"Amistad íntima" y "enemistad manifiesta"

La batalla en el CGPJ por el TSJ extremeño acaba con una bronca entre jueces en el bar

El magistrado Juan Francisco Bote Saavedra, candidato a presidir el TSJ de Extremadura, ha pedido al órgano de gobierno de los jueces la recusación de dos de sus vocales por falta de imparcialidad

Foto: La batalla en el CGPJ por el TSJ extremeño acaba con una bronca entre jueces en el bar. (EFE)
La batalla en el CGPJ por el TSJ extremeño acaba con una bronca entre jueces en el bar. (EFE)

La carrera por hacerse con la presidencia del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura está abriendo grietas en el Consejo General del Poder Judicial. El magistrado Juan Francisco Bote Saavedra, candidato al cargo, ha recusado en el último mes a dos vocales del órgano de gobierno de los jueces, del que depende la elección del próximo presidente. Bote ha pedido apartar del proceso de selección a Wenceslao Francisco Olea Godoy y a José Antonio Ballestero Pascual, a los que acusa de falta de imparcialidad. Los escritos que ha presentado ante el CGPJ, a los que ha tenido acceso El Confidencial, van más allá del plano jurídico e incluso mencionan el reciente enfrentamiento que tuvo con Olea en un bar cercano al Tribunal Supremo.

Bote, actual presidente de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cáceres, presentó su primer escrito el 7 de octubre contra el vocal Wenceslao Francisco Olea Godoy. El magistrado explica en el mismo que la mañana del 25 de septiembre ambos quedaron en un bar de la calle Génova y, según asegura, el propio Olea le transmitió que otro de los candidatos al cargo, el juez Daniel Ruiz Ballesteros, se estaba moviendo "a altos niveles" para lograr la plaza. "Sorprendido por estas palabras, le indiqué que existen unas bases reguladoras de los requisitos, méritos y capacidad", sostiene Bote, que expone a continuación cómo "se elevó la tensión y el tono de conversación por ambos" hasta el punto de que Olea se levantó "de la mesa de forma brusca, y como estaba abonada la consumición, se marchó del lugar".

Una vez detallado el contenido de este encuentro, Bote incide en su principal argumento para pedir la recusación de Olea: "Es amigo íntimo de Daniel Ruiz". El magistrado asegura para ello que su relación se remonta a 1998 y que su rival ha acudido incluso como invitado a las bodas de los hijos del vocal, situación que le lleva a afirmar que "ello le inhabilita para intervenir en el proceso de selección". Bote también basa su razonamiento de "enemistad manifiesta" en un segundo evento en el que coincidió con Olea el 26 de septiembre, cuando ambos acudieron al pleno de académicos en el Colegio de Registradores de la Propiedad de Badajoz: "Una vez sentados en la mesa de reuniones, se ubicó enfrente de mí, y durante las casi dos horas que duró la reunión ni me dirigió la palabra, ni siquiera la mirada".

El 10 de octubre, Bote presentó un segundo escrito en el que pide la recusación del vocal José Antonio Ballestero Pascual por "enemistad manifiesta". El magistrado apunta para ello a que ambos compitieron en 1998 por la presidencia de la Audiencia Provincial de Cáceres, cargo que acabó llevándose él. "Dicha designación nunca fue aceptada por don José Antonio Ballestero que, a partir de mi toma de posesión, comenzó a tener una actitud errática y extraña", denuncia. "Comprendiendo su disgusto, lo traté con suma delicadeza, pero como pasaba el tiempo y no cesaba en su actitud, a los ocho meses [...] le dije que yo no tenía la culpa de que me hubiera nombrado el Consejo y que protestara ante el mismo, y que, si no estaba a gusto, que concursara a otro destino. Me contestó que eso pertenecía a sus sentimientos. Al poco tiempo, concursó y regresó a Coruña".

Bote presentó un segundo escrito en el que pide la recusación del vocal José Antonio Ballestero Pascual por "enemistad manifiesta"

Para reforzar su argumentación, Bote menciona además la supuesta conversación entre Ballestero y otros jueces entre los días 6 y 7 de junio en el Curso de Formación Territorial que se celebró en Zafra. El magistrado sostiene que, al preguntarle por lo ocurrido en la Audiencia Provincial de Cáceres, el vocal contestó que "le arruinaron la vida, porque optó a dicha presidencia y se la dieron a otra persona injustamente", denuncia en la que supuestamente apuntó de forma directa a uno de los presentes: al juez José Antonio Patrocinio, que "le dijo, de forma repetida, que lo iba a denunciar al día siguiente porque lo estaba calumniando". Según Bote, Ballestero terminó por pedir disculpas a Patrocinio, pero considera que estos hechos muestran su falta de imparcialidad: "Me culpa de haber arruinado su vida y causar daño a su familia, y por ello, mantiene una gran animadversión hacia mi persona".

Ballestero y Olea niegan falta de imparcialidad

Tanto Olea como Ballestero han respondido ya a Bote con sus propios escritos ante el CGPJ, en los que niegan falta de imparcialidad para participar en el proceso de selección. El primero lo presentó el 11 de octubre y sostiene que la recusación no debe aceptarse porque se basa en "sentimientos internos" que son "manifiestamente inciertos". Olea apunta a que en el encuentro del 25 de septiembre no le dijo que la plaza iba a ser adjudicada a otro magistrado y reduce la misma a "una conversación entre compañeros de profesión desde hace más de 30 años". También descarta tensión alguna en el encuentro del 26 de septiembre y asegura que su relación con Daniel Ruiz es similar a la que mantiene el propio recusante con él, para lo que subraya que Bote también acudió a las bodas de sus hijos.

Ballestero también presentó su escrito el 11 de octubre y en él afirma que tras su paso por la Audiencia Provincial de Cáceres solo ha coincidido con Bote tres veces, presididos todos ellos por la "consideración, respeto e incluso cordialidad". El vocal detalla cada uno de ellos y adjunta incluso una amistosa conversación de marzo de 2019 con el magistrado, tras lo que niega el supuesto desencuentro en el Curso de Formación Territorial que se celebró en Zafra: "Lo narrado con anterioridad se aviene más bien nada con las afirmaciones acerca de una supuesta actitud mía errática, extraña u obsesiva, que supuestamente había manifestado en mí el periodo anterior a mi traslado o en la conversación a la que hace referencia el recusante. Cuyo contenido y tono, desde luego, no reconozco". Tras contestar a los argumentos de Bote, ambos vocales piden que su recusación sea rechazada.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios