continuará como concejal no adscrito

"Pasó de partido a seudosecta": el concejal de Vox en Toledo se da de baja como afiliado

Luis Miguel Núñez ha justificado su abandono del Grupo Municipal de Vox debido a la "continuidad de imposiciones" por parte de una formación donde "la libertad de expresión no existe"

Foto: El presidente de VOX, Santiago Abascal, junto al presidente de Vox Toledo, Luis Miguel Núñez (c). (EFE)
El presidente de VOX, Santiago Abascal, junto al presidente de Vox Toledo, Luis Miguel Núñez (c). (EFE)
Autor
Tiempo de lectura3 min

El concejal en el Ayuntamiento de Toledo, Luis Miguel Núñez, ha justificado este martes su abandono del Grupo Municipal de Vox y su baja como afiliado del partido en la "continuidad de imposiciones" por parte de una formación donde "la libertad de expresión no existe".

En una rueda de prensa para explicar su decisión, Núñez -que continuará como concejal no adscrito en el Consistorio cuando se oficialice su baja- ha incidido en que el proyecto de Vox "no es un mal proyecto" y en que "gran parte" del mismo "sigue siendo útil" pero "queda desvirtuado y anulado en el momento en que pasa de ser un partido político a una seudosecta".

Así, ha criticado que el 23 de febrero de este año se decidiera prescindir del proceso de primarias para la elección de candidatos, a lo que ha sumado otros hechos que han supuesto que "democráticamente" haya habido "una merma importante".

Al respecto, ha reseñado la existencia de "diferencias irreconciliables" con la dirección provincial y determinados miembros de la dirección nacional y, a preguntas de los medios, ha admitido que el que "mueve los hilos totalmente, ha estado urdiendo una estrategia bajo cuerda y ha enfrentado a pueblos, coordinadores y afiliados, a los que ha insultado", es el actual vicepresidente de la gestora provincial, Gerardo Ortega.

En cualquier partido, "una persona que piense de manera distinta no se le juzga o se le condena por ello, en Vox no ha habido esa opción"

El edil, que hace una semana solicitó su salida del Grupo Municipal -recibiendo "inmediatamente" su baja como afiliado- ha querido dejar claro que su decisión "no tiene nada que ver" con la que ha tomado Alberto Romero, que dejó de ser concejal de Vox el jueves pasado, con quien "no hubo relación, ni buena ni mala" al principio pero con el que ha terminado teniendo una relación "excelente". "Nos ha faltado tiempo y han sobrado rumores y comentarios malintencionados que han tratado de dividir al Grupo Municipal de Vox".

En cualquier partido al uso, "una persona que piense de manera distinta no se le juzga o se le condena por ello, en Vox no ha habido esa opción, la realidad es que es un partido donde la libertad de expresión no existe, cualquier persona que varíe su discurso un mínimo de la línea oficial está automáticamente fuera del proyecto", ha subrayado, seguro de que "hay quien por bailarle el agua a determinadas personas" hoy ocupa puestos relevantes a todos los niveles.

Ha incidido en que su decisión no se debe a un capricho sino a "una mala gestión política tanto por parte de Madrid como de la dirección provincial", y todo comenzó cuando el proyecto se desvirtuó al acercarse los procesos electorales y tener que conformar candidaturas, lo que motivó que "al calor de las listas" hubo una avalancha de gente --a los que él mismo llegó a calificar como "ratas"-, que sin ideas, ideología y escrúpulos buscaban "un sitio donde acomodarse".

Tras las elecciones generales, y pese a los buenos resultados logrados, se adoptó la decisión "errónea" de "colocar" de cabezas de lista para las municipales y regionales a gente que no había tenido vinculación con el partido y ahí "fue la primera vez que sacamos los pies del tiesto", y por parte de la Vicesecretaría de Organización comenzó a montarse a su alrededor "un cordón sanitario".

El primer paso que dieron fue quitar toda la gente de mi confianza del partido

"El primer paso que dieron fue quitar toda la gente de mi confianza del partido", y aunque ha admitido que siempre ha querido "mantener la disciplina de partido y jamás" cuestionó una orden, ha reconocido que eso provocó que haya "dejado en el camino a mucha gente y amigos que habían trabajado mucho y bien".

A mediados del mes de marzo, ha proseguido, la dirección de Vox le convocó a una reunión en Madrid para "imponerle" a Daniel Arias como cabeza de lista a la Junta -de él ha dicho que es "una excelente persona" que "se ha rodeado de gente que le ha hecho mucho daño"- y a Gerardo Ortega como vicepresidente provincial en contra de su decisión.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios