"PENAS DE PRISIÓN DESPROPORCIONADAS"

El argumentario de Torra a sus 'embajadas': "No hubo golpe de Estado ni violencia"

El Govern envía un documento sobre la sentencia con citas a juristas independentistas en el que critica que el Supremo reinterpreta el delito de sedición para imponer duras penas

Foto: El 'president' Quim Torra, durante una entrevista. EFE
El 'president' Quim Torra, durante una entrevista. EFE

El Gobierno catalán ha enviado a sus 'embajadas' en el exterior un argumentario contra la sentencia del 'procés'. El documento, al que ha tenido acceso El Confidencial, está titulado '100 años de injusticia' y escrito en inglés. En él, el Ejecutivo de Quim Torra cita a juristas que han criticado la instrucción o el fallo. Además, destaca que el Tribunal Supremo ha alcanzado la misma conclusión del tribunal alemán que rechazó la extradición de Carles Puigdemont a España. El texto, en inglés, considera que las penas de prisión impuestas son "desproporcionadas" y que el Supremo reinterpreta el delito de sedición para imponerlas.

"La dureza de la sentencia, junto con el debate sobre sus fundamentos legales, han levantado reacciones alarmadas de profesores de Derecho, abogados, magistrados y defensores de los derechos civiles en España y fuera", explica el argumentario, de cinco folios. El texto cita a Joaquím Bosch, Ágora Judicial o a Joan Queralt, juristas que han mostrado críticas a la decisión, a sus fundamentos o a la instrucción.

El documento señala: "El Tribunal Supremo ha alcanzado la misma conclusión que el Tribunal Superior de Schleswig-Holstein cuando rechazó extraditar al expresidente Puigdemont: el delito de rebelión no se puede aplicar a este caso, porque la violencia requerida no existió. De hecho, el fallo reconoce que los defendidos siempre abrazaron manifestaciones pacíficas y sus convicciones pacifistas". Y añade: "Según la sentencia del Tribunal Supremo, el proceso llevado por los defendidos no fue un golpe de Estado ni fue un plan violento y buscaba principalmente presionar al Gobierno español para conseguir una negociación".

En su sentencia, el Supremo afirma que "la existencia de hechos violentos a lo largo del proceso de secesión ha quedado suficientemente acreditada" pero que no fue un medio para conseguir la independencia y por eso no le aplica el delito de rebelión y sí el de sedición.

El documento del Govern pone en duda que se pueda aplicar el de sedición y considera que el Supremo hace una reinterpretación de este delito. "A pesar de reconocer que el compromiso de los defendidos con la paz y la no violencia, el tribunal emprende una reinterpretación del concepto de alzamiento tumultuario para minar la noción de resistencia pacífica".

El Gobierno catalán y el español están inmersos en un combate diplomático por la imagen exterior. El 155 cerró las embajadas en el exterior, pero Cataluña ha reabierto oficinas. El exministro de Exteriores, Josep Borrell, emprendió una campaña contra ellas, pero la oposición le reclamó más dureza.

A principios de semana, la Generalitat convocó a los cónsules en Barcelona para trasladar su visión de la sentencia pero tuvo que anularla porque estos no acudían. El día de la sentencia, el Gobierno español lanzó una campaña de imagen al exterior con vídeos en inglés y Pedro Sánchez también compareció en ese mismo idioma.

"Según la sentencia, [...] no fue un golpe de Estado ni fue un plan violento y buscaba principalmente intentar presionar al Gobierno español"


La situación contrasta con la actuación del Gobierno de Rajoy en 2017, cuando perdió la batalla de la comunicación exterior. Apenas atendía a los corresponsales extranjeros en España y cuando lo hacía no les daba información de interés y encima era en 'off the record'. Por el contrario, el servicio Exterior de la Generalitat engrasó durante años su relación con la prensa y asociaciones internacionales.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios