SIEMPRE EVITABA A LAS ENCARGADAS

Seis meses de cárcel por cambiar etiquetas de Zara y devolver ropa usada como nueva

Una mujer de 30 años ha sido condenada por un delito de estafa continuada, aunque en principio no ingresará en prisión

Foto: La condenada conocía perfectamente los protocolos de funcionamiento de la marca del grupo Inditex (EFE/Mariscal)
La condenada conocía perfectamente los protocolos de funcionamiento de la marca del grupo Inditex (EFE/Mariscal)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Comprar ropa nueva es uno de los mayores hobbies de millones de personas en todo el mundo, que sienten auténtica devoción por el mundo de la moda y las tiendas. Cuando adquirimos una prenda, las distintas marcas suelen ofrecer un plazo de tiempo prudencial para que la devolvamos, por si cambiamos de opinión, no la utilizamos, etc.

Ese plazo, que en muchos casos es de un mes, es lo que ha utilizado Tania M.A., una zaragozana de 31 años, para llevar a cabo un estudiado plan que ha desembocado en una condena por estafa. Según la sentencia, la mujer compraba ropa en las tres tiendas que Zara tiene en la capital maña, la usaba y, después, la devolvía cambiando las etiquetas interior y exterior de la prenda.

Según el juzgado de lo Penal número 4 de Zaragoza, que ha visto el caso, la mujer utilizó este método en al menos seis ocasiones a lo largo de varios meses. Conocía perfectamente el funcionamiento de la marca del grupo Inditex, por lo que intercambiaba tanto la etiqueta interior como la exterior por las de otras prendas de colores y texturas similares. Una forma de estrenar armario sin gastar ni un euro.

El modus operandi

La mujer visitaba indistintamente las tres tiendas que Zara tiene en la ciudad de Zaragoza, en las zonas de Grancasa, el Paseo de Las Damas y Puerto Venecia. En ellas, evitaba siempre a las encargadas por lo que pedía sus devoluciones a la misma tarjeta de crédito que había usado para que las cajeras no tuvieran que llamar a sus superiores.

La condenada siempre pagaba y pedía la devolución a través de su tarjeta de crédito para evitar a las supervisoras

Las tres encargadas de la tienda participaron en el juicio y la sentencia, que recoge el Heraldo, explica que "su mayor conocimiento del stockage les hubiera permitido detectar que la prenda devuelta no se correspondía con la etiqueta". Sin embargo, fueron finalmente los sistemas de control interno de la marca las que dieron la voz de alarma y el departamento de seguridad pudo dar con los datos de la mujer a través de su tarjeta de crédito.

La multinacional pudo acreditar seis operaciones similares entre los últimos meses de 2017 y los primeros de 2018. Con esos datos, la Fiscalía pedía 15 meses de cárcel, aunque Zara elevaba esa pena a 24, mientras el abogado de la acusada solicitaba su absolución, entre otras cosas porque aseguraba que no sabía ni coser ni zurcir.

Etiqueta de Zara con el código QR.
Etiqueta de Zara con el código QR.

La jueza ha decidido condenarla a 6 meses de prisión por un delito de estafa continuada. Al no tener antecedentes, en principio evitará pisar la cárcel, pero ahora ya sabe que cambiar el vestuario sin coste es un delito.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios