FACILITÓ DATOS DE CUENTAS 'OFFSHORE'

Iberdrola contrató a Villarejo para rastrear supuestos sobornos de Endesa al PSOE

En una reunión del 11 de junio de 2004, el director de seguridad de Iberdrola, Antonio Asenjo, avisó al comisario de que "ese cromo lo necesitan los de arriba para intercambiar"

Foto: Imagen: EC.
Imagen: EC.

Iberdrola pagó al comisario Villarejo en 2004 para que investigara el supuesto boicot de Endesa a su central térmica de Arcos de la Frontera. En un intento de neutralizar a su competidora, la segunda empresa más grande del Ibex 35 ordenó al policía que rastreara posibles sobornos a políticos, labor que se encargó de supervisar el director de seguridad de la compañía, entonces y ahora, Antonio Asenjo. En una reunión celebrada el 11 junio de 2004 entre el alto cargo de Iberdrola y Villarejo, la obcecación por encontrar información sensible sobre Endesa se repite una y otra vez: "Es la parte digamos más sustancial del tema, porque en su momento de lo que se trata es de sacarles los dientes", asegura el comisario. "Ese cromo lo necesitan los de arriba para intercambiar", contesta Asenjo. "Cuenta con ese cromo", promete el policía. Y el director de seguridad vuelve a la carga: "Ese cromo...".

[Iberdrola extrema la vigilancia sobre sus empleados en pleno caso Villarejo]

Documentos y grabaciones a los que ha tenido acceso El Confidencial en una investigación conjunta con 'Moncloa.com' revelan que Villarejo investigó a un juez, espió a políticos e incluso se infiltró en una plataforma ecologista para sacar adelante la central térmica, pero en la comentada reunión de 2004, el director de seguridad de Iberdrola no se conformaba con estos servicios e insistía en que encontrara trapos sucios de la competidora. "Es importante para nosotros el que no… El tema de Endesa", le advierte. Su empecinamiento con la eléctrica llegaba a tal punto que incluso controlaba las noticias que se publicaban sobre la misma: "Estuve el otro día leyendo, no hace mucho en la prensa, que creo es una solución muy buena, que la Junta impuso una sanción a Sevillana, a Endesa, de no sé cuántos millones de pesetas...", comenta al comisario.

A la vista del interés de Iberdrola, Villarejo indagó en las sociedades y cuentas de su competidora en el extranjero, así como en los supuestos pagos que realizó a políticos de Arcos de la Frontera y de la Junta de Andalucía. "Tenemos una pista de una cuenta que es muy buena, que es Suiza, Andorra y Gibraltar: Endesa está pagando a la Junta. Para mí esa es la pista mejor. Porque luego parte de esta pasta (…) es la que ha estado alimentando el acoso hacia nosotros", asegura el comisario a Asenjo. En un informe fechado el 28 de julio de 2004, Villarejo incide en esta idea y apunta a cuentas y sociedades relacionadas con Endesa y políticos del PSOE en las Islas del Canal, las Islas Caimán o la Isla de Jersey, entre otros paraísos fiscales.

"Siguiendo la línea argumental de las investigaciones que se están llevando a cabo para detectar estos pagos encubiertos de Endesa, a partir de esta fecha, se detectó la desviación de casi 15 millones de euros a principios de 2003 y otro a finales de año por un importe no cuantificado exactamente, pero según las fuentes consultadas era sensiblemente inferior al anterior", afirma el comisario en su análisis. Villarejo apunta además a que "el rastreo de alguna de las transferencias desemboca en varias cuentas que testaferros de la Junta mantienen". El Confidencial se ha puesto en contacto con Endesa, pero desde la compañía han rechazado hacer declaraciones por el momento.

Para despejar el camino a Iberdrola, el plan de Villarejo pasaba por anular los contactos políticos de Endesa. "Controlando al sector, que el pueblo esté tranquilo y poquito a poco y tal... Todo lo demás es humo de la Junta provocado por Endesa y por ellos. Es que no hay más", asegura el policía a Asenjo en la comentada reunión. Un mes después, el comisario presume de haber desmantelado este supuesto tándem de la compañía eléctrica y el PSOE: "La intensidad de las técnicas aplicadas ha tenido especial incidencia en la seria y decisiva desinformación sufrida tanto por Endesa-Sevillana como por la Junta, hasta el extremo de que la desconfianza se ha instalado en sus relaciones y los canales de información habituales entre ambos. Han dejado de operar con la rapidez y eficacia que lo hacían antes del conflicto de Arcos".

Al margen de la Junta de Andalucía, Villarejo centró también su investigación en la entonces concejala de Urbanismo de Arcos de la Frontera, Arantxa Azcunaga, de IU. En el informe del 27 de julio, el comisario apunta a que su contratación por parte de Iberdrola vino motivada por esta política: "De manera verbal [por parte del director de seguridad], se precisó que por noticias recogidas por el director de la central de Arcos, se había conocido un hecho inquietante que debería verificarse", explica. "El dato en cuestión era que se había celebrado una comida en el restaurante Mesón Sancho, a la que habían asistido Carlos Ales, el representante de Endesa-Sevillana de la provincia de Cádiz, y varios políticos locales, entre los que se encontraba Arantxa". Según explica, a Iberdrola había llegado el rumor de que "dicha concejala recibiría de Endesa un pago en especia, consistente en una finca propiedad de dicha empresa, situada en la localidad de Alcalá de los Gazules".

El 11 de junio de 2004, el propio Asenjo pregunta a Villarejo por sus hallazgos sobre esta supuesta alianza entre Endesa y la concejala, a la que se apoda como 'la enana'. "Luego está la cuestión de… De la enana, como dices tú. Con los chicos de Endesa. ¿Vamos a sacar algo o no vamos a sacar nada?", pregunta el director de seguridad. "Mi impresión, mi impresión… Hombre, claro que sí. Si no hay… Hemos puesto patas arriba todo lo que se refiere a ella", asegura Villarejo. Las pesquisas en torno a Azcunaga se reflejan en un segundo informe que menciona su dirección, su número de teléfono y detalles sobre sus familiares: "Se está desarrollando un completo estudio patrimonial, de cuyos resultados se informará en el próximo informe", advierte el comisario en el escrito. El policía asegura también en otro escrito que "se ha establecido el adecuado control sobre Carlos Ales Esteban", el responsable de Endesa en Cádiz.

Pese a los supuestos recursos empleados, esta línea de investigación no logró hallazgo alguno. "No se ha podido encontrar rastro económico directamente vinculante entre Endesa y Arantxa o IU", reconoce Villarejo en su informe. La concejala, en conversación con El Confidencial, asegura que no recuerda la supuesta comida que mantuvo con directivos de Endesa y descarta cualquier relación con una finca en Alcalá de los Gazules. Para compensar este fracaso, Villarejo prometió a Asenjo en la reunión que mantuvieron en junio de 2004 que estrecharía el cerco en torno a Endesa por otra vía: "Han pagado a la Junta y ahí es donde los voy a pillar".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios