con la medida del Gobierno. (EC)
Jesús, un vecino, muestra su desacuerdo con la medida del Gobierno. (EC)

El mismo agotamiento mental que muestra una señora que pasea a sus perros por las inmediaciones del cementerio. "Prefiero no hacer comentarios", afirma la mujer, en línea con otra pareja de camina hacia el camposanto. "Nosotros no queremos saber nada", responde la señora al tiempo que obliga a su acompañante a seguir adelante. "Yo hubiera enterrado aquí a Franco desde el principio", responde Chema, un joven que vivía en Mingorrubio con sus padres hasta que estos murieron y que ahora solo viene de vez en cuando para ponerles flores.

"Pero el tema ya es historia, ocurrió hace más de 40 años, esto es revolver aquella época y encima con fines electoralistas", sentencia el mismo chaval, que pasa 10 minutos junto a los restos de sus padres antes de regresar por donde ha venido. El joven atraviesa la colonia y vuelve a su casa. Se cruza con un militar que hace 'running' por el camino rural que corre en paralelo a la carretera. "No creo que nos afecte demasiado", afirma tambiénel miembro de la Guardia Real, que se para sonriente para mostrar abiertamente su opinión sobre la llegada de los restos de Franco a Mingorrubio. "Es complicado, tiene una gran repercusión familiar", asegura el joven, que sin embargo admite que se trata de un tema con gran implicación política y que ahí él no puede mojarse.

"El muerto al hoyo"

Sí lo hace Fermín, un jubilado que acude casi a diario al bucólico paraje que rodea el cementerio para relajarse. "Es muy tranquilo, pero ahora me temo que será horrible", vaticina. "Buscaré otro sitio para estar tranquilo", anuncia el hombre, que se muestra indiferente ante la llegada del cuerpo del dictador a la cripta familiar. "Me da igual que lo traigan, que lo dejen en el Valle, que se lo lleven a Burgos; el muerto al hoyo", sonríe sin terminar de decir el refrán. "Yo luché lo que pude por estar donde estamos ahora y mirar atrás me fastidia", resume Fermín, que admite haber visitado el panteón de los Franco sin saber siquiera que era de ellos.

Cementerio de Mingorrubio. (EFE)
Cementerio de Mingorrubio. (EFE)

"Creía que era una capilla", confiesa el jubilado, que recuerda haber ido al Valle de los Caídos una sola vez en su vida, hace 31 años, cuando pasaba por ahí con su hija pequeña y esta le preguntó qué era aquello y ambos entraron a verlo. "A mí no me representa eso nada", asegura en referencia a que Franco haya estado enterrado allí y ahora sea trasladado a Mingorrubio. "Es historia, como si me voy a Mérida, me preocupa mucho más Cataluña que eso", añade Fermín. "Es el futuro de mis hijos y de mis nietos", zanja.

En la misma línea se posiciona Jesús, que camina cigarro en mano hacia su casa. "Esto es una imbecilidad", califica la iniciativa del traslado. "En un país no puede haber un presidente tan gilipollas", agrega. "Con la que se le viene de crisis, de paro, con Cataluña en llamas... Franco ya no va a decir ni hola", sentencia Jesús, convencido de que "Franco hizo muchas cosas mal, pero también muchas bien". Con él, añade en referencia al dictador, "había más libertad que ahora".

El barrio está repleto de banderas de España estos días. (EC)
El barrio está repleto de banderas de España estos días. (EC)

Pero no todo el mundo tiene interés en el traslado de los restos de Franco. Ramiro, un exmilitar jubilado que lleva 60 años viviendo en Mingorrubio, tiene otras preocupaciones. "Vengo de visitar a mi mujer, que está en estado terminal; a mí el tema no me preocupa", asegura el hombre, convencido de que sus vecinos también tienen otras preocupaciones. Explica que la mayoría son gente mayor que tiene sus revisiones de salud y sus cosas, como para pensar en otras cosas. "Además, mi padre me dijo que nunca me metiera en política y así he hecho siempre; cuando llegue el momento, iré a votar a quien considere y hasta ahí llega mi participación", afirma Ramiro.

En las pasadas elecciones municipales, Vox arrasó en la zona del Palacio de la Zarzuela y de los cuarteles de Mingorrubio, donde obtuvo un 37% de los sufragios, seguido del PP, que obtuvo un 21%. En la población de Mingorrubio en concreto, los populares se situaron por encima de la fuerza presidida por Santiago Abascal, con un 32% por un 25%, respectivamente.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios