'POOL' DE LA EXPLANADA, DE TVE

63.061 €, 22 familiares, ataúd nuevo y 2 Super Puma: los datos de la exhumación de Franco

El Gobierno baja al detalle del complejo operativo que envolverá un día histórico, el próximo jueves. El prior de la basílica y el hijo del golpista Tejero, protagonistas del segundo entierro del dictador

Foto: La imponente cruz que preside el Valle de los Caídos, este 21 de octubre. (Reuters)
La imponente cruz que preside el Valle de los Caídos, este 21 de octubre. (Reuters)

Todo listo para el Día D. O casi todo. Hasta el próximo jueves, 24 de octubre, se seguirán haciendo pruebas y ensayos, pero todos los detalles de la histórica exhumación de Francisco Franco del Valle de los Caídos y su posterior reinhumación en el cementerio municipal de Mingorrubio-El Pardo, ya están amarrados y hablados con la familia, que ha tenido que sentarse a la mesa a hablar con el Gobierno tras verse derrotada ampliamente en los tribunales. El Ejecutivo ya ultima así la imagen contraria a la que hace casi 44 años pudieron ver los españoles: la salida del dictador de un mausoleo de Estado hacia una cripta privada, reacondicionada, y a la que no podrán acceder más que sus allegados, en la que ya no podrá ser enaltecido.

El grueso del dispositivo ya se iba conociendo en los últimos días, pero fuentes del Ejecutivo sí entraron a los datos más concretos este lunes por la tarde, horas después de que comunicara, primero a los descendientes del general, la fecha y hora exactas de la exhumación: 24 de octubre de 2019, 10:30. Vayan por delante algunas cifras: 63.061,40 euros de presupuesto total —tanto de la extracción de los restos como de las obras en el panteón de El Pardo—, 22 serán los familiares que formarán parte del cortejo fúnebre (y que portarán al general a hombros, un ataúd nuevo en el que se depositará el cadáver del dictador y dos helicópteros Super Puma del Ala 48 del Ejército del Aire que están preparados para transportar el cuerpo desde Cuelgamuros hasta el camposanto madrileño, si el tiempo lo permite.

De la coordinación de todo el dispositivo se ha encargado el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños, en cooperación con Vicepresidencia, cuya titular es Carmen Calvo. Pero ha implicado a diversos organismos: Delegación del Gobierno en Madrid, Policía Nacional —es la encargada de vigilar Mingorrubio, al ser un cementerio dentro de la capital—, Guardia Civil —que opera en la demarcación del Valle de los Caídos—, Patrimonio Nacional, Patrimonio del Estado, la empresa funeraria —de la que el Gobierno prefiere no dar el nombre por una cuestión de seguridad—, la Secretaría de Estado de Comunicación y el 402 Escuadrón del Ala 48 del Ejército del Aire, la unidad que asume el transporte de autoridades del Estado. Pero hay otros dos actores que serán los ojos de los ciudadanos en todo este proceso: Televisión Española y la Agencia EFE. Ambos medios públicos servirán la señal a todos los medios en régimen de 'pool' de manera libre y gratuita.

En la logística han participado diversos organismos coordinador por Félix Bolaños, que ha sido también el interlocutor con la familia del dictador


Bolaños ha sido quien, en sus reuniones con el letrado de la familia, Luis Felipe Utrera-Molina, y con el nieto mayor, Francis Franco, ha cerrado todos los detalles. De hecho, fue el secretario general quien citó este lunes al abogado para comunicarle la fecha programada, 24 de octubre, y este a su vez habló con sus clientes. En esas conversaciones, ha habido cuestiones que el Gobierno ha impuesto —por ejemplo, ha prohibido los honores o que el féretro quede cubierto por cualquier tipo de bandera nacional— y otras en las que ha transigido. Así, ha permitido que el prior de la basílica, Santiago Cantera, bendiga los restos del dictador en cuanto sean desenterrados, y que este concelebre la eucaristía en Mingorrubio con el párroco Ramón Tejero, hijo del teniente coronel golpista Antonio Tejero.

¿Cómo arranca el día 24?

En todo el proceso, estarán presentes 22 familiares de Franco: sus nietos y sus cónyuges y sus bisnietos. Los 22 serán recogidos en tres puntos distintos de Madrid a primera hora de la mañana, conducidos en todo el momento por vehículos del Parque Móvil del Estado y custodiados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

En la exhumación, estarán la familia, los operarios, la ministra de Justicia, Bolaños y el subsecretario de Presidencia, agentes de seguridad y el forense

La comitiva llegará a Cuelgamuros antes de las 10:30 de la mañana, que es la hora prevista para el arranque de la exhumación en la basílica del Valle de los Caídos. Junto a la familia, estará presente en todo momento la ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, en su condición de notaria mayor del Reino, que es la que deberá levantar acta de todo lo que ocurra —igual que el 23 de noviembre de 1975 dio fe el titular de la misma cartera, José María Sánchez-Ventura—. Pero también estarán con Delgado, para resolver cualquier posible incidencia técnica, tanto Félix Bolaños como el subsecretario del Ministerio de la Presidencia, Antonio Hidalgo.

63.061 €, 22 familiares, ataúd nuevo y 2 Super Puma: los datos de la exhumación de Franco

Lógicamente, estarán allí todos los operarios de la funeraria que deben llevar a cabo la ejecución material y agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. La dirección técnica de la extracción del cadáver correrá a cargo de un forense, al que el Gobierno ya tiene seleccionado, pero del que no quiere facilitar todavía el nombre por una cuestión de discreción y seguridad, según explicaron fuentes del Ejecutivo en un encuentro informativo con periodistas celebrado la tarde de este lunes en la Moncloa. Es más, algunas personas y empresas implicadas en el operativo están recibiendo "amenazas" graves por parte de grupos de ultraderecha, según indicaron desde el Ejecutivo.

¿Se grabará el momento de la exhumación?

No, bajo ningún concepto. No se permitirá ningún dispositivo móvil ni de captación de imágenes y sonidos para preservar un momento de "respeto" y "dignidad" para el difunto y sus allegados. Todos los que accedan a la basílica pasarán por un escáner y un detector de metales. Lo mismo ocurrirá en el acceso al panteón familiar de Mingorrubio. No habrá, pues, ninguna imagen ni de la exhumación de los restos, ni de su posterior sepultura en el cementerio de destino.

En el interior de la basílica, y para preservar la intimidad, estará instalada una carpa con techo con entrada muy limitada de personas

No solo eso. La tumba del dictador en el Valle de los Caídos, ubicada en el presbiterio (entre el altar mayor y el coro), estará rodeada por una carpa con techo. Es una medida de seguridad adicional para evitar que se consiga ninguna instantánea del momento. Otra más, porque la Guardia Civil hará barridos para garantizar que no hay dispositivos de grabación. Dentro de la carpa, solo habrá dos allegados —uno de ellos, su nieto Cristóbal Martínez-Bordiú, y el otro ha de comunicarlo la familia—, la ministra Delgado, Bolaños e Hidalgo, además de los operarios que han de llevar a cabo la ejecución material: la retirada de la losa de granito de 1.500 kilos de peso y 20 centímetros de espesor.

63.061 €, 22 familiares, ataúd nuevo y 2 Super Puma: los datos de la exhumación de Franco

¿Cómo se levantará la losa? ¿Dónde se almacenará después?

Se harán unos agujeros en los cuatro lados de la sepultura. Por ellos se introducirán gatos hidráulicos que ayudarán a levantarla, para meter rodillos por debajo y que la piedra pueda rodar para ser retirada. Ese trabajo implicará a entre cuatro y seis operarios de la funeraria. La grúa que se ha visto llegar en las últimas horas al Valle de los Caídos no es para levantar el sepulcro, sino para trasladar la losa fuera de la basílica. ¿Dónde? Se almacenará en lugar que el Gobierno no concretará y que no será de visita pública "en ningún caso".

¿Cómo está enterrado hoy el dictador?

La tumba donde yace Franco desde el 23 de noviembre de 1975 está recubierta de hormigón y plomo, lo cual evitaría que las corrientes subterráneas de agua que circulan por ese entorno del suelo hubieran afectado a las condiciones del féretro. El cuerpo del dictador se protegió hace cuatro décadas por partida doble: primero, con una estructura interna de zinc, que quedó sellada, y después, en la parte exterior, con un ataúd de madera convencional. Este es el que puede haber acusado más el paso del tiempo. El cuerpo, según la documentación que el Gobierno ha escrutado de aquel año, puede estar embalsamado o simplemente conservado.

La losa se levantará con gatos hidráulicos. Debajo, la doble caja que guarda a Franco. Se espera que la estructura de zinc interna esté conservada

Una vez se retire la losa, puede haber tres escenarios posibles. Uno primero, que el estado del féretro esté impecable y sirva para el transporte. Dos, la opción más probable, es que esté deteriorado y que en cambio haya aguantado bien la estructura de zinc. En ese caso, se introducirá esta en un ataúd nuevo aportado por la funeraria para su posterior reinhumación. La última alternativa es que tanto el féretro como la caja de zinc se hallen en mal estado, en cuyo caso los restos se depositarían en el ataúd nuevo. Será el forense el que dará su criterio técnico si fuera necesario. No se realizarán pruebas para comprobar que quien está enterrado es el general, ya que el ministro de Justicia de 1975 dio fe de que era él y no se tiene por qué cuestionar esa acta notarial, explicaron el Ejecutivo.

¿Cuánto tardará la operación? "En el mejor de los casos", según fuentes de la Moncloa, en torno a una hora (desde las 10:30 hasta las 11:30), si no surgen complicaciones. Si hay dificultades técnicas, la maniobra de exhumación podría prolongarse hasta tres horas, por lo que la comitiva fúnebre no abandonaría la basílica hasta las 13:30.

Una vez se extraigan los restos mortales de Franco, el prior administrador del Valle de los Caídos, Santiago Cantera —el que más ha batallado, con la familia, contra la exhumación—, los bendecirá, a petición de la familia. No le acompañarán los demás monjes benedictinos, por voluntad del Gobierno.

¿Habrá cortejo fúnebre?

Sí. El féretro lo recogerán los familiares y lo trasladarán a hombros desde el presbiterio hasta el exterior de la basílica, caminando por la nave central. El recorrido es de unos 260 metros. En el exterior les estará esperando el coche fúnebre. Solo en el último momento, cuando haya que introducir el ataúd en el vehículo mortuorio, los operarios de la funeraria ayudarán a introducirlo. El cortejo fúnebre estará compuesto por los 22 familiares, única y exclusivamente. No habrá honores militares ni estará cubierto el féretro por una bandera nacional, como exigía la familia, ya que el Valle de los Caídos es un recinto de titularidad pública —perteneciente a Patrimonio Nacional, organismo dependiente del Ministerio de la Presidencia— y la exhumación se ejecuta por orden del Consejo de Ministros en aplicación de la Ley de Memoria Histórica, y financiado con recursos públicos.

Los 22 familiares de Franco serán los únicos que hagan el cortejo. Ellos portarán a hombros al dictador hasta el exterior, sin banderas ni honores

En la explanada de la basílica, igual que en Mingorrubio, no podrán estar todos los medios de comunicación. Solo RTVE y EFE podrán tomar imágenes de la salida del féretro y del arranque del traslado, y ambos operadores públicos son los únicos que podrán estar en el cementerio. Los dos ofrecerán su material de manera gratuita (en el caso de la tele, la señal la servirá en directo).

La explanada del Valle de los Caídos, en San Lorenzo de El Escorial, al atardecer del pasado 13 de abril, vista desde los pies de la basílica. (Juanma Romero | EC)
La explanada del Valle de los Caídos, en San Lorenzo de El Escorial, al atardecer del pasado 13 de abril, vista desde los pies de la basílica. (Juanma Romero | EC)

¿Traslado en helicóptero o por carretera?

El plan A del Gobierno es el traslado del cadáver hasta Mingorrubio por helicóptero, que fue la sugerencia de la Guardia Civil. Es el transporte más "seguro", el que implica a menos agentes y el que genera "menos molestias" para los ciudadanos, pues se evitan cortes de carreteras —la A-6 es una de las autovías más transitadas a diario, y la que da servicio a todas las localidades de la sierra y del oeste de la Comunidad de Madrid—. En ese caso, se trata de cubrir una distancia de unos 30 kilómetros en línea recta, y bastarían entre 10 y 15 minutos para el traslado. En la aeronave viajarían la ministra de Justicia, alguna autoridad más (probablemente Bolaños) y un representante de la familia, Francis Franco, el nieto varón mayor del dictador. Para evitar cualquier interferencia, el espacio aéreo que cobija Cuelgamuros y el trayecto hasta El Pardo estará restringido durante todo el día, de forma que no podrán volar ni drones (así, de paso, se evitan imágenes del féretro) ni helicópteros. No habrá planos cenitales del monumento.

El plan A es el helicóptero, pero no se podrá usar si hay niebla o viento. Por si acaso una aeronave falla, habrá otra más. Como habrá dos coches fúnebres

Pero ese plan A puede no salir si las condiciones meteorológicas lo impiden. El problema no es la lluvia —a partir de este martes, se estima que habrá precipitaciones en Madrid hasta mediodía del jueves, según la AEMET—, sino sobre todo la niebla o el viento. La previsión más afinada estará lista entre 24 y 48 horas antes del día D, pero no obstante el piloto indicará qué plan es el idóneo. Dicho de otro modo, hasta el mismo día 24 no se sabrá qué medio se utiliza.

Un guardia civil protege la entrada del Valle de los Caídos, cerrado al público, este 21 de octubre. (Reuters)
Un guardia civil protege la entrada del Valle de los Caídos, cerrado al público, este 21 de octubre. (Reuters)

Habrá, en cualquier caso, dos coches fúnebres y dos helicópteros para garantizar que un medio de transporte funciona si el otro falla. Las aeronaves —dos Super Puma del Ala 48 de las Fuerzas Aéreas, los que utilizan el presidente del Gobierno y el Rey, entre otras autoridades— estarán estacionadas, cada una, en un extremo de la gigantesca explanada que se abre a los pies de la basílica. Los Super Puma llegarán a Cuelgamuros el mismo jueves (estos días dormirán en sus hangares).

¿Cómo será el acto de inhumación?

Si el cuerpo del dictador viaja en helicóptero (10-15 minutos), habrá de sincronizarse con la comitiva en carretera que llevará al resto del dictador, que tardará entre 30 y 40 minutos, en condiciones "normales" de tráfico. Es decir, se trata de que lleguen a la vez. Puede que la aeronave vaya por delante y espere en el lugar de aterrizaje —el antiguo campo de tiro de la Guardia Real, finca propiedad de Patrimonio Nacional— al convoy, o bien que ocurra lo contrario: que el Super Puma aguarde en el aparcamiento de Cuelgamuros mientras avanzan los coches y, cuando estos se hallen cerca de El Pardo, despegue.

En El Pardo, habrá misa cooficiada por Cantera y Tejero. La cripta seguirá siendo Patrimonio del Estado porque los Franco rechazaron comprarla

Al panteón en el cementerio municipal de Mingorrubio, donde está enterrada desde 1988 la viuda del dictador, Carmen Polo, podrán acceder los 22 familiares, la ministra de Justicia y Bolaños, además de quienes se harán cargo del oficio religioso: el prior Santiago Cantera y el sacerdote Ramón Tejero, hijo del guardia civil condenado por el golpe del 23-F. En ese momento íntimo de la eucaristía, los familiares podrán exhibir símbolos y banderas si así lo desean. Ahí el Gobierno "no tiene nada que decir", porque se trata de una ceremonia familiar y en la intimidad. La reinhumación no será grabada tampoco. Todos los que accedan a la cripta pasarán por un escáner de nuevo para evitar que se cuelen dispositivos de captación de imágenes o sonidos.

Del panteón era titular, hasta el pasado mayo, Patrimonio Nacional. Entonces el Gobierno lo desafectó y lo integró en Patrimonio del Estado. Una de las "preocupaciones" de la familia era precisamente esa, que se trata de una concesión administrativa a la que le quedan alrededor de 44 años más de vida. Los Franco querían tener esa unidad de enterramiento en propiedad, para evitar que en cuatro décadas suceda algo similar a lo que ha ocurrido ahora, que otro Ejecutivo disponga de los restos del dictador de otra manera. El Gobierno, según fuentes de la Moncloa, les ofreció la transmisión de la concesión administrativa del panteón a la familia, pero ellos rechazaron esa propuesta. El precio "no habría sido un problema", porque está tasado, al tratarse de un precio público. Así, la cripta seguirá siendo Patrimonio del Estado.

Acceso restringido y custodiado por la Policía al cementerio de Mingorrubio, este 21 de octubre. (EFE)
Acceso restringido y custodiado por la Policía al cementerio de Mingorrubio, este 21 de octubre. (EFE)

El Ejecutivo ha realizado obras de adecuación y aseguramiento en el panteón. Se ha construido una nueva losa, se han instalado rejas nuevas para las ventanas, una puerta blindada de seguridad y detectores volumétricos, para que en el futuro no sea necesaria la presencia de la policía física. El Gobierno defiende que el cementerio de El Pardo es "infinitamente más seguro" que la Almudena, el lugar preferido por los Franco, donde la tumba estaba en el suelo y no podían vigilar agentes de seguridad, al ser un lugar de culto.

¿Qué coste tienen los trabajos?

El Gobierno calcula que el total de la operación alcanzará un máximo de 63.061,40 euros. La mayor factura se la llevó la adecuación de Mingorrubio y la construcción de una nueva sepultura al lado de la de Carmen Polo: 39.811,79 euros. La exhumación propiamente dicha se licitó por un máximo de 13.000 euros más IVA (15.730 euros), aunque se adjudicó a una funeraria, cuyo nombre no ha sido revelado, por unos 11.000 euros. Una cifra que es variable: dependerá de las complicaciones técnicas que se encuentren los operarios. La reposición del pavimento —una vez extraídos los restos de Franco, se colocarán las piezas de mármol negro Marquina que cubren el resto de la basílica— costará 4.932,92 euros. Los llamados medios auxiliares ascienden a 2.586,69 euros. La suma completa, teniendo en cuenta el presupuesto máximo de la exhumación (los 15.730 euros), hacen que el importe total llegue a esos 63.061,40 euros.

La factura mayor son los 39.811 € de mejora del panteón, a los que hay que sumar los 15.700 de la exhumación y los casi 5.000 del losado del templo

¿Qué dispositivo de seguridad hay previsto?

Es uno de los datos que el Gobierno se niega a dar, precisamente, por razones de seguridad. Pero, indudablemente, será muy grande. También porque su amplitud dependerá finalmente del número de manifestaciones autorizadas en el Valle de los Caídos (frente a la cancela de entrada) y en las inmediaciones de Mingorrubio, puesto que no se permitirá el ascenso a la basílica ni la entrada al camposanto. Si concurrieran concentraciones de partidarios y detractores del dictador, estarán separadas y con un cordón de seguridad.

¿La familia podrá ir cuando quiera a El Pardo?

Sí, pero tendrán que pedir la llave, que no obrará en su poder, al ser un panteón de titularidad pública. Esa llave la tendrán la Delegación del Gobierno en Madrid, Patrimonio del Estado y el propio cementerio. Si los familiares quieren ir, tendrán que avisar con antelación. Sobre el dictador pesará "el mismo régimen" que tenía la tumba de Carmen Polo, "que no ha recibido ninguna visita de sus nietos en los últimos años", al menos desde que falleció la única hija de los Franco, Carmen, en diciembre de 2017.

¿Cuándo se reabrirá el Valle de los Caídos?

El Gobierno espera que el próximo martes pueda recibir de nuevo visitas. Cuelgamuros está cerrado desde el 11 de octubre a los turistas, y la basílica está bloqueada desde este pasado domingo para preparar el templo. El recinto no se abrirá justo tras la exhumación, porque hay que reponer el losado, y eso lleva unas dos jornadas de trabajo. Como el lunes el monumento está cerrado al público, el primer día en que será visitable, según estima el Ejecutivo, será el 29 de octubre.

Las imágenes para la historia serán de Televisión Española y la Agencia EFE

El Gobierno dice haber querido "asegurar el derecho a la información" con medidas de seguridad razonables y que a la vez garanticen un proceso marcado por la "sobriedad, la discreción y la dignidad". Quiere ahorrarse imágenes "chuscas" o de aglomeraciones de periodistas en la explanada de la basílica o en el cementerio de Mingorrubio. La familia tampoco deseaba que el proceso se convirtiera en un "circo".

Por eso, los medios de comunicación acreditados podrán desarrollar su trabajo o ante la verja que da acceso a Cuelgamuros, en la parte baja, o en las zonas habilitadas en El Pardo. Si hay concentraciones, podrán moverse con libertad para recoger los testimonios de quienes participen en ellas. 

Sin embargo, las imágenes de la salida del féretro de Francisco Franco del templo, del recorrido del coche fúnebre hasta el helicóptero, o el recorrido desde el antiguo campo de tiro de El Pardo hasta el camposanto serán cubiertas por un 'pool' de medios públicos, compuesto por la Agencia EFE (para fotos) y TVE (para la señal institucional en directo). Ambos distribuirán el material de manera "libre y gratuita". No es que los medios no quepan en la gran explanada. La voluntad es la de la máxima "sobriedad", reiteran en el Ejecutivo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios