ASÍ LO EXPLICA EN SU AUTO

El juez investiga una cita "clandestina" de los CDR con alguien de "componente peligroso"

El magistrado ha acordado su ingreso en prisión sin fianza por los delitos de pertenencia a grupo terrorista, fabricación y tenencia de explosivos y conspiración para causar estragos

Foto: Registro que los agentes de la Guardia Civil llevaron a cabo durante la operación Judas. (EFE)
Registro que los agentes de la Guardia Civil llevaron a cabo durante la operación Judas. (EFE)

La Audiencia Nacional investiga una reunión entre los CDR y una persona de "componente peligroso" que, según los primeros indicios, se produjo el 15 de septiembre de 2018 en "la máxima clandestinidad". El juez Manuel García Castellón menciona este encuentro en los autos en los que acuerda el ingreso en prisión provisional y sin fianza para los siete miembros de los CDR detenidos, pero en ningún momento concreta quién es el sujeto en cuestión. Pese a ello, el magistrado sí sitúa a los investigados en los Equipos de Respuesta Táctica' (ERT), una organización vinculada a los CDR que cuenta con estructura jerarquizada y pretende instaurar la república catalana por cualquier vía, incluidas las violentas. "El ERT es una organización con capacidad suficiente como para llevar a cabo tácticas y maniobras con un alto nivel de profesionalización", explica García Castellón.

Tras celebrarse las declaraciones, la Fiscalía ha pedido este jueves el ingreso en prisión sin fianza para los siete miembros de los CDR "por su presunta participación en los delitos delitos de pertenencia a organización terrorista, fabricación y tenencia de explosivos y conspiración para causar estragos con la finalidad de subvertir el orden constitucional y alterar gravemente la paz pública", solicitud que ha atendido el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6. El magistrado justifica la imposición de esta medida cautelar por la gravedad de las penas que conllevan los delitos que se les imputan, la capacidad de destruir pruebas que tendrían los detenidos en caso de estar en libertad, la posible sustracción a la acción de la justicia y el riesgo de reiteración delictiva.

En los autos de prisión, el juez individualiza las acciones concretas que atribuye a cada uno de los investigados, así como su función dentro de la organización, pero en todos ellos se menciona esta supuesta reunión en la "máxima clandestinidad": "En la citada estrategia se planteaba el encuentro con una persona que por la reacción de los integrantes al conocer su identidad debía tener un componente peligroso".

El arresto de los miembros de los CDR se produjo el pasado lunes en un operativo dirigido por la Guardia Civil bautizado como 'Operación Judas'. Se detuvo a nueve, pero dos de ellos quedaron en libertad ese mismo día. La Fiscalía asegura tener la "certeza" de que iban a perpetrar "proyectos terroristas con fines secesionistas" entre "el aniversario del referéndum ilegal de autodeterminación del 1-O de 2017 y el anuncio de la sentencia del juicio del 'procés'". Fuentes cercanas a la investigación confirman además que en los registros se halló una mezcla reactante empleada para desencadenar explosiones denominada termita, así como otras sustancias utilizadas para la elaboración de artefactos.

En cuanto a los lugares en los que pretendían perpetrar sus ataques, las fuentes consultadas aseguran que planeaban asaltar por la fuerza el Parlament, a lo que se suma el hallazgo de anotaciones sobre una casa cuartel del Instituto Armado en una localidad de la provincia de Barcelona. Las escuchas incorporadas al sumario apuntan también a que los nueve radicales arrestados estaban preparando un sabotaje de la red de suministro eléctrico, una infraestructura de carácter crítico, en un intento de detener la actividad económica y sembrar el caos. Para lograrlo, habían fijado su atención en torres de alta tensión.

Cinco de los detenidos están representados por abogados de la asociación independentista Alerta Solidària y en su comparecencia ante el juez de este jueves se han negado a responder a las preguntas de la Fiscalía, mientras que los otros dos se han desmarcado de esta estrategia: abogados de oficio llevan su defensa y ya ayer reconocieron ante la Guardia Civil la compra y prueba de explosivos.

Los detenidos

Los interrogatorios practicados por la Guardia Civil hasta el momento apuntan a que el cabecilla del grupo es Xavier Duch, profesional de las artes gráficas en paro y simpatizante de la Crida per Sabadell, coalición electoral que se presentó en las elecciones de 2015 y en la que confluían partidos como la Entesa o la CUP. En la ciudad es conocido por su relación con distintos movimientos sociales y participaba activamente en la organización de las fiestas. De hecho, uno de los locales registrados en el operativo era un almacén que se utilizaba, según la versión de su entorno, para almacenar material de distintos grupos que participan en los festejos. Su imagen se difundió en los medios de comunicación cuando los agentes le sacaban de su vivienda en la calle Convento de Sabadell puño en alto.

Xavier Duch, durante su detención. (ATLAS)
Xavier Duch, durante su detención. (ATLAS)

Otro de los detenidos es Ferran Jolis Guardiola, miembro de la CUP, partido con el que llegó a presentarse, como suplente, en las pasadas municipales de mayo. Según se presenta él mismo en foros de internet dedicados a la formación, tiene 32 años y siempre se ha dedicado al salvamento y emergencias. Separado y con hijos, se vio obligado a reciclarse en plena crisis económica y pasó a poner el foco en la logística y la consultaría de estrategias. Jolis dispone de un canal de YouTube que dedica a la difusión profesional, basada en la inspiración, motivación y el 'coaching', pero que complementa con otros asuntos. En él difundió, por ejemplo, cargas de la Brimo en Vía Laietana en una manifestación, además de vídeos de apoyo a los políticos presos del 'procés'. También se incluyen imágenes de las cargas policiales el 1-O bajo el título "Actos terroristas Policía Nacional".

Las fuentes consultadas revelan que entre los arrestados se encuentran también Eduard Garzón y David Budria, ambos imputados por la protesta en la que participaron durante el último traslado de los presos del 'procés' desde Cataluña hasta Madrid, que dio lugar a un grupo independentista conocido como Los 9 de Lledoners. En una reciente entrevista concedida al 'Diari de Sabadell', ambos calificaban su imputación como "una farsa de investigación policial" y aseguraban que "no se podrá probar", para lo que cargaban además contra la Generalitat por haberse personado como acusación contra ellos, decisión que desde la Administración justificaban porque la protesta había dejado varios 'mossos' heridos. Otro de los detenidos es Xavier Buigas, que ejerció de concejal de ERC en el municipio barcelonés de Folgueroles. La lista la completan Germinal Tomás Aubeso, Alexis Codina, Jordi Ros y Clara Borrero.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios