Estudió Derecho en prisión

El oscuro pasado de Boye, condenado por el secuestro de ETA a Emiliano Revilla

Nacido en Chile en 1965, inició con la carrera de Políticas y Economía en Alemania, sin llegar a concluir sus estudios. Recaló en España a finales de los ochenta y fue detenido en 1992

Foto: El abogado Gonzalo Boye, asesor de los exmiembros del Govern huidos. (EFE)
El abogado Gonzalo Boye, asesor de los exmiembros del Govern huidos. (EFE)

De cumplir condena por colaborar con ETA a llevar la defensa de Carles Puigdemont y del 'president' de la Generalitat, Quim Torra. Gonzalo Boye siempre ha sido un abogado controvertido. Tanto, que se sacó el título en prisión cuando cumplía 14 años de cárcel por el secuestro de Emiliano Revilla, hechos que le llevaron a ser condenado en 1996 por colaboración con ETA. Otro de sus clientes, el narcotraficante gallego Sito Miñanco, le ha generado ahora nuevos problemas: la Audiencia Nacional acusa al letrado de diseñar un entramado societario para blanquear dinero procedente de la droga.

Boye, ahora exponente del independentismo, era entonces miembro del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Nacido en Chile en 1965, empezó la carrera de Políticas y Economía en Alemania, sin llegar a concluir sus estudios. Recaló en España a finales de los ochenta y fue detenido en 1992: uno de sus compañeros en el grupo de ultraizquierda le traicionó y sentó la base de su condena por colaboración con ETA, en la que se consideró demostrado que vigiló los movimientos del industrial Emiliano Revilla.

El empresario en cuestión permaneció 249 días en un zulo. Fue liberado el 30 de octubre de 1988 después de que la familia pagara un rescate de más de 1.000 millones de pesetas. La participación del grupo chileno al que pertenecía Boye fue una especie de subcontrata con la que ETA les cedió la parte "logística" de los seguimientos. La resolución en su contra, de 14 páginas, asegura que "participó plenamente" en las labores de vigilancia.

Su salto a los titulares culminó con el juicio por los atentados del 11 de marzo de 2004, en el que representó en la vista a una de las acusaciones particulares. Boye se subió así a una ola mediática de la que ya no se ha bajado. El abogado se encuentra además personado en gran parte de las causas que se siguen contra el Partido Popular, desde la investigación por la caja B hasta la destrucción de los ordenadores de Bárcenas. En los últimos años, ha participado también en la defensa de Carles Puigdemont y Quim Torra.

Desde su participación en el juicio del 11-M hasta ahora, el listado de clientes del abogado ha ido engordando. Se le coloca como 'ideólogo' de la fuga de Puigdemont, a quien, según él mismo ha admitido en alguno de sus artículos, recomendó abandonar España para escapar de la Justicia. Además de llevar la defensa del 'president' y del 'expresident', Boye se ha ocupado de defender al rapero Valtònyc, también huido en Bélgica. Otro de sus clientes es Rodrigo Lanza, acusado del asesinato de un hombre de 55 años por llevar unos tirantes con la bandera de España.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios