La Heredera cara a cara con la Historia

Cataluña se cuela en los corrillos de los premios Princesa de Asturias

"El problema catalán no se resolverá en veinte años, pero Cataluña continuará formando parte de España... Hemos salido de otras...", señalaba Gallardón

Foto: La princesa Leonor pronuncia su discurso por primera vez en la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias. (EFE)
La princesa Leonor pronuncia su discurso por primera vez en la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias. (EFE)

Nada nunca es perfecto. Los Reyes de España hubieran querido "coronar" a la princesa de Asturias como una niña ilusionada y bondadosa se merece. Hace 38 años, su padre, transitó por la misma vereda bajo la sombra del 23-F. Juan Carlos I torció el gesto, pero al, final, pervivió la España democrática y se afianzaron las libertades. El viernes, casi cuatro décadas después, la princesa Leonor tomó el relevo con su eterna sonrisa beatífica.

Acudieron todos los que son, pero no eran todos los que estaban. Mucha "vieja guardia", asustada ante el devenir del "hecho territorial" —eufemismo para referirse al conflicto catalán— para apuntalar la institución monárquica. Allí estaban los líderes constitucionales, excepto Sánchez que delegó en la vicepresidenta Calvo y la líquida Meritxell Batet. Aplaudidas, claro. Aquí se aplaude a todo el mundo, pero mucho menos que a Pablo Casado y menos aún que al 'voxístico' Santiago Abascal, lo cual en este contexto tampoco dice nada. Ta y como lo vi, se lo relato.

Los presidentes del Consejo General del Poder Judicial (y Tribunal Supremo), Carlos Lesmes y el del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, también estuvieron,

Al Rey, sinceramente, le vi muy preocupado. 51 años, ojeras profundas, arrugas descriptibles, envejecido y sereno, como si soportara una losa encima de los hombros. ¿Quién dijo que su rol coronado iba a ser un paseo militar? La Constitución como parapeto y salvaguarda, incluso de su libertad escasa de acción. Le hubiera gustado otro contexto para su querida y protegida hija mayor; un rey tampoco puede elegir las circunstancias sobre las que subsistir y mucho menos sobre las que testar. Bajo un dispositivo de seguridad sin precedentes (drones incluidos), reseñar también pegas absurdas para los informadores (que pregunten a mis hermanos de 'Vanitatis').

Vi a los prohombres públicos y privados de ayer y de hoy entusiasmados con la puesta de largo de la princesa.

Editores de los grandes y pequeños grupos de comunicación juntos y agrupados. De Antonio Fernández-Galiano (Unedisa) a Blas Herrero (Kiss FM). El "ghota" de la aristocracia española desde el Duque de Alba al más reciente duque de Fernández-Miranda. La pasión por la monarquía como garantía de la "existencia de España". Alberto Ruiz-Gallardón, rejuvenecido desde que abandonó la vida política y sin ningún interés por volver, fue el más explícito respecto al asunto capital que ocupó todo el fin de semana en la capital del Principado los corrillos : "El problema catalán no se resolverá en veinte años, desde luego, pero en esos veinte años Cataluña continuará formando parte de España... Hemos salido de otras... No es nada fácil doblar el espinazo a España...".

Los reyes Felipe VI y Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía saludan a Lindsey Vonn, Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2019. (EFE)
Los reyes Felipe VI y Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía saludan a Lindsey Vonn, Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2019. (EFE)

Resumiendo, todos con Cataluña y su monumental carajal en las solapas.

El rey Felipe es consciente, extraordinariamente consciente, de lo que se juega familiarmente en Cataluña. No tiene poder, no manda, no decide, pero representa. Nada menos que al Estado más viejo del mundo. Y está determinado a que Leonor, la princesa de los bellos ojos caritativos, reciba el mismo legado territorial que el rey Juan Carlos puso en sus manos. Hoy quiso decir a su heredera que los premios que preside lo reciben las mejores mentes del mundo. Y es un hecho cierto. Lo dijo el oftalmólogo asturiano, Luis Fernández-Vega, actual presidente de la Fundación con el porte señero de representante de la sociedad civil triunfadora profesionalmente.

Una prueba del carbono de la insistencia del lío catalán en los Premios Princesa de Asturias fue la presencia, muy activa, de Mariano Gomá, que fue el portaestandarte de Sociedad Civil Catalana y ahora mismo el líder de Foro España… "Cataluña sola no se refrena, confesó a este cronista, hay que frenarla...". Otros preclaros invitados lo tenían aún más claro: No es Cataluña contra España, sencillamente es Cataluña contra Cataluña…Una guerra civil larvada...

¿De las elecciones? Poca cosa. Todo el mundo sabe que el acontecer del Maresme y alrededores moldeará de alguna manera el 10-N

Como todos los años un grupo no muy numeroso, la verdad, con banderas republicanas, del Partido Comunista y Podemos (en la práctica vienen a ser lo mismo), trataron (entre la indiferencia de la mayoría) hacerse notar con gritos : "¡Amnistía, República!".

¿De las elecciones? Poca cosa. Todo el mundo sabe que el acontecer del Maresme y alrededores moldeará de alguna manera el 10-N. Cuasi unanimidad en que los hechos ocurridos tras conocerse la sentencia pueden favorecer electoralmente a Vox, algo que está por comprobar que nunca se sabe. Eso sí, desde el Rey a los líderes políticos sus móviles no dejaron de echar humo. Al minuto de lo que estaba ocurriendo en aquellos lares.

El oráculo de la princesa

Precedió en el uso de la palabra a Leonor, Javier Solana, presidente del Real Patronato del Museo del Prado, además de glosar una de las principales pinacotecas del mundo, dejó un recado: "Hemos vivido juntos y queremos seguir siendo una nación... Nuestro museo es una patria, capaz de cobijar el alma humana... Nuestro gran país, España, os seguirá guiando". Aviso a navegantes.

Llegó el momento. Momento histórico. Eran las 19.34 minutos cuando el Rey le puso el micrófono. El público la llevó en volandas. La Princesa rápidamente, hizo un guiño a los asturianos y el auditorio se vino abajo. España / Asturias, la misma fuerza que ha unido la Historia.

Pasó el examen con nota. Sabe lo que le espera.

Oráculo del Rey

Además del recordatorio inevitable de carácter personal y familiar, el rey Felipe entró en materia. Solidaridad y libertad en el frontispicio de la tierra asturiana. ¿Solo en la tierra asturiana? A buen entendedor...

Pero ninguna alusión política directa, ni referencia a lo que ocurre en una parte del territorio sobre el que reina. Sorprendió, francamente. Porque hay muchas cosas de expresar lo que se siente sin herir a nadie.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios